viernes, 30 de octubre de 2015

“PROPUESTA PARA NO CONTAMINAR”



“PROPUESTA PARA NO CONTAMINAR”



PRIMER TEMA DE UNA TRILOGÍA PARA NO CONTAMINAR Y COLOFÓN.



En una reunión a la que me invitaron para tratar de la movilidad en mi ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, propuse lo siguiente:
“Que el Ayuntamiento ofrezca a toda persona que entregue su carnet de conducir -con  el fin de no conducir más y no contaminar- darle el beneficio de la condonación de un determinado impuesto municipal, Y se le entregue un diploma con el título de Ciudadano Universal, ya que su decisión afecta a la Tierra, y no solo al sitio donde estamos".
Dije que esta idea se me había ocurrido rezando el rosario (devoción católica), y me han dicho que por decirlo mi propuesta ha perdido su valor.
Es una pena que esta idea pueda perder valor e interés simplemente por mencionar algo religioso.
Por ello y en escrito aparte, que titulo “Manifestar ser creyente”, aclaro la decisión de tratar de no mencionar nada religioso relacionado con mis creencias en los temas que están en el debate social concreto.  
Nunca es tarde para aprender.
Espero que esa idea de dejar de conducir para no contaminar, que he propuesto al Ayuntamiento, y que, hasta donde sé no se ha hecho en otra parte del mundo, siga adelante, y el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria sea pionero en ideas para no contaminar, y con ello ayude a la humanidad.







miércoles, 28 de octubre de 2015

lunes, 26 de octubre de 2015

“LA GLORIA TERRENAL”



“LA GLORIA TERRENAL


Todos, sin excepción, hemos nacido para vivir y gozar de la gloria terrenal.
La gloria es la consecuencia del amor que vivimos y que repartimos.
La máxima gloria se obtiene, se vive y se goza con la santidad.
La gloria en la tierra debe de ser lo normal.
La gloria terrenal es amar a los demás, compartiendo la felicidad en la libertad.




“LA GLORIA TERRENAL”.

Todos, sin excepción, hemos nacido para vivir y gozar de la gloria terrenal.
Somos herederos de la felicidad, que se consigue y desarrolla con nuestra honesta voluntad.
La gloria no llega espontáneamente o por casualidad.
La gloria es la consecuencia del amor que vivimos y que repartimos.
La gloria siempre nos espera, con ansiedad: solo tenemos que vivir y compartir el amor.
La gloria no es singular, es plural, porque compartir es plural, y no hay gloria si no compartimos el amor.
La máxima gloria se obtiene, se vive y se goza con la santidad.
Ser santo, repito, no es ser heroico, es amar con honestidad.
La gloria terrenal la alcanzamos y tenemos porque luchamos sin cesar.
No es justo que haya personas que no gozan la gloria por nuestra dejación en la falta de amor a los demás.
La vida es maravillosa. Perderla o amargarla por nuestra despreocupación es un pecado de lesa humanidad.
La gloria en la tierra debe de ser lo normal.
Contribuyamos a gozarla y a compartirla. Viviremos en el mundo mejor para el que hemos nacido y del que tenemos, y todos tienen, derecho a gozar.
La gloria terrenal es amar a los demás, compartiendo la felicidad en la libertad.

domingo, 25 de octubre de 2015

DESEOS Y REALIDAD



DESEOS Y REALIDAD


Hay que agradecer y siempre ayudar
A quien trae y reparte el bien
Es merecedor de tener el bien
Y lo tiene por la ayuda de los demás.

viernes, 23 de octubre de 2015

A VUELTAS CON EL PREMIO NOBEL A LA PARTICIPACIÓN.





A VUELTAS CON EL PREMIO NOBEL A LA PARTICIPACIÓN.


A vuelta de mi artículo “EL PREMIO NOBEL A LA PARTICIPACIÓN” que publiqué en este blog el 13 de junio de este año 2015, que decir que he recibido solicitudes de aclaración del concepto “PARTICIPACIÓN”, y a eso me atengo ahora: LA PARTICIPACIÓN IMPLICA HONESTIDAD , LA FELICIDAD Y LA LIBERTAD EN EL HÁBITAT NATURAL”. Depende directamente del comportamiento honesto y participativo de la humanidad.
La participación repercute básicamente en reducir el “mal”.
La importancia y los efectos de la honesta participación dependen del comportamiento personal, nacional y universal.
Se necesita de la mayoría honesta y participativa, que imponga su comportamiento, anulando el mal y fortaleciendo el bien.
Usted, yo, el vecino debemos conformar esa mayoría. Si no somos capaces de hacerlo, la esclavitud a los poderes perversos será lo normal.
La felicidad, la libertad y la vida natural necesitan, urgentemente, de la honesta participación de la mayoría, y una forma de fortalecerla, incrementarla y promocionarla es crear un PREMIO NOBEL DE LA PARTICIPACIÓN, o  añadirlo a los ya creados.

                                  


miércoles, 21 de octubre de 2015

lunes, 19 de octubre de 2015

“LO QUE PROPONGO NO ES UNA IDEOLOGÍA ES UNA FORMA DE VIDA”


“LO QUE PROPONGO NO ES UNA IDEOLOGÍA ES UNA FORMA DE VIDA”



La vida es el tiempo que tenemos para aprender, para servir, para practicar el amor y ser felices en la libertad.
Todo lo que impide la realización de esos fines es la consecuencia de que  nosotros, o los demás, hemos contribuido a que el mal haga su voluntad.
El gran y esencial fundamento de la vida es la honesta participación.
Es más fácil repartir el bien – que eso es la felicidad – que dejar que el mal se enseñoree y elimine nuestra bondad.
Somos buenos por naturaleza. Si dejamos de serlo es porque hemos abandonado, o hemos olvidado, los valores que nos enseñaron.
Amar es la ciencia y la vivencia del bien, para tener la felicidad en la libertad.
Amar apasionadamente ahoga el mal.
Hemos nacido para la santidad.
Faltar a la santidad es caminar derechos hacia el mal.
El mal no surge por casualidad, en especial aquel que permitimos con nuestra voluntad y libertad.
Tenemos que vivir para amar.
“La falta del amor permite que el mal se adueñe de nuestra libertad”.
Vivir sin amor es ser infeliz, además de que la vida se convierte en el campo abonado para la maldad.
“Vivir con amor es lo único que nos da la felicidad, porque el amor es compartir la felicidad”.
Lo que propongo no es una ideología, es una forma de vida.
Y la forma de vida es amar para, amando, ayudar a los demás.
Estos son mis deseos para la humanidad.




domingo, 18 de octubre de 2015

DESEO, ESPERANZA Y NECESIDAD.



DESEO, ESPERANZA Y NECESIDAD.




El mal no desaparece
Sin la ayuda de los demás.
¿A qué esperamos para ayudar?

viernes, 16 de octubre de 2015

“HABITATISMO. HABITATISTA”




“HABITATISMO. HABITATISTA

Habitatismo es la ideología o doctrina del habitatista.
Los seres humanos vivos, para seguir en este Planeta Tierra, tenemos que ser HABITATISTAS, al menos el 51%, para un honesto y honrado  comportamiento.
Todo lo que coarte la felicidad y la libertad debe ser declarado  enemigo de la humanidad. 
Vivir felices y libres debe de ser lo normal, y lo será cuando seamos, al menos la mayoría, habitatistas por convicción y por educación.
Que los padres, colegios y Universidades sean los que, a diario, enseñen y practiquen con el ejemplo el habitatismo.
¡Dichosos los habitatistas porque de ellos nacerá y crecerá la felicidad y la libertad!
La felicidad y la libertad lo son en la medida que las compartimos socialmente como habitatistas, en una habitatismo mayoritario, que  ojalá llegue a ser la totalidad de la humanidad.
Difundir el habitatismo y ser habitatista son actitudes necesarias hoy para alcanzar la felicidad.


“HABITATISMO. HABITATISTA”.

Habitatismo es la ideología o doctrina del habitatista.
El habitatista es la persona honesta que tiene y protege a la Naturaleza como su hábitat natural y que es participativa en su  sociedad natural, que trabaja por el bien de los demás, sin pedir nada  a cambio.
Los seres humanos vivos, para seguir en este Planeta Tierra, tenemos que ser HABITATISTAS, al menos el 51%, y así  poder impulsar socialmente, sin dudas y sin fisuras, un honesto y honrado  comportamiento.
Desde los cultivos ecológicos, las leyes justas y honestas al servicio del ser humano, la política y los políticos al honesto servicio de los ciudadanos, hasta todos los entes públicos y privados al servicio honesto del ser humano…deben tener comportamientos HABITATISTAS. 
Siendo habitatistas volveremos a tener un Planeta amable y un hábitat natural, el que necesitamos y nos merecemos para vivir.
Todo lo que coarte la felicidad y la libertad debe ser declarado  enemigo de la humanidad.
Vivir felices y libres debe de ser lo normal, y lo será cuando seamos, al menos la mayoría, habitatistas por convicción y por educación. 
Todo tiene un comienzo, y este debe ser ahora el tiempo de comenzar a ser habitatistas, y de educar en el habitatismo.
Que los padres, colegios y Universidades sean los que, a diario, enseñen y practiquen con el ejemplo el habitatismo.
¡Dichosos los habitatistas porque de ellos nacerá y crecerá la felicidad y la libertad!
Ahora solo necesitamos que usted también sea habitatista. Sea ejemplo con su vida personal, familiar, social, y que lo seamos los demás en el mundo entero y en nuestro Planeta Tierra, para que el mundo sea lo que tiene que ser: un mundo natural para vivir con felicidad y con libertad.
La felicidad y la libertad lo son en la medida que las  compartimos socialmente como habitatistas, en una habitatismo mayoritario, que  ojalá llegue a ser la totalidad de la humanidad.
Difundir el habitatismo y ser habitatista son actitudes necesarias hoy para alcanzar la felicidad.

miércoles, 14 de octubre de 2015

DESEOS.


DESEOS.


Cuando la vida son sueños
Hay que despertar
Para gozar y dar
De lo que somos dueños.

lunes, 12 de octubre de 2015

“A LOS TAXISTAS”

Tengo el honor y la alegría de reproducir el siguiente artículo que me publicó el periódico local "La Provincia" en sábado  día 10 de los corrientes.



“A LOS TAXISTAS”
Al dejar de conducir para no contaminar, he tenido que acudir, con mucha frecuencia, a ese gremio servidor de la comunidad, que son los taxistas.
Sabios por la experiencia. Humildes a la hora de aguantar los rollos que cada uno les exponemos queriendo desahogarnos. Maestros en el arte de la comprensión y el aliento. ¡Cuántas veces sus palabras han enriquecido nuestro conocimiento de lo que con ellos hemos tratado!
Como persona con años -pero activa, pues trata de ayudar e informar, y ahora no conducir- ya son muchos taxistas a los que me unen vivencias comunes. Algunos me conocen por mi vida de participación social.
No conozco un taxista que no sea digno de admiración.
Lo que no sé es el grado de unión que hay entre ellos. De haberla serán el ejemplo y paradigma, no sólo del trabajo y servicio, sino de la honesta participación.
Que sean estas palabras la expresión más elocuente y agradecida a ustedes, señoras y señores taxistas –sabios de la experiencia social – por darnos un servicio y también por compartir vivencias y experiencias.
La sociabilidad es lo que reparte el taxista: la experiencia y las vivencias que nos enriquecen y que nos hacen sentirnos más humanos.
Mi reconocimiento y felicitaciones a esas buenas y a esos buenos y honestos taxistas: ¡tantas horas de trabajo y atención a los clientes, compartiendo vivencias y experiencias que nos enriquecen, y que les enriquecen!
Los taxistas son trabajadores y empresarios independientes y servidores de los demás.
Por Luis C. García-Correa y Gómez.

domingo, 11 de octubre de 2015

PENSAMIENTO Y DESEO.



PENSAMIENTO Y DESEO.


“Los amigos, la familia y la honesta comunidad,
hacen la felicidad y cooperan a la libertad”

viernes, 9 de octubre de 2015

“LA PARTICIPACIÓN”.




“LA PARTICIPACIÓN”.

La participación es la obligación que tenemos de cooperar al bien personal, social y mundial. Cooperar para ayudar.
No existe nada humano, bueno o malo, que no exija la participación.
Participar es ayudar a solucionar los problemas de los demás.
Para participar haciendo el bien tenemos que ser educados y honestos.
La participación es buena si parte de la obligación que todos tenemos de ayudar.
“La honesta participación es la solución”


“LA PARTICIPACIÓN”.

La participación es la obligación que todos tenemos de cooperar al bien personal, social y mundial para ayudar.
No existe nada humano que no exija la participación.
Hemos nacido para ayudar, y la manera de ayudar es participar honestamente.
Participar es no eludir los problemas, los personales y los de los demás.
Participar es ayudar a solucionar los problemas de los demás.
La globalización nos permite ayudar a toda persona que lo necesite, esté donde esté. Para ayudar, ya no hay fronteras ni distancias.
Para participar haciendo el bien tenemos que ser educados y honestos.
También los maleducados participan. Participar es una condición "sine qua non" del ser humano, porque sin participación no existe nada.
Todo lo hacemos participando, tanto el bien como el mal, sea por activa (acciones) o pasiva (omisiones).
La participación es buena si tiene como fundamento y fin la obligación que todos tenemos de ayudar.
“La honesta participación es la solución”




miércoles, 7 de octubre de 2015

MÁXIMAS DEL AMOR.



MÁXIMAS DEL AMOR.


Amar en libertad es eterna la felicidad.
Amar con pasión llena el corazón.
Amar sin desprendimiento es engañarse y engañar con todo conocimiento.

lunes, 5 de octubre de 2015

“AMAR LA LIBERTAD”


“AMAR LA LIBERTAD”

La libertad es el don de la responsabilidad.
Amar la libertad es vivir camino de la santidad.
Ser santo no es privativo del creyente: es ser honesto en la libertad.



“AMAR LA LIBERTAD”

La libertad es el don de la responsabilidad.
Amar la libertad es vivir camino de la santidad.
La santidad es la vivencia constante de la honesta libertad.
Amar la libertad es vivir con honestidad.
Dichoso quien ama y vive la libertad. Está en camino de la santidad.
Ser santo no es privativo del creyente: es ser honesto en la libertad.
Todos hemos nacido para ser libres, pero la libertad no se alcanza sin la honestidad.
Amar la libertad debe ser la meta de todo bien nacido, por ser educado.
Si hemos nacido para la libertad, del mismo modo hemos nacido para la felicidad.
Anatema a quien con autoridad destruye la libertad.
Mis bendiciones y felicitaciones a quienes viven en libertad: a los que la tienen y la viven porque aman la libertad.
Amar la libertad es caminar hacia la santidad.




domingo, 4 de octubre de 2015

“¿CÓMO IMAGINAR EL AIRE?




“¿CÓMO IMAGINAR EL AIRE?    



El señor Tavío, policía local de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria  que hace honor al cuerpo y a su responsabilidad, y tiene autoridad – me hizo esta observación: ¿Cómo imaginar el aire con los ojos cerrados?
Lo he intentado y no lo he conseguido. Si lo he sentido, que eso es mi realidad.
¿Qué es la realidad? La que vivo en este momento. Esa es mi realidad.
La imaginación – la mía si no la controla desvaría – no me dice mi realidad. Tengo que vivirla y así reconocerla.
Necesito vivir mi realidad.
¿Cómo conseguirla? Con humildad. La vanidad obscurece la realidad.
Gracias Sr. Tavío. Le ruego me permita agradecerle ver y comprobar cuál es mi realidad.
Ya no me imagino mi realidad, solo quiero y necesito vivir mi realidad, para con ella tratar de ayudar, que es mi felicidad.
Gracias Sr. Tavío. He aprendido más gracias a su sabia información y observación.
Ya no vivo la imaginación sino mi realidad. No quiero imaginarme mi realidad, solo vivirla, reconocerla y olvidar la imaginación que desvanece mi realidad.
Gracias Sr. Tavío, me ha hecho pensar y meditar sobre ¿cuál es mi realidad?






viernes, 2 de octubre de 2015

“NO QUIERO OLVIDAR”




“NO QUIERO OLVIDAR”

No quiero olvidar los cimientos y los valores que me crearon mis padres, mi familia y la humanidad.
La globalización me ha unido a personas, hoy amigos, con quienes compartimos experiencias tratando de ayudarnos.
Mi iré de este mundo - que puede y debe ser maravilloso - amando apasionadamente al ser humano.
No quiero olvidar el amor recibido, que recibo, y el que quiero dar.
No quiero olvidar que amar es la felicidad, y el compartirla es ayudar.

“NO QUIERO OLVIDAR”

No quiero olvidar los cimientos y los valores que me crearon mis padres, mi familia, la comunidad y hoy la humanidad.
Cimientos en los que he ido construyendo mi vida con la honesta participación tratando de ayudar, y así he obtenido plena felicidad y plena libertad.
Esta es mi gran experiencia que quiero transmitir, y que es el resultado de mi larga vida, intensa y llena de momentos que jamás podré olvidar.
Gracias les doy a mi pueblo y al mundo entero.
La globalización me ha unido a personas, hoy amigos, con quienes compartimos experiencias tratando de ayudarnos.
Mi iré de este mundo - que puede y debe ser maravilloso - amando apasionadamente al ser humano.
He tratado, y trato, de proteger nuestro hábitat natural. Y todo con el fin de ayudar.
No quiero olvidar el amor recibido, que recibo, y el que quiero dar.
Esta es mi gran experiencia: amar apasionadamente al ser humano, y al hábitat natural, ambas las necesitamos para la vida natural y de felicidad.
“No quiero olvidar que amar es la felicidad, y el compartirla es ayudar”.