lunes, 23 de abril de 2018

“¡LAS PAGAS A LOS PENSIONISTAS!”




 “¡LAS PAGAS A LOS PENSIONISTAS!”


Ser pensionista y cobrar una paga no es un favor: es una obligación de justicia, ética y moral. Repito: no es un gesto de solidaridad con quienes hemos dedicado nuestra vida a trabajar hasta que la edad y las circunstancias nos lo permitieron. Es un derecho que se ha ganado y que hay obligación de respetar.
“¡Qué no hay dinero para incrementar, y en especial actualizar, las pensiones!” Es una aberración, que traerá, como consecuencia, que la paguen esta y las  próximas generaciones.
“¡La paga merecida y ganada de un jubilado es algo absolutamente necesario para vivir la vida que nos queda con la dignidad que nos corresponde!” Esto no solo es una ineludible obligación.
No actualizar y no pagar las pensiones de los jubilados es un pecado de irresponsabilidad, es una obligación ineludible cuyo incumplimiento solo puede ser perdonado si se restituye lo no pagado.
“¡Se perdona a quien pide perdón y corrige el daño causado!”
Pagamos los impuestos, aún siendo jubilado, no solo por ser una obligación legal y moral, sino porque con ellos se palian y solucionan los problemas de la sociedad, donde estamos los jubilados como beneficiarios de honor, por haber dedicado toda una vida a trabajar para el bien propio y de los demás.
Ser jubilado es haber cubierto y vivido años de trabajo cotizado, también, para que otros reciban su paga de jubilado.
Insisto y repito: nuestra paga de jubilado no es una devoción, es una ineludible e irrenunciable obligación.
Ahora les toca a los que aún trabajan contribuir a sus pagas y a la paga de los jubilados, y al ESTADO, con sus recursos, vengan de donde vengan, le corresponde pagar la pensión a los jubilados.

No se puede gastar dinero en cosas de menos necesidad, incluso innecesarias, que perjudican la paga de los jubilados. Y menos que haya duda de si nos van a pagar, o no nos actualizan las pensiones a las circunstancias de la vida.
“¡¡¡No se puede olvidar que los jubilados no solo tenemos el derecho ganado a nuestra paga, sino a actualizarla, al menos, de acuerdo al coste de vida!!!”
Ahora los demás, incluidos en especial el Estado, están obligados, y no por devoción  sino, repito e insisto, POR OBLIGACIÓN, a sufragar y pagar las pagas de los jubilados.
Que haya dinero para algo que no es imprescindible y se dude en actualizar y respetar a las pagas de los jubilados, es una injusticia incalificable y de una deshonestidad que raya en la inmoralidad.
Las pagas de los jubilados, nuestras pagas, son sagradas y, como tales, se tienen que  actualizar con las revalorizaciones necesarias y reales, y, desde luego, asegurar que siempre recibiremos las pagas que nos hemos ganados con honestidad y laboriosidad.
“¡¡¡Las pagas de los jubilados son sagradas y siempre lo serán!!!”








viernes, 20 de abril de 2018

“AL CUERPO DE UNA MUJER, Y POR EL AMOR DE UNA MUJER!”




  “AL CUERPO DE UNA MUJER, Y POR EL AMOR DE UNA MUJER!”

Padre Dios creó a la mujer como un ser especial para amar, ser amada y capaz de procrear y aportar sus grandes dotes a la sociedad, eso  es el genio femenino.
El cuerpo de una mujer es solo posible por la creación de Padre Dios.
“¡Amar a un mujer no hay mayor felicidad terrenal!”
La mujer no solo embellece la vida, y le da sentido y valor, sino que, además, a los hombres nos da seguridad para saber caminar con firmeza apoyados en el amor de una mujer, en su compañía y consejo.
El cuerpo y el espíritu de una mujer son insuperables en belleza, dulzura, candidez, ilusiones, en donde se desarrolla el amor de verdad.
Amar no se debe confundir con la pasión.
La pasión es un gran complemento del amor. Pero no hay verdadero amor sin pasión y sin capacidad de perdonar.
“¡¡¡El objeto del amor entre el hombre y la mujer, es la mujer y el hombre con su amor!!!”
Los hombres y las mujeres compartimos las mieles y las hieles de la vida.
Con el amor de la mujer caminamos seguros por el sendero luminoso de alcanzar la plena felicidad con seguridad, facilidad y certeza.
“¡El cuerpo y el alma de una mujer es algo tan bello y perfecto que lo hizo Padre Dios!”
Amar y con pasión a una mujer llena las ansias y necesidades que todos tenemos de amar y ser amados.
El cuerpo de una mujer, su alma, su sensatez son una bendición.
Amar y con pasión a una mujer es cubrir las aspiraciones de la felicidad y del amor.
“¡El cuerpo y alma de la mujer, con la virtud de la maternidad le dan a ella un sentido de eternidad ya en esta vida!”
La mujer nos rodea con su halo de bondad, comprensión, felicidad y amor para vivir la realidad más maravillosa.
“¡La realidad y vivencia del amor de una mujer cubre las ansias necesarias para poder vivir en plenitud!”
“¡El cuerpo y alma de una mujer nació para la santidad, que la tiene y reparte a manos llenas! ¡Qué sería del hombre sin la mujer!”
“¡¡¡Por el amor de una mujer supe comprender el valor de la vida, y supe aprender que sin ella no hay vida!!!”
Por el amor de una mujer supe comprender qué es el verdadero amor.
Por el amor de una mujer aprendí lo que es de valor en la vida.
Por el amor de una mujer hay que saber dar nuestra vida por proteger la de ella.
Con el amor de una mujer se aprende a amar con pasión y a vivir la plena felicidad, en una unión que es especial.
Por el amor de una mujer aprendí a amar con pasión y a vivir la plena felicidad en la vida.
Por el amor de una mujer supe comprender lo que debe ser la felicidad en la eternidad del cielo, cuando todo sea Amor y vivir con Padre Dios.

miércoles, 18 de abril de 2018

“¡¡¡LA REALIDAD!!!”




“¡¡¡LA REALIDAD!!!”   
  
“¡La realidad es vivir la verdad!” 
La realidad se vuelve dichosa o amarga de acuerdo al comportamiento personal.
La realidad que nos circunda nos puede ayudar a encontrar la verdad. Solo hay que buscarla, y la hallaremos con seguridad.
Desoír, despreciar, querer alterar la realidad nos lleva por el camino del error y nos puede conducir al mal.
La vida, esa maravilla que se nos ha concedido (los creyentes creemos en la benevolencia y condescendencia del amor de Padre Dios), para que viviéndola, seamos capaces de hacer y deshacer con libertad, pero siempre intentando respetar la verdad.
Este respeto se basa en los valores heredados, reflexionados y aceptados, convertidos en realidad con nuestra honestidad.
“¡¡¡La honestidad es la que reconoce la auténtica y verdadera realidad!!!”
Somos capaces de alterar la realidad. Tenemos tanto poder que podemos cambiar la realidad y convertirla en una entelequia, o confirmarla para vivir, entonces, la auténtica realidad.
“¡La realidad es incuestionable cuando los dichos y hechos que van conformando nuestra vida y la de los demás son acordes con la verdad!”
La realidad no es una cosa personal, se comparte con los demás.
“¡¡¡El AMOR Y AMISTAD es la gran vía para, a toda velocidad, conquistar el bien que siempre nos trae la realidad!!!”
El poder del ser humano es tan grande que podemos alterar la realidad. La podemos desfigurar. Pero también la podemos transformar. La podemos llevar a su culminación y a su plenitud.
La realidad siempre nos dirige a la verdad y al bien, y somos nosotros los que la alteramos pudiendo caer en el mal que nos persigue sin cesar.
Dichoso quien vive su realidad y la confirma con sus hechos, en especial compartiendo la felicidad y la libertad con la gente que nos rodea.
“¡¡¡Ayudar a los demás es siempre vivir en la realidad!!!”
Ayudar es de las mejores realidades de la verdad. Nos lleva y nos conduce a la verdad, y así nos lleva a evitar el mal.
¿Hemos nacido para ser atacados por el mal? Si porque somos libres. Pero también hemos nacido para gozar y compartir el bien, y esto nos enriquece de forma exponencial si somos honestos con nosotros mismos y con los demás.
Compartir las bellezas, las bondades y las verdades de la realidad, nos inspira profundamente y desarrolla el bien que anida en nosotros. Al compartirlas aumenta nuestra felicidad. Incluso aumenta la libertad.
“¡La realidad nos aconseja seguir el bien, ayudar y compartir lo bueno que tenemos y con ello fortalecemos una realidad verdadera y aumentamos la felicidad de todos!”
Benditos y alabados sean los honestos y participativos que comparten su realidad, dan la felicidad y la libertad, y se ponen así en camino de santidad.
La más bella y aleccionadora realidad es vivir con honestidad, ayudar, y compartir la felicidad, para vivir con sencillez y humildad en la plena felicidad y en la plena libertad.
“¡La humildad es caminar en la verdad, en la realidad, es vivir con honestidad!”
“¡¡¡La realidad feliz es vivir la honestidad!!!”



lunes, 16 de abril de 2018

“¡EL PODER DE LOS DE ARRIBA!” “¡RECIBIR ÓRDENES DE ARRIBA!”







 “¡EL PODER DE LOS DE ARRIBA!”  “¡RECIBIR ÓRDENES DE ARRIBA!”



“¡¡¡El poder de "los de arriba" es una realidad si no hay poder en "los de abajo"!!!”
El poder no es solo hacer e imponer.
El poder puede ser exigir y hasta esclavizar.
“¡¡¡¡¡¡¡Nacimos para hacer y nunca para imponer!!!!!!!”
“¡¡¡¡¡¡¡Nacimos para convencer con la verdad de la honestidad, nunca para imponer y menos por el poder!!!!!!!”
“¡¡¡El poder debe ser del hacer, no del imponer!!!”
“¡Imponer es avasallar por el poder!”
Hemos progresado muchísimo en el ámbito de la técnica, aunque ese progreso se está convirtiendo en una forma y manera de imponer.
¿Quién impone? El que tiene poder.
“¡Tener poder debe ser para ayudar, porque el poder no es imponer, sino respetar!”
“¡Imponer lleva aparejado el poder y la maldad de imponer!”
Tener poder de imponer es una responsabilidad que trasciende del poder.
“¡Imponer es una forma de esclavizar con pérdida de la libertad!”
Quien impone es una representación viviente del mal, que se le revolverá cuando crea que ha impuesto su orden, si hay un pueblo honesto y participativo, que ama y lucha por la libertad.
“¡La libertad es algo que nunca se puede perder, y siempre hay que proteger!”.
“¡Perder la libertad es llegar a la esclavitud por falta de la autoridad del bien, que se pierde cuando no hay honestidad!”
“¡¡¡La honestidad es el paradigma de la libertad!!!”
Sin libertad somos esclavos del que tiene poder.
La esclavitud, no solo es perder la libertad, es estar sometido a quien tiene poder, y hacer y obedecer las órdenes del que tiene poder.
“¡La libertad es uno de los mayores logros de la humanidad, y por la que hay que luchar para no perder!”
Perder la libertad es dejar de ser libre para hacer lo que me manden que deba hacer.
La libertad nos embellece y adorna con la responsabilidad de ser lo que debemos ser, y no unos esclavos que hacemos lo que nos impone quien tiene poder.
“¡Hay que combatir y luchar contra quien resta o quita la libertad!”
“¡¡¡Jamás habrá razón justa y exigente para perder la libertad!!!”
El poder de "los de arriba", y recibir órdenes de arriba, jamás será justo y verdadero, sino la sumisión al poder por nuestra falta de honestidad y poder.
“¡La honestidad no solo nos hace libres, sino que nos da la posibilidad de ser y hacer lo que debemos ser y hacer!”
“¡¡¡La libertad y la honestidad son razones para luchar!!!”
“¡Nacimos para la libertad, lo que se consigue y mantiene con la honestidad”
“¡¡¡ Sin libertad no hay plena felicidad!!!”
“¡¡¡Sin libertad hay esclavitud!!!”