viernes, 20 de enero de 2017

“PEDIR DISCULPAS A LOS JÓVENES” y pedir ayuda a todos.



PEDIR DISCULPAS A LOS JÓVENES”
y pedir ayuda a todos.


Al mundo entero:
El artículo que adjunto, y que titulé “PEDIR DISCULPAS A LOS JÓVENES”,  lo redacté el sábado 21-05-2011. No recuerdo por qué no lo publiqué. Lo hago ahora, pues necesito saber cuáles han sido las consecuencias, qué actos hemos y estamos desarrollado, y a dónde hemos llegado. 

Un sencillo preámbulo:
La experiencia es la madre de la ciencia.
La honestidad es el cimiento del bien.
La participación es una necesidad.
Por ello, insisto, necesito su aportación, sus ideas y todo lo que considere que debe decirnos para saber, para enriquecernos y poder sentirnos honestos y participativos, conociendo la realidad del momento que esté relacionada con este tema.
Tengo muchas preguntas, algunas ya mencionadas, y otras nuevas: ¿Qué ha sucedido?  ¿A donde hemos llegado? ¿De qué ha servido? ¿Cómo hemos ayudado?  ¿Qué consecuencias ha tenido? 
Gracias.  Muchas gracias por sus aportaciones y opiniones - como la de los demás - que tanto necesito y tanto agradezco. Gracias.

        --------------                 ----------------------          --------------

“PEDIR DISCULPAS A LOS JÓVENES”   

Tengo que comenzar esta exposición pidiendo disculpas a los jóvenes españoles, porque creía, y lo dije alguna vez, que me parecía que había una parte importante de jóvenes pasotas. Afortunadamente esto no es del todo cierto.
Las manifestaciones y acampadas pacíficas y multitudinarias de los jóvenes a partir del 15 de Mayo en la Plaza de Cibeles, en Madrid, y luego a lo largo y ancho del territorio nacional, han roto cualquier malentendido que algunos hayamos tenido.
Al ver tantos jóvenes parados y sin futuro inmediato, me horrorizé. Y sigo horrorizado.
Afortunadamente, una vez más, el mal no ha vencido al bien.
Esta magnífica juventud española representa una gran esperanza.
Esta juventud reclama, con hechos pacíficos y multitudinarios, cambios fundamentales en el modelo o sistema político, social y económico imperantes.
Están en contra de la deshonestidad.
El comportamiento deshonesto de algunos políticos, y de la sociedad, han sido uno de los detonantes de este maravilloso clamor juvenil.
¿Qué es para mí un político? Un admirable, fiel y honesto ser humano que trabaja, denodadamente, para y por los demás, sin pedir nada a cambio.
El político es un administrado honesto de los casi sagrados bienes de la comunidad. Y lo hace en común acuerdo con el pueblo que gobierna.
Ese memorable grito y exigencia “DEMOCRACIA REAL YA” resuena no sólo en los medios de comunicación, sino también en nuestras almas y en nuestras conciencias.
Ya hay un antes y un después del 15 M , y ahora tendrá que seguir una tenaz reclamación, y luego hechos, de la sociedad en su conjunto, y en particular en la clase política y del poder económico, convirtiendo el bienestar social no sólo en una meta, sino en una realidad.
Los jóvenes, con tanto y tan buen criterio, nos están reclamando un mundo realmente solidario, en donde lo normal sea ser honesto, y, con ello, la felicidad sea un bien común de todos, y no sólo de unos pocos privilegiados.
La honesta participación, tan deseada y necesaria, vuelve a ser reclamada. Sin ella no hay solidaridad y, lógicamente, sin honestidad y participación no puede haber cambio.
Hay recursos humanos y económicos suficientes para avalar y poder ejecutar el necesario honesto plan social, político y económico. 
Colaboremos, todos, a que ese futuro mejor sea una realidad ya.
Esto no sólo depende del vecino, depende de usted y de mí.
Enhorabuena a los jóvenes españoles, que, con tanto criterio, paz y orden, nos están dando un ejemplo que tanto necesitábamos.
Reitero mis disculpa
Creo que ya no hay leyes ni razones que puedan entorpecer el camino maravilloso que se ha comenzado de solidaridad y búsqueda del bien común, y, en especial, el de los jóvenes que buscan un mundo mejor.
La responsabilidad, la honestidad, la fidelidad y la participación ya están de moda.
Vivamos, la responsabilidad, la honestidad y la fidelidad, cada uno de nosotros con nuestra participación, y la felicidad será la consecuencia normal, algo a lo que todos estamos llamados a poseer, especialmente a los jóvenes, quienes necesitan para su realización personal un mundo honesto y solidario, un mundo mejor.
Gracias jóvenes por tanto, y por tanto tan bueno.
                   
                     Ahora depende de todos nosotros.

Y como final: Por favor: ¿Cuál es su experiencia y cuál es su ayuda a esclarecer el momento actual relacionado con lo acontecido?


Por favor, insisto: Le ruego, encarecidamente, no deje de contestar con su necesaria opinión que es muy necesaria. Gracias incontables.

lunes, 16 de enero de 2017

¿QUIÉN SOY YO?



¿QUIÉN SOY YO?   


¿Quién soy yo? Aquel que me engendraron mis padres, el que parió mi madre, al que criaron y educaron mis padres, mis abuelos y el resto de la familia. Ese soy yo.
¿Cómo me educaron? Me infundieron en el alma y en el corazón el Primer Mandamiento: Amar a Padre Dios sobre todas las cosas y al prójimo, a usted, como a mí mismo.
Si yo no soy consecuente con ese Mandamiento soy un cuentista de marca mayor.
A lo largo de mi vida he tratado de ser consecuente con ese Mandamiento, y sigo tratando de serlo.
La única complicación soy yo.
¿Por qué soy la “complicación"? Por mis limitaciones.
Mis limitaciones son el gran cimiento de mi verdad, de mi honestidad y de mi fidelidad.
“¡Me glorío en mis debilidades!”
¿Quién soy yo? Ese conjunto de debilidades, de honestidad, de verdad, de ilusión, de responsabilidad, de fidelidad… y no sé cuantas cosas más.
Todo eso soy yo.
¿Qué puedo hacer siendo yo? Ayudar y amar para tratar de devolver y agradecer la ayuda y el amor.
¿Cómo y en qué ayudar? En todo lo que puedo y necesitan los demás.
No hay limitación en la ayuda. Si limitamos la ayuda nos limitamos nosotros mismos.
La ayuda a los demás es la gloria terrenal.
Ayudar engrandece el alma, fortalece la voluntad, desarrolla la bondad, y nos convierte en seres  que caminamos hacia la santidad.
La santidad  es la meta a conquistar, si ayudamos a los demás.
¿Quién soy yo? Quien quiere conquistar la santidad.
Pero para conquistar la santidad le necesito a usted. Sin usted no tengo posibilidad de alcanzar la santidad.
Bendito y alabado sea usted, porque me permite llegar a la santidad.

¿Quién soy yo? Ese que le necesita a usted para llegar a la santidad.

viernes, 13 de enero de 2017

“QUERER Y NO PODER”.




“QUERER Y NO PODER”



Son muchas las ocasiones en la vida que queremos y no podemos.
Querer y no poder tiene una solución: querer y aceptar la realidad.
Durante mucho tiempo he intentado, y sigo intentando y queriendo, escribir temas que ayuden a muchas personas.
La falta de humildad es una rémora que ata sin cesar y arrastra al mal.
Mi oración frecuente es: Padre Dios dame fe, humildad, sabiduría y santidad. Esas cuatro peticiones las necesito con urgencia, pues cuanto más de ellas tenga seguro que escribiré aquello que ayude más a muchas personas. Hasta entonces seguiré rezando.
Querer y no poder es la otra cara de mis oraciones.
Seguiré rezando y pidiendo alcanzar la sabiduría que con humildad y fe me conduzca camino de la santidad y pudiendo ayudar.
Aprovecho para felicitarles, una vez más, en este año de 2017 y desearles que la fe, la humildad, la sabiduría y la santidad las tengan a raudales y la repartan con gran prodigalidad.
El tiempo -que por mi edad no me queda mucho en la Tierra de los vivos– quisiera aprovecharlo al máximo y para ello necesito la ayuda de usted y de los demás.
Sin usted y los demás mi vida –como la de todo el mundo– no tiene sentido ni valor. A usted le debo el valor de mi vida y espero que la suya aumente de valor por la ayuda de los demás, en donde también  quisiera estar yo.
El estar en la vida de los demás tratando de ayudar es una gran responsabilidad, oportunidad y obligación, que no debemos olvidar y  sí aprovechar.
Usted es tan importante que sin usted yo valgo menos. Y así toda la humanidad.
¿Qué pena no ver la realidad de la necesidad que tenemos de los demás?
Somos únicos e irrepetibles, y actuamos como si fuéramos seres aislados e independientes de la necesidad de los demás.
Que estas palabras “querer y poder” sirvan para reiterar mis felicitaciones y que veamos y comprendamos el valor y la necesidad que tenemos de ayudarnos.
Gracias y un fuerte abrazo fraternal para usted con la ayuda nuestra y de los demás.









lunes, 9 de enero de 2017

“¡¡¡RECUPERAR EL TIEMPO PERDIDO!!!”.




“¡¡¡RECUPERAR EL TIEMPO PERDIDO!!!” 



Terminó un año y ha comenzado otro, y así ha venido sucediendo desde la creación.
Creo que es un buen momento para hacer balance del año pasado y, a partir de ese balance, sacar propósitos para este año.
Es un buen momento para pedir perdón por los pecados y errores que hemos cometido y el daño causado a los demás y a uno mismo.
Meditar en el amor que hemos dejado de dar, y dar gracias y alegrarnos por el amor que dimos y que recibimos.
La vida no es fácil, ni difícil: es complicada. Para vivirla plenamente necesitamos de la fe, humana o divina, que nos ilumine el camino a recorrer.
La vida es una maravillosa peregrinación hacia la meta final, que, para los creyentes, es Padre Dios. Supongo que los no creyentes sentirán la tristeza que todo se acabe con esa meta final de todo.
La vida es corta en el tiempo y larga en los hechos.
¿Cómo recuperar el tiempo perdido? Siendo conscientes y tratando de ser sabios y fieles al momento.
La brevedad de la vida es una llamada a aprovechar el tiempo ayudando y ayudándonos. Aprovechar el tiempo sacándole el mayor partido, el mayor rendimiento.
¡¡¡Recuperar el tiempo perdido!!! Para compensar el que hemos perdido.
¿Cómo recuperarlo? Los creyentes viviendo el Primer Mandamiento: amar a Padre Dios sobre todas las cosas y al prójimo, a usted, como a mí mismo.
Supongo que los no creyentes si son fieles al momento cumplen con la finalidad de la vida. Y por ello les felicito.
“¡La honestidad de la fidelidad a cada momento es la gran virtud del comportamiento, y con esa fiel honestidad conquistamos el mundo!”.
Ni un solo día se escapa a la realidad que hemos vivido y vivimos.
Este momento de reflexión es un gran momento para profundizar y reflexionar en el pasado y tratar de programar y de fortalecer el año que ha comenzado en ayudar con honestidad, luchando y pidiendo que tengamos la plena felicidad y la plena libertad, siendo fieles sin descansar.
Espero y les deseo que tengan un año pleno de felicidad, por no tener contratiempos, y pleno de libertad, por ser fieles a la realidad.
Este nuevo año nos traerá hechos desconocidos y muchos serán consecuencia de nuestro comportamiento.
Un año será bueno, para los creyentes, si servimos mejor a Padre Dios y a los demás. Y para los no creyentes creo que será servir mejor a los demás.
Todos, creyentes o no, tenemos un año para santificarnos, y con ello llenaremos nuestra vida de fidelidad al momento y así al año completo.
No desperdiciemos ni un solo día, ni un solo momento.

Feliz año y feliz vivencia y feliz convivencia con los demás y con uno mismo y habremos recuperado el tiempo pedido.

viernes, 6 de enero de 2017

“SER FIEL AL MOMENTO”.




“SER FIEL AL MOMENTO”              



Cuando pregunté a un gran y admirable amigo y compañero, Enrique González Araña, ¿qué debemos hacer para solucionar los problemas del momento? me contestó: “¡Sólo que seamos, todos y cada uno, fieles al momento!”
¿Qué entiendo lo que es: ser fieles al momento? Ser consecuente y actuar en consecuencia.
Ser fiel al momento es una obligación individual e inexcusable, es tratar de saber cuál es el momento y actuar, según nuestro saber y entender, en la solución del tema o de los temas urgentes del momento.
Todos sabemos y tenemos las posibilidades de enterarnos cuál es el momento y las circunstancias que nos rodean para vivirlas con honestidad.
Es incuestionable la obligación que tenemos de tratar de conocer, en profundidad, el momento actual y actuar en la dirección que creamos debemos actuar. Eso es SER FIEL AL MOMENTO.
Ser fiel al momento no sólo es una responsabilidad y obligación de saber dónde estamos y hacia dónde vamos, sino que tenemos que tratar de buscar la solución que creemos resolvería, mejoraría o confirmaría lo que sabemos que tenemos.
Vivir de espaldas a la realidad es un pecado de lesa humanidad.
Vivir de espaldas a la realidad es imperdonable y tiene el peligro de retroceder como el bumerán, que regresa y ataca sin piedad.
Ser fiel al momento en todas las edades: no hay condición, ni actividad, ni edad, ni nada que lo impida, porque es una obligación inherente al ser humano honesto, responsable y participativo.
Hay una palabra que define lo que es ser fiel al momento: el habitatista.
Los habitatistas son personas honestas y participativas que ordenan su vida y sus actos al bien personal y de la comunidad en la vida civil, económica y natural, con el fin de hacer y ayudar al bien personal, familiar, de los amigos, de la comunidad y del mundo entero.
Seamos habitatistas y seremos los buenos ciudadanos que necesitan nuestra vida y nuestra comunidad de forma urgente y eficaz.
Ser fiel al momento es ser honesto habitatista por amor y responsabilidad.
Ser fiel al momento y nada más.




lunes, 2 de enero de 2017

“FELICITAR LE POR EL AÑO VIVIDO, Y DESEARLE QUE LA FELICIDAD Y LA LIBERTAD SEAN PLENAS EN 2017”.



“FELICITAR LE POR EL AÑO VIVIDO, Y DESEARLE QUE LA FELICIDAD Y LA LIBERTAD SEAN PLENAS EN 2017”. 


Está a punto de terminar un año que va a marcarnos personalmente, va a marcar al hábitat natural y al comportamiento de la mayoría de la humanidad.
El año 2016 ha batido varios récords, como el del número de habitantes. Nunca antes el Planeta Tierra ha estado tan habitado y tan maltratado.
Hemos conseguido la globalización, pero la usamos mal y, como consecuencia, volvemos a convertirnos en esclavos por nuestra falta de honesta participación, que da pié que haya poderes perversos que dominen y nos conviertan en lo que ya somos: esclavos.
Nunca antes hemos tenido la posibilidad de estar enterados, al segundo, de todo lo que acontece en cualquier lugar el mundo.
Las comunicaciones son inmediatas, fluidas y sin cortapisas. Son instantáneas.
El progreso económico nos ha permitido aumentar los recursos dinerarios, lo que ha elevado el nivel de nuestras vidas. Pero ese dinero lo usamos para hacer lo que nos han esclavizado, es decir: tener y estar a la moda; tener un buen móvil; tener un buen coche (el gran enemigo de la humanidad y del Planeta Tierra). El dinero promete lo que no puede dar, lo sabemos, pero nosotros seguimos convencidos de que la felicidad consiste en adquirir bienes. Craso y supino error. Mentira.
Hemos mejorado el conocimiento, la información y la comunicación, y disminuido la educación, la libertad y al hábitat natural.
Los conocimientos los dan los colegios y las universidades. La educación los padres o los delgados necesarios por la muerte de los padres y familiares.
El progreso del consumismo ha obligado a que los padres abandonen los hogares y a sus hijos para trabajar y adquirir los recursos necesarios para pagar el coche y demás necesidades creadas a los esclavos. Para estar a la moda, aunque siente mal físicamente. o cueste un sacrificio.
No creo necesario señalar otras sumisiones y sus consecuencias para saber que el Planeta Tierra va camino de la destrucción y la humanidad de la autodestrucción.
¿Quién no sabe, con sinceridad y honestidad, la situación que estamos creando tanto a la vida personal como a la del hábitat natural?
Por los buenos deseos, felicitarle por el año que hemos aún vivido de forma limitada, en cuanto a lo natural y al comportamiento personal, pero hemos vivido, y con una despreocupación aterradora.
Se acerca la autodestrucción a pasos agigantados. Hay una gran mayoría que sigue viviendo igual y no corrige su comportamiento devastador.
Que estas angustiadas palabras sean un medio para desearle la plena felicidad y que le sirvan para comprender cuál es la auténtica realidad, para que paremos el alocado dislate de la humanidad, camino del exterminio terrenal, animal y personal.
No por ello dejo de “FELICITARLE POR EL AÑO VIVIDO, Y DESEARLE QUE LA FELICIDAD Y LA LIBERTAD SEAN PLENAS EN 2017”.
Confío que pararemos la autodestrucción para el cuidado y la conservación de hábitat natural y volveremos al mundo de la honesta participación y de la fidelidad al momento, y todo en la plena libertad, camino de la santidad, y dejarle a las generaciones presentes y futuras un mundo mejor o, al menos, igual al que teníamos con hábitat bello y natural.






sábado, 31 de diciembre de 2016

“EL ÚLTIMO DÍA DEL AÑO 2016”.



“EL ÚLTIMO DÍA DEL AÑO 2016” 
    


¿Cómo ha llegado el último día del año? Seguro que de acuerdo a cómo lo hemos vivido.
El último día del año nos debería servir, entre otras cosas, para hacer un corto examen de conciencia, repasando lo que hemos hecho y lo que no. Para tratar de aprender así de los errores cometidos por acción u omisión.
La vida es de un valor incalculable, y perder el tiempo – que no se recupera jamás – es un dislate que puede llegar a ser un gran mal personal, familiar y social.
Ojalá comencemos el nuevo año con ilusión, honestidad y fidelidad. Así viviremos la vida con contenido, valor, amor y felicidad, camino de la santidad.





viernes, 30 de diciembre de 2016

“¡¡¡FELICITARLE DESEÁNDOLE LO MEJOR!!!”.




“¡¡¡FELICITARLE DESEÁNDOLE LO MEJOR!!!”



Se acerca, y a una gran velocidad, el nuevo año 2017, y antes de que termine deseo y necesito agradecerles el haber leído mis escritos que, con tanto cariño y responsabilidad, he tratado de ayudar aportando  información y opinión, ideas, propuestas, propósitos, ánimos.
El gran logro universal del siglo XXI es la globalización.
La globalización, como todo, se puede usar para el bien como para el mal, dependiendo de quién es el comunicador y sus creencias y vivencias.
La unión y la honesta participación siguen siendo la solución de los problemas personales y sociales, tanto de los locales como de los nacionales o universales.
La globalización nos ha unido como nunca antes. Ahora es posible enterarse de lo que sucede en las antípodas en segundos.
Si este poder de la globalización se usa para ayudar, el camino del mal es desaparecer y el bien de progresar.
Pero si la globalización se usa para el mal –que la siguen usando los poderes perversos y la corrupción– y si no hay una mayoría habitatista que respete la naturaleza y al ser humano en su hábitat, caminamos certeros al mal de forma normal.
Que sean estas palabras de gozo y alegría, sin dejar de decir la realidad del momento, para que la felicidad y la libertad las gocemos plenamente y las compartamos con los demás para que esa felicidad y libertad duren y se prolonguen en el tiempo.
Muchísimas felicidades a todas y a todos.
Que el próximo año 2017 se cumplan sus deseos y les conduzcan al bien. Que ese bien lo compartamos con los demás, para que la felicidad tenga continuidad y se expanda por todo el mundo y por igual. Y que a la felicidad le sumemos la vivencia plena de la libertad, y así seamos seres humanos felices y libres, para compartirlas y ver el futuro con claridad.
Como honestos habitatistas protejamos el hábitat natural y respetando y amando convirtamos el 2017 en esplendoroso para usted, familia, amigos, vecinos y para el mundo entero. Ese es mi deseo.
Le felicito deseándole lo mejor, para hoy y siempre, y que ese bien lo compartamos para que la felicidad sea plena y eterna.
Le felicito y le deseo que el 2017 goce de la plena felicidad y la tenga en la plena libertad.
Muchísimas felicidades y gracias por tanto.

lunes, 26 de diciembre de 2016

“PEDIR PERDÓN”.




“PEDIR PERDÓN”



Pedir perdón debe de ser un gesto y un hecho que manifiesta y demuestra el arrepentimiento al daño causado.
Los seres humanos tenemos la debilidad de ser pecadores. Pero eso no es lo peor: lo peor es no arrepentirse y no pedir perdón.
Siempre debemos pedir perdón para, por lo menos, tratar de compensar, y si es posible remediar, el daño causado.
Quien pide perdón con honestidad y amor merece que su perdón sea aceptado. Merece ser perdonado.
Los grandes aliados del perdón son la humildad y la honestidad.
La humildad es la virtud que inspira la necesidad y da la fortaleza de pedir perdón.
La vida está llena de errores y de pecados, pero quien  se arrepiente y pide perdón merece ese perdón con la penitencia que le fuere impuesta, como pago del daño causado.
Pedir perdón es un medio necesario para poder caminar por el sendero del bien.
Pedir perdón debe ser el fin del error y del pecado, si ha sido pedido con toda la debida honestidad y sinceridad.
Debemos fortalecer la humildad, que es la gran virtud de la convivencia, de la paz y del amor.
Sin humildad la vida se llena de pena y de dolor. El arrepentimiento y pedir perdón con humildad es el medio de corregir y de enmendar el daño causado.
La humildad fortalece la vida y debe ser el medio para conseguir el perdón cuando se pide con humildad.
Pedir perdón debe ser el acto y el gesto final para alcanzar el perdón.
Pedir perdón debe ser el fin del pecado y del error.




sábado, 24 de diciembre de 2016

“FELICITARLE A USTED Y AL MUNDO ENTERO DESDE LA FIDELIDAD”.




“FELICITARLE A USTED Y AL MUNDO ENTERO DESDE LA FIDELIDAD”. 



Aún sigue una parte de los seres humanos - nuestros auténticos y necesarios hermanos - viviendo guerras, miseria, sufrimientos y muertes, y otra parte vive con una enorme tranquilidad y pasividad olvidando a los demás.
El olvido no quita ni resta la realidad.
La realidad define y condiciona la felicidad y la libertad.
No hay derecho a unos con tanto y a otros con tanta necesidad.
La realidad la formamos y condicionamos con nuestro comportamiento, y de acuerdo a los valores heredados y practicados, y así  conformamos y vivimos nuestra realidad.
No quiero ni deseo ser derrotista porque no conduce a nada. Deseo y lucho porque vivamos y seamos fieles, felices y libres y esa sea nuestra realidad.
Que la fidelidad, la felicidad y la libertad sean la vivencia plena de la realidad de cada uno de nosotros, lo que les deseo de alma y corazón.
La realidad es solo una, y si somos fieles y consecuentes con ella, tendremos esa ambicionada felicidad y libertad, que al compartirlas las ampliamos de forma exponencial.
Muchísimas felicidades para hoy y para siempre al mundo entero, para usted, su familia, amigos, vecinos y el resto de la humanidad.
Muchas felicidades y, como creyente, que Padre Dios les bendiga como les bendigo yo.
Ustedes son formidables y les necesito imperiosamente, hoy y siempre, como también les necesitan los demás.
Compartir y ayudar es pura felicidad y lealtad.
Feliz Navidad.

viernes, 23 de diciembre de 2016

¿QUÉ VALOR TIENE LO QUE HAGO?



¿QUÉ VALOR TIENE LO QUE HAGO? 


¿Qué valor tiene lo que hago? El valor que le den los demás.
Los hechos, lo que hago, tienen valor de acuerdo a la honestidad,  la sinceridad y al amor: a lo que hago y también como lo hago.
Todo lo que hacemos tiene un gran valor si lo hacemos con amor.
Amar es llenar los corazones de ilusiones, de esperanzas y de anhelos de conseguir la felicidad y de compartirla con los demás.
No hay amor si no se comparte. En la medida que amo y lo comparto, en esa misma medida camino hacia la felicidad en la búsqueda del bien sin igual de la eterna felicidad.
¿Qué valor tiene lo que hago? Puede que el que yo le dé.
El valor de las cosas que hacemos está en relación directa al deseo y al esfuerzo del valor que tenga lo que hacemos.
La vida ¡Qué maravilla!  
La vida debe ser el logro y la realización de lo que deseo y hago con amor y honestidad.
Vivir ¡Qué maravilla!
El valor de la vida comienza con el valor y el amor de nuestros padres, que fueron generosos y nos entregaron su vida, nos cuidaron, nos educaron porque nos aman.
El valor de la vida sigue y está de acuerdo a mi honestidad y lo consecuente que soy con mis valores y creencias.
¿Qué valor tiene lo que hago? El anhelo e ilusión que pongo en lo que hago.
Vivir sin participar y sin ayudar es morir en vida y no dejar ningún rastro.
Vivir y ayudar y repartir el amor con sinceridad y prodigalidad es caminar certero al reconocimiento del bien que hagamos, y si lo hacemos con humildad vamos camino de la santidad.
¿Qué valor tiene lo que hagamos? El que le hayamos dado.
De los mayores valores que tenemos y podemos compartir son la felicidad y la libertad, que al compartirlas, con honestidad y humildad, se elevan a la categoría de bien universal y con beneficio sin igual.
Compartir lo bueno es inundar la vida de los demás de felicidad, la que nos llegará con el bien en abundancia y en prodigalidad.
¿Qué valor tiene lo que hago? El que los demás le den de acuerdo al amor derramado y repartido sin pedir nada a cambio.
La humildad, la sinceridad, la vivencia y honestidad de los valores éticos o religiosos y que compartamos con sincero amor, recibirá la paga del agradecimiento por el reconocimiento a los sinceros hechos realizados.
¿Qué valor tiene lo que hago? El  valor que los demás le hayan dado y el que yo le haya dado con mi honestidad.
¿Qué valor tiene lo que hago? El que tenga el amor que he dado.
¿Qué valor tiene lo que hago? Depende de lo que haya ayudado.

¿Qué valor tiene lo que hago? La honestidad que haya dado.

lunes, 19 de diciembre de 2016



“LOS RICOS CADA VEZ MÁS RICOS, Y LOS POBRES CADA VEZ MÁS POBRES”. 


A lo largo de mi larga vida siempre he oído la misma frase: “Los ricos cada vez serán más ricos, y los pobres serán cada vez más pobres”. Y mi experiencia es que si, que es verdad, en la medida que los demás – que somos la mayoría aplastante - hacemos dejación de nuestros derechos y deberes.
¿Qué sentido tiene esa frase: "los ricos más ricos, y los pobres más pobres"?
Tiene un sentido de derrota ¡Ya no hay nada que hacer! ¡Todo está hecho! Y nada de eso es verdad.
El derrotismo es descalificador. El derrotismo es dar por sentada la derrota del derrotista y la victoria del contrincante.
El derrotista no tiene razón jamás, como tampoco la tiene el que se gloría en su ventaja por la debilidad del otro.
Parece como si los seres humanos nos olvidásemos de lo que somos: seres humanos con libertades capaces de aceptar y de hacer el bien o el mal. Solo nosotros, los seres humanos, tenemos ese dominio y esa facultad de decir y hacer lo que creemos, aunque habría que matizar “lo que creo que debo hacer”.
Si fuéramos realmente libres – porque nos hemos ganado la libertad a pulso – seríamos capaces de imponer el bien sobre el mal.
La mayoría tiene siempre el poder, pero puede no tener razón.
La mayoría es también la que los demás permitimos que sea por nuestra desidia, despreocupación, pasotismo, egoísmo, mala educación, falta de valores, desunión…
Culpar a otros puede llegar a ser una cobardía si no defendemos lo que es nuestra autoridad y poder, nuestra decisión en la libertad.
Culpar a otros es una forma de hacer dejación de derechos y deberes.
Culpar a otros jamás es la solución.
¿Cuál es la solución? La honesta participación en la honesta unión de la mayoría. No hay nada ni nadie que pueda contra esto.
Hacer dejación de derechos y deberes conlleva y arrastra a que otros en minoría dominen a la mayoría.
Jamás será verdad que "los ricos cada vez más ricos, y los pobres cada vez más pobres" si unidos, creamos una mayoría honesta a la que todos tienen que obedecer.
Las minorías vencen cuando las mayorías claudican. Entonces sí, "los ricos serán más ricos, y los pobres serán más pobres".