viernes, 27 de febrero de 2015

¿CÓMO SE PUEDE SER FELIZ Y LIBRE?




 ¿CÓMO SE PUEDE SER FELIZ Y LIBRE?                   
 
 
Sólo existe un medio para ser feliz y libre: ser honesto y participativo.
O lo que es lo mismo: amar al prójimo como a nosotros mismos, sin pedir nada a cambio.
Que su problema sea mi problema, y que el mío sea el suyo. Pero de verdad.
La honestidad es la vivencia de los valores éticos, morales o religiosos: haber sido educado en esos principios y ponerlos en práctica.
“La honestidad es la vivencia de los valores por la educación”.
La participación es el derecho y el deber de considerar su problema como mío e intentar solucionarlo.
La felicidad y la libertad son la consecuencia de su participación, así como de mi participación en compartir la honestidad.
Cuando falta la honesta participación de todos, o de la mayoría de los implicados, los problemas se vuelven angustiosos.
En la medida que soy honesto y participativo, en esa misma medida lo será la comunidad, la sociedad en la que vivo.
Para que exista la honestidad y la participación se necesita la mayoría que induce, convence... hasta impone su honesto comportamiento participativo.
La felicidad y la libertad van en paralelo.
Para la felicidad es fundamental la libertad, y la libertad es fundamental para la felicidad. Tanto monta, monta tanto.
Si esto lo sabemos ¿por qué en esta crisis económica -que es consecuencia de la falta de valores- hay cierta felicidad y cierta libertad?
¿Qué habrá cuando la sociedad sea mayormente honesta participativa?
¿Cómo se puede ser feliz y libre?
Reitero: En la medida que soy honesto y participativo, en esa misma medida soy feliz y libre. Y cuando ese comportamiento participativo y honesto sea ejercido por la mayoría del pueblo, sólo habrá situaciones problemáticas, que se solucionarán fácilmente. Y habrá la felicidad y la liberad para la que hemos nacido.
Se es feliz y libre cuando haya una mayoría honesta y participativa, que induzca e introduzca su honesto comportamiento.
Estoy al servicio de todos, sin excepción, y no solo por obligación, también por devoción. Gracias y un fortísimo abrazo de amigo a amigo.
Gracias por ayudarnos, comunicarnos y participar.
La unión hace la fuerza.
“La honesta participación es la solución”, y a todos los problemas, como para ser feliz y libre.

miércoles, 25 de febrero de 2015

“EN EL RECUERDO Y EN EL DESEO”


 
 
“EN EL RECUERDO Y EN EL DESEO”
 
PLEGARIA.

 

La Virgen de Coromoto preside en una hornacina en mi dormitorio. Y lo viendo haciendo desde hace 56 años.

Quiero con pasión  a la Virgen del Coromoto. La echo mucho de menos. La añoro y recuerdo con enorme ilusión.

Venezuela y el pueblo venezolano tienen el honor, la responsabilidad, la alegría y las bendiciones de tener a la Virgen de Coromoto.

¡Virgen de Coromoto! ¡Protege a tu pueblo venezolano, como a los que tanto te queremos, dándoles y dándonos la paz, la plena felicidad y la plena libertad!

¡Virgen Santa y Divina de Coromoto! Bendice a tu pueblo, y a los que te queremos.

Así sea por siempre jamás.

"REFLEXIÓN"



"REFLEXIÓN"




¡Qué tristeza! Trabajar para comprar, gastar, consumir y no gozar. A eso le llaman felicidad.

lunes, 23 de febrero de 2015

“LA DIGNIDAD”



 
 “LA DIGNIDAD”  
 
 
La dignidad es un atributo inherente al ser humano.
Reconocer esa dignidad, comportarse en coherencia con ella, son consecuencias de la educación, de la honestidad y de la libertad.
No hay belleza sin dignidad. No hay amor sin dignidad. No hay felicidad sin dignidad. No hay libertad sin dignidad.
Actuar con dignidad enorgullece la vida, enaltece la existencia y hace que el horizonte esté lleno de felicidad.
La dignidad se pone en práctica por la educación familiar, y se mantiene y se vive por el comportamiento y la continuidad.
La dignidad es la condición natural de todo ser humano. Es irrenunciable. Permite que, por la honesta participación, se tenga la plena felicidad y la plena libertad.
La búsqueda de una sociedad justa tiene que estar basada en la dignidad de la persona humana.
Cualquier desarrollo económico, moral, religioso… debe de estar basado en la ineludible y necesaria dignidad humana.
La máxima dignidad de todos los Seres Humanos es la de ser Hijos de Padre Dios, hermanos de Nuestro Señor Jesucristo, e hijos de la Santísima Virgen. Herederos de cielo eterno en la contemplación de la Santísima Trinidad.
Se sea creyente o no: La dignidad es creer y tener valores eternos, y vivir y morir comprometidos con ellos.




domingo, 22 de febrero de 2015

MÁXIMA DE MI VIVENCIA Y CREENCIA.



MÁXIMA DE MI VIVENCIA Y CREENCIA.
 
 

“A mayor es la ciudad, mayor es la soledad.
Es una contradicción, pero es una realidad”


 
 


viernes, 20 de febrero de 2015

“EDUCACIÓN Y ERUDICIÓN”



“EDUCACIÓN Y ERUDICIÓN”



La buena educación y la formación seria generan la erudición.
La erudición es el conocimiento en varias ciencias, artes y otras materias, que han sido aprendidas y desarrolladas.
La educación retoca, pule, enaltece y da valor a la erudición.
La erudición sin educación es pedantería, majadería: ¡creerse el mejor!
¡Padre Dios nos libre del erudito sin educación! ¡Padre Dios nos libre del erudito mal educado!
Presumir de conocimientos sin educación conduce al egoísmo y a la pedantería. Es la presunción, en sentido estricto.
Presumir de ser algo, presumir de saber mucho son dos grandes equivocaciones.
Nunca hay conocimientos, ciencia y sapiencia que sean capaces de generar la deshonesta presunción deshonesta.
La presunción presupone valores que se dan por supuestos y que no hay razón para presumir.
La humildad es cimiento del bien, porque se opone a la presunción.
La humidad nos sitúa en la realidad de la ciencia y sapiencia, que se conocen y se saben, y que nunca son suficientes, porque es imposible poner el punto final a la elocuencia, a la erudición, a la educación y a la ciencia.
La humildad nos engrandece, porque resalta la educación. Hace posible una erudición y una participación honesta.
Educación, erudición deben ser sinónimos de humildad, de saber y de tener felicidad y libertad para sembrar la honesta participación.
La educación y la erudición con honestidad, humildad y participación son la solución.

miércoles, 18 de febrero de 2015

REFLEXIÓN

 
REFLEXIÓN



Las nuevas tecnologías son y deben ser el medio de unión, cooperación y desarrollo personal, social y mundial en el marco de la globalización. 

lunes, 16 de febrero de 2015

“LA EFICIENCIA ENERGÉTICA”


 
 “LA EFICIENCIA  ENERGÉTICA”
 

La eficiencia energética es una necesidad acuciante y determinante.
La energía es la sabia, la sangre de la vida económica, sin ella no hay progreso ni ciencia, ni nada que cree bienestar y riqueza.
La cultura y el progreso han estado siempre de acuerdo con las necesidades perentorias. Y así debe ser. Básicamente en el momento presente, con la protección del medio natural, y el aprovechamiento de las energías renovables.
Estamos viviendo lo que hemos hecho. Lo triste y sumamente preocupante es que seguirnos, y a ritmo acelerado, contaminando y destruyendo a nuestro conocido, vivido y necesario Planeta Azul, sin aprovechar las energías renovables.
¿Quién no sabe lo que estamos haciendo y sus consecuencias?
¿Quién no sabe o no ha oído hablar de la necesidad de vivir la sostenibilidad y el uso adecuado de los recursos?
¿Quién no sabe que entre ellos está la eficiencia energética?
¡Y no digamos la necesidad de eficiencia energética -en un archipiélago como es el nuestro- para nuestro hábitat natural, nuestro medio ambiente!
Por favor ¿Cómo podemos vivir la necesaria protección del medio? ¿Qué puedo hacer para que seamos honestos con nuestro necesario hábitat natural? ¿Cómo podemos ser tan auto-destructores yendo al suicidio colectivo?
¿De qué sirve toda esa información, y hasta exigencia, si no sólo no protegemos, sino contaminamos y destruimos cómo nunca?
Como creyente: ¡Padre Dios! ¡Ilumina la conciencia de cada uno de nosotros para que seamos mayoría de honestos habitatistas que influyamos en la conciencia colectiva, y sigamos teniendo lo que necesitamos, nuestro hábitat natural!
Si así fuésemos viviríamos con eficiencia energética. Cuidando el hábitat.
Habría paz, felicidad y libertad.
¿Y por qué sucede todo lo contario?
¡Por favor! ¡Dejémosle a las presentes y futuras generaciones, al menos, lo que hemos recibido!
Para ello necesitamos el aprovechamiento de las riquezas naturales, como son las energías renovables y tener la necesaria eficiencia energética, riqueza del trabajo, de la honestidad y de la Naturaleza.

domingo, 15 de febrero de 2015

viernes, 13 de febrero de 2015

“EL IMPORTANTE TEMA DE LA LUCHA DE CLASES”


“EL IMPORTANTE TEMA DE LA LUCHA DE CLASES”
 
No creo que los seres humanos, en cuanto individuos pertenecientes a la misma especie, seamos de diferentes clases.
Las clases las hacemos para diferenciarnos entre nosotros. Lo cual no parece muy saludable.
Las clases, de haberlas, serían casi infinitas.
El pasota, el individualista, el maleducado, el egoísta, el deshonesto, el honesto, el bueno, el malo… ¿son clases?
La lucha implica contienda, enemistad, pendencia… todo menos amistad, respeto, consideración y solución de los problemas.
En la lucha, los que mandan están en la retaguardia y los demás en el campo de batalla. Y eso si es discriminación.
Creo, ciegamente, en el diálogo.
Creo, ciegamente, en la honesta participación y en la libertad.
Y creo ciegamente en el poder de la mayoría honesta y participativa, que es quien induce, convence y hasta ordena el comportamiento para la solución de cualquier problema.
En las luchas siempre hay vencedores y vecinos; no suele haber acuerdos de mutuo entendimiento y obligado comportamiento.
Entiendo el rechazo al mal causado. Entiendo el deseo de enmienda y de restauración. Entiendo la necesidad de reparar el mal causado.
No creo que la lucha sea el camino para la solución del problema y menos para el restablecimiento de obligaciones y derechos.
Siempre llego a lo mismo: la honesta participación de la mayoría es la solución.
Cuando hay problemas que necesitan esa mayoría, los hay porque no hay esa mayoría. Aquí creo que está la raíz del problema.
En la lucha hay vencedores y vencidos. No hay convencidos ni acuerdos en igualdad de condiciones, conducentes al fin necesario en la causa de la discrepancia.
La igualdad es la esencia del ser humano.
La libertad es la esencia de la felicidad, por la igualdad.
La igualdad y la libertad se basan en la paz, en el respeto y en la consideración, que son los cimientos de la plena felicidad.
La lucha de clases es desgaste de energías; es fuente de rencores, de odios y de venganzas, actitudes que no conducen a un final feliz, sino a diferenciarnos y no igualarnos, se sea empresario se sea empleado, se sea político, se sea lo que se sea. 

miércoles, 11 de febrero de 2015

MÁXIMA Y REFLEXIÓN.



 
 MÁXIMA Y REFLEXIÓN. 

 

 
 
¡Aquí estoy y aquí me ofrezco! Aunque sin usted nada puedo hacer.
 

lunes, 9 de febrero de 2015

“CRÍTICA A UN POLÍTICO HONESTO”


 
“CRÍTICA A UN POLÍTICO HONESTO”

 
Hace muchos años, en un país donde se amarraban los perros con longanizas, oí que un señor, al referirse a la dimisión de un político que dejaba la política por honestidad, decía: “es un huevón porque estuvo en la guanábana y no se acomodó”
Entonces, allí, era una idea comúnmente aceptada que el estar en la política activa no tenía otro objeto que acomodarse: enriquecerse deshonestamente, y todo lo más que uno pudiese.
También solía decirse: “que robe todo lo que pueda, pero que haga algo por los demás”.
La corrupción es el cáncer más virulento, más destructor y arrollador de una sociedad, de una nación, de una familia o de una empresa. En definitiva, de cualquier actividad humana.
La corrupción lo destruye todo.
No existe riqueza ni bienes que resistan a la corrupción.
La corrupción se fundamenta en la falta de educación y de valores éticos, morales o religiosos, así como en la falta de la honesta participación.
Si la corrupción se instala en un país inmensamente rico, éste acabará en la miseria más absoluta y devastadora, con detrimento de la vida y de la salud de sus habitantes.
La plena felicidad y la plena libertad son patrimonio exclusivo de los pueblos honestos y participativos.
Los pueblos que creen y practican el Primer Mandamiento: amar a Padre Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos. Y en el caso de los no creyentes: vivir y participar honestamente en todos los actos de sus vidas. Son pueblos grandes, donde la felicidad y la libertad son lo normal.
El antídoto contra la corrupción es la honesta participación.
En los países en los que se impone la mayoría honesta y participativa no hay ni puede haber corrupción.
“La honesta participación sigue siendo la solución”.
¿En qué sociedad vive? ¿Cree que debe hacer algo? ¿O se siente feliz y contento?

domingo, 8 de febrero de 2015

MÁXIMA DE MI VIVENCIA Y CREENCIA



MÁXIMA DE MI VIVENCIA Y CREENCIA



 
 
"No hay felicidad sin libertad, ni libertad sin felicidad". 

viernes, 6 de febrero de 2015

“EL CONSUMISMO”


 
 “EL CONSUMISMO”
 

Entiendo como consumismo el gasto desmedido, incontrolado e innecesario de cosas, de hechos y de derechos.
Consumir es una necesidad, y, como tal, hay que hacerlo, y se necesita hacerlo.
Consumir es una necesidad que genera bien para la vida personal, social y empresarial.
El fundamento del consumismo es la falta de educación y de cultura.
Ser arrastrado por el consumismo es una desgracia, porque anula la iniciativa particular y la sustituye por la propaganda del momento.
Vivir al día de la moda, sin tener en cuenta el gasto y lo que se tiene, me parece una falta de valores.
El criterio propio, como consecuencia de la educación y cultura, modera el arrollador consumismo.
Hay quien se amarga por no estar al último grito de la moda.
Sé de un niño que no quería ir al colegio por no tener la ropa de última moda. ¿Cómo ha debido sufrir esa pobre criatura?
Hay quien por estar a la moda se pone cosas que no le favorecen.
Hay quien se envenena por estar y tener lo que propagan y recomiendan los amos de la propaganda y de la moda.
Dejarse arrastrar por la propaganda es consumismo, y del malo, porque
denota falta de educación por la falta de valores.
El consumismo no creo que sea bueno para nadie.
Consumir sí es una necesidad y es bueno para todo el mundo.
Tener educación y valores, y todo con cultura, debe ser la meta de los padres para sus hijos. Y con ello se modera el consumismo, se aprovecha lo que se tiene, y se le da valor a aquello que realmente lo tiene.
¡Padre Dios nos libre del consumismo incontrolado y alocado!
¡Padre Dios bendiga a los padres y a los hijos que, educados y cultos, controlan el consumismo!
El consumismo es malo per se.
¿Usted qué opina? Puedo, lógicamente, estar equivocado, y necesito ser ayudado.
Soy habitatista del hábitat natural y, como consecuencia, enemigo del consumismo pero amigo de consumir.


miércoles, 4 de febrero de 2015

MÁXIMA. REFLEXIÓN.


              
MÁXIMA. REFLEXIÓN.
 
 

“No basta con ser bueno, hay que parecerlo, y si se puede demostrarlo”.

lunes, 2 de febrero de 2015

“¿QUÉ DIRÁN DENTRO DE MIL AÑOS?”

 
 
“¿QUÉ DIRÁN DENTRO DE MIL AÑOS?”
 


¿Qué dirán dentro mil años los que habiten este Planeta Tierra?
Pongámonos en lo peor: "¡Qué vida tan mala llevamos!"
Porque en ese futuro no tan lejano es muy probable que lo natural sea leyenda, una cosa del pasado.
Nuestros descendientes se preguntarán "¿Dicen que existió una vida natural? ¿Es eso verdad?"
E inquirirán sesudamente: "Pero ¿qué es una vida natural? Porque ahora todo es artificial".
Sigamos el curso de sus reflexiones: "Aquellos afortunados, maleducados e insolidarios terrícolas salían a la calle sin protección alguna. Solo se abrigaban en invierno. No usaban este traje aislante y este casco que nos protege".
Personalmente me consuela pensar que, en ese escenario catastrófico, se acordarán de mi: "¿Saben que hace diez siglos existió un terrícola, llamado Luis García-Correa, que decía lo que nosotros quisimos hacer, hace quinientos años, y ya no pudimos?   Luis insistía en la protección de la Naturaleza (algo que desconocemos y de la que solo tenemos referencias) por ser el medio natural del ser humano. Inventó una palabra para ello: habitatista.
Habitatista era el Ser Humano que vivía honestamente y participaba en bien de la comunidad -que era su propio bien - y sin pedir nada a cambio. Consideraba a la Naturaleza como el medio natural, como el hábitat natural.
Aquellos terrícolas habitatistas nacían, vivían y morían de una forma que le llaman natural.
¿Cómo es posible que sabiendo el daño que se estaban haciendo lo siguieran haciendo? Es incomprensible y antinatural. ¡Qué daño irreparable nos han hecho! ¡Menudo daño nos han hecho, y ya es irreversible! Así, de esta forma tan antinatural, tendremos que seguir existiendo hasta el fin de los tiempos.
¿Cómo es posible que fueran tan ignorantes? ¿Si sabía el daño que se estaban haciendo, y que nos hacían a sus descendientes? ¿Por qué nos han condenado ya sin solución, para toda la vida que nos queda sin remisión?
¡Ya no existe le mundo natural! “Vivimos de forma antinatural, cuando podíamos haber vivido como ellos vivieron: de forma natural."
Rezo para que nada de esto suceda. Al mismo tiempo, aviso: ¡Quien peca contra la humanidad, tiene mil años de castigo, vivir de forma antinatural y vagar por el páramo de lo que fue natural!
El pasotismo, el individualismo y la falta de la honesta participación nos llevarán, a nosotros y a las generaciones futuras, al caos antinatural sin remedio, sin solución y sin remisión.
Si esto sucediera, Dios no lo quiera, es lógico que los seres humanos de dentro de mil años concluyeran: “Y nuestros antepasados, ¿qué pena y castigo tuvieron por el daño que se hicieron y nos hicieron?"
Aun estamos a tiempo. ¿Qué opina? ¿A qué esperamos?

 

domingo, 1 de febrero de 2015

MÁXIMA



         MÁXIMA


“Lo importante no es quien lo haga,  que se haga”