lunes, 24 de septiembre de 2018

“¿QUÉ ES AMAR?” “¿QUÉ ES EL AMOR?”






“¿QUÉ ES AMAR?”  “¿QUÉ ES EL AMOR?”   



¿Qué es amar? Sentir y desear lo más profundo y lo mejor por la persona amada.
Amar es vivir, en grado máximo, la contemplación y la pasión.
Vivir sin amar es vivir en el páramo de la soledad y de la ausencia de la felicidad.
Nacimos para amar y para ser amados.
La falta del amor es vivir en soledad.
¿Qué es el amor? Convertir en verdad y en realidad la felicidad.
La verdad es una expresión vivencial de la honestidad y del amor.
“¡El amor y el amar se conjugan igual, porque se viven igual!”
Vivir sin amor y no amar es estar fuera de la realidad.
No creo que haya vida humana que no ame y sea amada.
Sin amor, la vida se materializa: se convierte en un horror y en un espanto, que anula todo lo bueno del porvenir.
¿Qué es amar? ¿Qué es el amor? Amar es desear y vivir la felicidad con intensidad. Y amor es la consecuencia de amar con pasión.
El materialismo y todo lo que anule, de alguna manera, la vivencia y los sentimientos del amor y del ser amado, debería de estar castigado con la pena de olvido.
Amar y el amor se complementan de tal manera que no hay el uno sin el otro.
No dejemos de amar y tratemos de ser amados con el mayor amor de que seamos capaces de sentir y de dar hasta la eternidad.
El amor no tiene fin, como tampoco lo debería tener el ser amado.
¿Qué es amar? ¿Qué es el amor? Lo que nos une, profundamente, sin ataduras más que las del amor, por amor y nada más que el amor.
Amar y el amor se complementa y se unen, hasta el punto que no se sabe cuál es uno y cual es otro.
Amar y el amor nos debe unir hasta morir. 
Amar y el amor nos da la plena felicidad.

viernes, 21 de septiembre de 2018

“¡LA INFORMACIÓN ES VITAL!”





“¡LA INFORMACIÓN ES VITAL!”

a información honesta y veraz es vital: es necesaria para el progreso personal, social, nacional y mundial.
La manipulación de la información y la distorsión de la misma, así como la ausencia de información de forma consciente, son pecados de lesa humanidad.
“¡En política, en economía, en todo lo que es de necesidad vital, la información honesta y veraz es fundamental!”
“¡¡¡Estar desinformado es vivir equivocado!!!”
Entramos en una época crucial de la información.
Los abusos todos son malos.
Estar sobrecargado por una información variada y constante, sin verificar la veracidad de la fuente, puede conducir al error y a estar desinformado, con el peligro de equivocarse.
En los regímenes políticos y comerciales deshonestos, como son las dictaduras, en las pseudodemocracia, los poderes perversos pueden usar la información para engañar, informando de aquello que solo les interesa o que puede ser mentira.
¿Ofrecen los medios de comunicación social una información veraz y desinteresada? ¿Quién, por favor, me puede contestar?
¿Todos los medio de comunicación son veraces e imparciales?
No tengo la información para dar una opinión. Sí tengo mis dudas, que quisiera despejar, porque me importa disponer de una información veraz y honesta.
Todo lo humano está sometido al error, que es muy diferente de la mentira.
Creo que el poder económico -salvo lógicas excepciones, que las hay, y de todos tamaños- corrompe y trata de desinformar, o informar de aquello que les interesa para ganar dinero o poder. Eso es lo que hacen los poderes perversos.
Los medios de información necesitan de la publicidad para subsistir. Quienes pagan esa publicidad ¿distorsionan los medios?
Los medios de comunicación social -la televisión, los periódicos, la radio- pueden estar sometidos a ideas políticas partidistas, por los ingresos que genera la publicidad. También por los rencores personales, políticos o sociales.
“¡Ser veraz en los medios de información, y en cualquier información, es un signo evidente de santidad!”
“¡Estar en un medio de información sometido es una forma grave de imponer por la corrupción!”
Tiene ética profesional quien aprecia y vive los valores de acuerdo a la ética, moral o religiosa.
Hay quien se aprovecha del cargo para informar de lo que le interesa y oculta información necesaria, lo que es una deshonestidad total y absoluta, una grave ocultación y una maldad social.
La información veraz y auténtica de la realidad, sea la que sea, es una riqueza de valor incalculable y necesaria para el progreso personal, social, nacional y mundial.
La información mala, mentirosa, o la falta de información pueden hacer mucho daño, en ocasiones, irreversible. Especialmente hoy por la facilidad y rapidez de la comunicación.
“¡Informar es una de las mayores riquezas y bienes que tenemos los humanos cuando lo hacemos con honestidad!”
Con la información se puede hacer mucho bien o mucho mal.
“¡¡¡Benditos y alabados sean los honestos y santos que informan la verdad de la realidad!!!”
La conciencia es el barómetro o el medidor de los actos en la información. La conciencia jamás descansa, se sea honesto o deshonesto.
“¡Apelo a la honestidad y veracidad de la conciencia a todas y todos los que tratamos de informar, porque es una forma rápida y eficaz de ayudar a los demás!”
“¡Ser honestos en la información es caminar por el sendero de la santidad!”
“¡La santidad es la vivencia de la información veraz que, al compartirla, aumentamos la felicidad y la libertad!”
“¡¡¡La información enriquece y fortalece la felicidad y la libertad!!!”
Creyentes o no.

miércoles, 19 de septiembre de 2018

¿CÓMO CONVERTIR LA TIERRA EN UN PARAÍSO?






¿CÓMO CONVERTIR LA TIERRA EN UN PARAÍSO?



¿Cómo convertir la Tierra en un paraíso? Con la honestidad.
¿Qué es la honestidad? Hacer el bien de forma natural, normal y constante.
¿Cómo se pueden hacer las cosas de forma natural, normal y constante? Por la educación recibida en valores éticos, morales o religiosos, aceptada y practicada con honestidad, de forma continuada.
¿Qué necesitamos para convertir la tierra en un paraíso? Tener  y repartir la felicidad.
La felicidad  es un logro humano al que todos estamos llamados de acuerdo a nuestra honesta participación personal y de forma universal.
“¡La felicidad es una necesidad!”
Sin felicidad, con la infelicidad, la vida se vuelve osca, dura y agresiva: un caldo de cultivo en que se desarrolla la maldad. La infelicidad la genera el mal.
Los seres humanos somos débiles por la herencia del pecado original. Para eso vino, sufrió y padeció muerte de cruz Nuestros Señor Jesucristo Dios.
Ya tenemos las armas para luchar y vencer al mal. Creyentes o no.
“¡De nosotros depende que vivamos y tengamos la felicidad como la grandiosa  y liberadora libertad!”
“¡La felicidad y la libertad son dos logros que hay que conquistar!”
La vida nos ofrece todas las oportunidades necesarias para ser felices y libres. De nosotros depende. Solo necesitamos ser honestos con los demás y con nosotros mismos.
¿Cómo convertir la Tierra en un paraíso? Apartando de nosotros los egoísmos, la deshonestidad y la insolidaridad.
Los egoísmos, la deshonestidad y la insolidaridad ahuyentan y alejan la felicidad y la libertad, y nos convierten en lacayos, en esclavos del mal.
El mal busca, constantemente, apoderarse de nosotros a costa de nuestras debilidades y permisividades, por falta de valores éticos, morales o religiosos. Creyentes o no.
¿Cómo convertir la Tierra en un paraíso? Con la bondad.
“¡La bondad es un don que hay que fortalecer con la voluntad!”
La voluntad es el gran aliado de la libertad y de la felicidad.
“¡Tenemos que fortalecer la voluntad con la honestidad, la solidaridad y el amor a los demás!”
Sin honestidad, sin solidaridad y sin amor a los demás no podemos vivir con bondad y menos tener felicidad y libertad.
“¡La voluntad nos diferencia del reino animal!”
¿Cómo convertir la Tierra en un paraíso? Con la humildad.
La soberbia es el gran enemigo de la humildad y nos convierte en campo abonado para el mal.
¿Cómo convertir la Tierra en un paraíso? Rezando y haciendo pequeños sacrificios. Creyentes o no.
Tenemos todas las oportunidades para vencer al mal y ponernos en camino de santidad.
¿Cómo podemos convertir la Tierra en un paraíso? Con LA SANTIDAD. Creyentes o no.





lunes, 17 de septiembre de 2018

“¡¡¡DIALOGAR!!!”





“¡¡¡DIALOGAR!!!”        


Dialogar ¡Qué difícil y qué fácil es dialogar!´
“¡Dialogar es entenderse convirtiendo los hechos en palabras y las palabras en hechos!”
“¡La falta de diálogo arruina la convivencia!”
“¡Dialogar es una forma de expresar el AMOR Y LA AMISTAD y el respeto a los demás!”
Sin diálogo la convivencia se convierte en un infierno.
Para dialogar hay que tener una gran educación, una gran cultura y saber respetar.
“¡Se aprende a dialogar por la educación y la imitación de los padres que tuvimos!”
“¡La mayor expresión del diálogo es el amor!”
“¡Se ama porque se dialoga!”
“¡Sin amor no hay diálogo ni nada que tenga valor!”
La vida es un continuo diálogo con el aire, con las nubes, con el sol, con la lluvia, con todo lo que nos rodea de belleza y amor.
“¡El diálogo es una sonrisa al AMOR Y A LA AMISTAD!”
Nacimos para dialogar. Y por el diálogo aprendemos, nos comprendemos, nos entendemos y nos comprometemos.
La vida es muy corta para perderla en disquisiciones.
La risa y la sonrisa son manifestación clara de lo que es dialogar con gestos llenos de alegría, AMOR Y AMISTAD.
“¡¡¡DIALOGAR ES EL RESPETO, EN PALABRAS, A LOS DEMÁS!!!”
Se deja de tener razón cuando hablando, no dialogamos, sino que tratamos de imponer nuestra opinión y voluntad.
“¡Opinar con respeto, honestidad y humildad es la gran forma de dialogar!”
“¡La vida tiene sentido y valor si la llenamos de razón, de amistad y amor, y con ello dialogamos y encontraremos la verdad!”
Pasar por la vida como Atila deja una huella de amargura y dolor que, tarde o temprano, se vuelve contra nosotros cuando menos esperamos.
Dialogar con honestidad, humildad y amor se tiene la razón con todas las de acertar, porque a la razón se llega cuando el diálogo es honesto, sincero y verdadero.
La verdad y la sinceridad son una de las mayores manifestaciones del querer entenderse con los demás, porque es dialogar con honestidad.
“¡Dialogar debería ser la forma de entendernos para llegar a la verdad!”
La verdad es incuestionable, pero hay quien tratando de imponer su voluntad, no dialoga, sino que trata e intenta de imponer su voluntad más allá de la verdad y de la realidad.
“¡Dialogar con honestidad es de cultos y sabios, a quien hay que oír y escuchar para saber la verdad!”
“¡¡¡Dialogar lo hicieron los santos para expresar y exponer la verdad!!!”
“¡¡¡Quién dialoga con respeto y honestidad Dios le ayuda, porque busca la verdad!!!”

viernes, 14 de septiembre de 2018

“¡CAMINO DE UN NUEVO FASCISMO!”






“¡CAMINO DE UN NUEVO FASCISMO!”


¿Qué es el fascismo?  El fascismo es una ideología y un movimiento de carácter totalitario – los hay nacionalistas – y antidemocrático.
Por nuestra falta de la honesta participación y unión, entregamos nuestra vida a los políticos elegidos.
Hay quien se queja, en petit comité, pero no hace nada. Y me pregunto ¿Hago yo algo?
“¡La máxima representación del fascismo se da en quienes quieren ser mandados y gobernados sin su honesta participación y unión!”
El fascismo fue vivido en varias naciones al mismo tiempo. Fue como un contagio. Quizá por deseos de un cambio.
Salir del mal para entrar en un mal mayor es algo que tenemos mucho que considerar y pensar.
Los males de las sociedades se generan cuando dejamos de ser ciudadanos y nos convertimos en lacayos, en esclavos.
Creer que tener libertad y gozamos de ella porque usamos el móvil y oímos y leemos de todo y a todas horas del día, es vivir en la inopia. Eso no es libertad, es libertinaje y vivir la esclavitud con consentimiento y hasta con agradecimiento. Ser esclavo las 24 horas del día, y sin descansar.
“¡¡¡Los seres humanos somos los reyes de la creación y lo somos cuando ejercemos y vivimos nuestros derechos y deberes compartiéndolos con los demás!!!”
“¡Ser ciudadano es considerarse un ser libre y participativo que, unido a otros, usa, actúa y comparte sus deberes y derechos con los demás!”
“¡Ser ciudadano es considerarse perteneciente a un estado!” Que ama a su Patria hasta dar la vida si fuera necesario.
“¡El ciudadano deber ser titular y poseedor de derechos y deberes civiles y políticos, con la ineludible obligación de su honesta participación y unión, exigiendo y practicando deberes y derechos irrenunciables”
Vivir en una ciudad como un ser anónimo, sin actuar, sin exigir y sin cumplir deberes y derechos, sino acomodado y aburguesado, es ser un esclavo por  voluntad propia.
El individualismo, el pasotismo, el egoísmo… son los grandes signos del momento actual, lo cual acarreará gravísimos problemas a usted y a la sociedad.
“¡Nacimos para ser participativos, unidos, libres y para hacerlo con honestidad!”
“¡Nacimos para participar y hacerlo con toda honestidad!”
“¡La falta de participación, honesta y activa, genera y conduce al fascismo!”
Los políticos, con autoridad, son unos servidores de la comunidad, actuando con honestidad y lealtad las 24 horas del día.
¡Qué un político, máxime con autoridad, se convierta en un fascista, es culpa de la sociedad que se lo permite!”
Ocultar mensaje original
“¡¡¡Iremos camino de un nuevo fascismo si no nos unimos y vivimos, actuamos y participamos con honestidad!!!

miércoles, 12 de septiembre de 2018

“LOS IMPUESTOS”





Escrito este artículo el  16-06-2016 y publicado hoy.

“LOS IMPUESTOS”

Los impuestos honestos y, por tanto, necesarios se crearon para solucionar los problemas comunitarios, sean personales, locales, nacionales o internacionales.
Problemas comunitarios son las necesidades que los particulares no podemos solucionar solos. Son los que explican la existencia de asociaciones, cooperativas, federaciones, Ayuntamientos y Gobiernos.
Las distintas uniones o entes sociales se crearon con el único fin de servir a la comunidad.
Esos organismos o uniones se crearon para servir al ciudadano y no para servirse del ciudadano.
Los impuestos son una obligación, una necesidad y una responsabilidad.
¿Cómo mantener esas uniones u organismos sociales para que puedan funcionar? Con los impuestos.
Pagar los impuestos es una necesidad, es una obligación personal y social y es un cargo de conciencia.
Cuando esas organizaciones sociales no funcionan puede ser por dos razones: o porque quienes las dirigen y trabajan en ellas son unos corruptos, sinvergüenzas y ladrones; o bien porque los ciudadanos somos unos corruptos, sinvergüenzas y ladrones al no contribuir con nuestros impuestos y con nuestro honesto y unido comportamiento. En uno u otro caso “defraudamos”.
Amar a la Patria, a nuestro conciudadanos y al mundo entero obliga a contribuir con los impuestos y con todo aquello que esté en nuestras manos para ayudar en la búsqueda del bien personal, social y mundial.
“La globalización ha llegado, lo que nos responsabiliza a dar lo que debemos y podemos porque lo tenemos, y exigir que nos den lo que nos deben y nos merecemos”.
(P)
Santos y alabados sean las personas honestas al servicio de los ciudadanos: los vecinos, los funcionarios, los políticos  (…) que dedican sus vidas a luchar por el bien de los demás, y que cuando lo hacen sin pedir nada a cambio caminan por el sendero de la santidad.
Pagar honestamente los impuestos, pudiendo hacerlo, es una obligación irrenunciable, que nos debe llenar de alegría al contribuir al bien propio y al ajeno.
Anatema a los malos ciudadanos que no cumplen con la obligación de pagar sus impuestos, y anatema a los socios, funcionarios, políticos (…) que no cumplen con la maravillosa obligación de servir a los demás, sin pedir nada a cambio, pudiendo caminar por el maravilloso sendero de la santidad.
Es necesario pagar los impuestos, por honestidad y con honestidad. Es necesario que el uso, la dirección, y la administración de esos impuestos se haga con honestidad.
Anatema al que no paga los impuestos y anatema al malversador que los administra y no los dedica con honestidad, no solucionando los problemas de la comunidad.
Los impuestos son necesarios, y necesaria es nuestra contribución, como la honestidad de los administradores de esos impuestos.
La malversación de los impuestos - por el mal uso o abuso - es una irresponsabilidad grave al robar el tiempo y el dinero y el perjuicio de no hacer lo debido.
Los impuestos y pagarlos son una necesidad de honestidad.
Los impuestos reducen la maldad y eliminan la necesidad
Los impuestos son parte de la felicidad y de la libertad.