miércoles, 31 de mayo de 2017

“REPETIR PARA INSISTIR”.




“REPETIR PARA INSISTIR” 



Siempre repito lo mismo. Veo necesario insistir, porque no conozco otra forma de explicar y tratar de convencer de una necesidad.
¿Cuántas veces lo habré dicho? La honesta participación es la solución. Sin educación no hay solución. La felicidad y la libertad son una necesidad. El pasotismo, la despreocupación o el egoísmo de no hacer el bien y no ayudar a los demás son males que hay que desterrar. Y así podría seguir repitiendo lo que he dicho y digo continuamente.
No sé si repito para insistir porque mis herramientas lingüísticas y mis medios de comunicación son limitados.
Por favor ¿alguien sabe como repetir sin insistir? ¿Cómo insistir sin repetir? Y, en especial ¿cómo convencer?
No consigo ser original, y no cansar. Aunque deseo y me ilusiona ser un dechado de virtudes y de capacidad de convencimiento para conseguir el bien en el ayudar.
Repito e insisto, nuevamente, que sin ayudar no hay felicidad y menos libertad.
¿Hasta cuándo seguiré repitiendo para insistir? No lo sé, solo sé que no tengo otro medio. Como me seguiré repitiendo, espero el perdón de ustedes.
Pido mil perdones. No quiero molestar y menos cansar, pero no sé cómo hacerlo sin repetir para insistir.
Apelo a la bondad natural del ser humano, a quien quiero con pasión e ilusión y trato de ayudar para que tengamos lo que debemos tener: la plena felicidad en la plena libertad.
Hemos nacido para ser felices, y todos debemos de contribuir porque la felicidad es compartir.
Y para ello no tengo otro remedio que repetir para insistir.
Les ruego me perdonen, porque no sé ni tengo otra razón que desear el bien tratando de ayudar.

Repetir para insistir es mi leitmotiv, porque no tengo otro medio para tratar de convencer y ayudar.

lunes, 29 de mayo de 2017

“¿PARA QUÉ NACÍ?



“¿PARA QUÉ NACÍ?”



¿Para qué nací? Para vivir, para compartir y para repartir. También para morir.
El proceso normal de un ser humano es igual al de los demás seres vivos de este Planeta Azul: unos y otros nacen, crecen, se desarrollan, viven y mueren.
El proceso de la vida es una maravilla, siempre que este regalo se use para mejorar y para mejorarse.
¿Para qué nací? Para ser útil.
¿Para qué nací? Para morir.
La muerte parece estar lejos, pero suele estar más cerca de lo deseado y hasta de lo creído.
La muerte es la culminación de la vida. Se muere cuando se acaba la vida.
Al acabarse la vida material, los creyentes creemos que comienza la eternidad.
¿Para qué nací? Para la eternidad.
La eternidad es la razón de haber nacido. Es el fundamento de la vida.
Nacer para morir y ahí queda todo, me parece muy poco para lo mucho que significa la vida. Es, desde luego, lo que pienso como creyente.
¿Para qué nace un no creyente? ¿Sólo para vivir y para morir?
¿Qué trascendencia tiene la muerte para una persona no creyente? Me gustaría que me lo dijese uno o varios no creyentes, pues nos ayudarían a muchos que desconocemos algo tan importante.
¿Para qué nací? Yo no tengo la menor duda: nací para vivir, hacer y compartir tratando de ayudar, y para luego morir eternamente en la contemplación de Padre Dios, que eso es el cielo.

¿Y usted, por favor, para qué nació?

viernes, 26 de mayo de 2017

“¡¡¡QUERER ES PODER”!!!”.



“¡¡¡QUERER ES PODER”!!!”  



La humanidad, nosotros, vivimos una era – más que una época, porque se extiende en el tiempo, y se complica y se agrava de manera progresiva -, que no tiene visos de terminar. Me refiero al dominio del mal.
Los seres humanos somos seres sociales, y nos necesitamos los unos a los otros, sea quien sea y tenga lo que tenga. Todos nos necesitamos.
También quienes se creen fuera del grupo social, y se consideran únicos y especiales por su dinero y poder. Todos nos necesitamos.
¿Qué es entonces lo que diferencia esta era? La deshonestidad en todas sus variadas formas y hechos, ha creado una generación, o dos – no sé cuántas –, de personas ajenas a su propia vida e historia.
En esta época la fidelidad, la honestidad y la lealtad son sumamente escasas. Solo están presentes en quienes viven de acuerdo a normas éticas, morales o religiosas (personalmente desearía que fueran la gran mayoría).
Hasta tanto no haya una mayoría honesta y participativa, no hay posibilidad de restablece la honestidad, la felicidad y la libertad.
¿Cómo resolver este gravísimo problema? Dando ejemplo, haciendo ver a los padres la necesidad imperiosa de que eduquen en valores a sus hijos,  y que lo hagan. Los creyentes rezando y haciendo sacrificios, y los no creyentes pensando y haciendo sacrificios.
Lo que ya tenemos que hacer es: empezar, y darle la mayor aceleración que nos sea posible, a mirar a nuestras conciencias, para ver qué hay dentro y preguntarnos ¿Qué estamos haciendo? ¿Qué debemos hacer? ¿A dónde vamos?  ¿Qué queremos?...
Si usted no sabe lo que tenemos que hacer, estamos en el camino certero y seguro de la autodestrucción.
Los frentes que están abiertos son: con la honestidad eliminar la corrupción; dejar de contaminar y destruir la Naturaleza para proteger a nuestro necesario hábitat natural; y fortalecer y desarrollar la solidaridad y la hermandad, la honestidad y el amor entre nosotros, para ayudar y restablecer la felicidad y la libertad.
¿Está Ud. de acuerdo? Usted me lo dirá para saber a dónde iremos a parar.
“¡¡¡Querer es poder!!!”


miércoles, 24 de mayo de 2017

“EN LA VIDA: PRIMUM NON NOCERE” (LO PRIMERO NO HACER DAÑO).



“EN LA VIDA: PRIMUM NON NOCERE” (LO PRIMERO NO HACER DAÑO).    





En la vida "primum non nacere”: lo primero es no causar daño a nadie. La expresión latina, que se atribuye a Hipócrates, me da pie para insistir que en la vida lo primero es tratar de ayudar, y no solo no hacer daño.
Hay quien se regodea y se llena de satisfacción haciendo imposible la existencia a otra u otras personas: por el mero hecho de reírse, o por hacerle daño, por envidia, por odio, por dinero… Da exactamente lo mismo: todos esos motivos son condenables, merecen reproche, y el destino se encargará de que no queden impunes.
La vida es muy breve y no merece la pena perder el tiempo haciendo daño. Además las acciones siempre tienen consecuencias: todos nuestros actos tienen un eco, una especie de efecto bumerán, porque las consecuencias regresan al lugar del  que partieron.
¡Quien piensa que puede hacer daño y cree que no va a tener ninguna repercusión vive en la inopia! Del mismo modo, quien hace el bien puede estar seguro que el bien le regresará.
No hay bien o mal que hagamos que no tenga repercusiones en muchas direcciones.
Quien reparte el bien, recibirá el bien, y con él puede volver a repartirlo. Es  lo que podríamos llamar “espiral de la felicidad”.
El amor es consecuencia de esa espiral. La intensidad del amor que tengamos y repartamos, determina la intensidad de la felicidad y la intensidad del amor que experimentemos.
“Primum non nocere". En la vida lo primero es no hacer daño. Ése es el camino correcto que nos lleva a la felicidad y al amor que hemos dado, compartido y repartido. Es la puerta de entrada a la espiral de la felicidad, cuyas consecuencias positivas aumentan progresivamente.
Benditos y alabados sean las personas buenas, honestas y participativas, que dedican su vida a ayudar repartiendo el amor y el bien como una necesidad vital y real. De ellas será la gloria terrenal. Ellas serán felices.
Imitemos a los santos, es decir, aquellos hombres y aquellas mujeres que viven siempre en la espiral de la felicidad, porque no saben vivir de otra forma que de“primun non nocere”, lo primero es no hacer daño.
“Primun auxiliare est”,  lo primero ayudar.




lunes, 22 de mayo de 2017

“EL PROGRESO SE MIDE POR LA LIGEREZA EN LOS TRÁMITES”. “LA CORRUPCIÓN SE MIDE POR LA LENTITUD EN LOS TRÁMITES”.



“EL PROGRESO SE MIDE POR LA LIGEREZA EN LOS TRÁMITES”. “LA CORRUPCIÓN SE MIDE POR LA LENTITUD EN LOS TRÁMITES”. 


Vivir en lo que llamamos democracia, considerada como la salvaguarda y vivencia de la libertad, es un cuento si los trámites que exigen las instituciones oficiales son lentos y encima con pegas. No están al total servicio de la comunidad.
Vivir en una democracia y que todo sean pegas, y vuelva usted mañana, es de una gravedad que conduce a la abstención de elegir mediante votaciones a quienes luego son unos dictadores. Las elecciones deben ser en primer lugar libres, pero aún más importante es que sean honestas: que los candidatos propongan sus programas verdaderos y se den a conocer como realmente son.
Lamentablemente ejemplos de deshonestidad, de falta de honradez....“haberlos haylos”. Los trámites para legalizar una instalación de energías renovables son espantosamente complicados y lentísimos. Los trámites de reformas en domicilios tardan muchos meses. Los trámites para poner en marcha un comercio son desesperantes...etc.
¿Cómo se puede convencer a la clase política de que todo político, y más si está en activo, no puede ser un visionario ni un dictador, ni creerse que todo se lo sabe y los demás son unos ignorantes?
Todo político, y más en activo, es un sumiso, obligado y honroso servidor, las 24 horas del día, de la comunidad, y no viceversa.
Uno de los grandes indicativos y vivencias del progreso es la brevedad en los trámites oficiales y la rapidez y agilidad en el servicio incondicional a los ciudadanos, por parte de los políticos y funcionarios en activo.
No puede ni deben existir pegas innecesarias, malintencionadas, lastradas por procedimientos complejos que dan pie a que la pereza en el trabajo o la arbitrariedad hagan estragos. El funcionario o político está para solucionar los problemas de la vecindad en la persona de cada uno de los ciudadanos, buscándole la solución y no poniendo trabas y "vuelva usted mañana".
El progreso se mide por la rapidez en los trámites. Y la corrupción se mide por las trabas y la lentitud  de los trámites.

“¡¡¡Anatema a quien con autoridad no soluciona problemas sino pone pegas y trabas!!!”

viernes, 19 de mayo de 2017

¿QUÉ SE CONSIGUE CON FACEBOOK?




¿QUÉ SE CONSIGUE CON FACEBOOK?  


Creo en la posibilidad que hoy tenemos de comunicarnos a nivel global.
“¡¡¡La globalización ha llegado y el bien no la ha aprovechado!!!”
Vivo asombrado de las posibilidades de información y comunicación que hoy existen y a las que Facebook ha contribuido de forma significativa.
Pero ¿de qué está sirviendo, en la práctica, la comunicación a nivel planetario?
Por favor ¿sabe alguien contestarme a esta pregunta?
Lo necesito y de manera urgente.
Hay miles de personas en este momento que necesitan ayuda inmediata.
Hay riqueza, dinero, posibilidades, honestidad, amor, fidelidad, lealtad y no sé cuántas cosas más que ayudarían y solucionarían los graves y vitales problemas de algunos pueblos. Lo triste es que seguimos tan tranquilos, cuando hay niños y mayores que mueren por nuestra pasividad a la hora ayudar.
Yo no consigo calmar mi conciencia: me remuerde machaconamente.
Trato de contagiar esta angustia para ver si conseguimos salvar vidas, que son irremplazables, necesarias, únicas e irrepetibles.
¡Salvar vidas! ¿Hay algo mayor que eso? ¿Hay algo mayor que hacer?
¿Usted está tranquilo? ¿Qué cree? ¿Qué debe participar o no?
Yo no consigo tranquilizar mi conciencia, y trato de ayudar y no consigo lo que persigo.
Hay dos grandes y gravísimos inconvenientes: la corrupción y la politización partidista, que es también una forma de corrupción.
¡Hay pueblos que se han corrompido! ¡Siguen corrompidos y aún no han dejado esa lacra!
Siguen en la corrupción, lo que les arrastra a situaciones límites de ruina, pobreza, hambre y miseria, y hasta muerte, porque les falta lo más necesario.
Hay quién cree que un político tiene que robar, y si no, lo critica por bobo. Esa persona corrupta jamás podrá ayudar a los demás.
¿Qué cantidad de corruptos tenemos en nuestros países?
La respuesta creo que será la contestación y la solución al problema de la vida de muchos niños y mayores.
Seguiré buscando la honesta participación porque es la solución.

¿Qué se consigue con Facebook? Mucho, si lo usamos para ayudar.

miércoles, 17 de mayo de 2017

“¡¡¡CREER EN LOS DEMÁS!!!” .



“¡¡¡CREER EN LOS DEMÁS!!!”  




“¡¡¡Creer en los demás debe ser la norma de lo normal!!!”
“¡¡¡Creer y amar a los demás debe ser la norma de lo normal!!!”
No creer y no saber creer en los demás es un grave error porque nos puede llevar a la incomprensión y hasta el antagonismo y la incomunicación.
La fe, la humildad, la honestidad y la fidelidad son fundamentos imprescindibles y necesarios para creer en los demás.
Uno de los grandes inconvenientes del momento presente es la incomprensión y la desconfianza cuando tratamos de relacionarnos.
La comunicación virtual con el móvil es más aceptada y practicada, hasta con esclavitud, que la comunicación real y directa, cara a cara, de persona a persona. ¡Qué horror!
El dominio de la técnica y sus medios y componentes nos están arrastrando a una de las mayores esclavitudes, y no nos damos cuenta de los extremos a los que estamos llegando.
No quisiera ser partícipe de este holocausto de la comunicación personal y social, y del incremento exponencial del uso del móvil y del ordenador, llegando a arrastrar a increíbles situaciones de sumisión y esclavitud inimaginables, que son las constantes comunicaciones virtuales con detrimento de las personales. Y esto ha sucedido, ha crecido y ha sometido a la gente a una enorme velocidad  en los últimos años.
¿Qué puedo hacer? Yo no tengo otro medio que este blog. Quisiera tener los medios para ayudar a hacer comprender que las relaciones personales jamás podrán ser sustituidas por el móvil o el ordenador.
¡El amor personal jamás será sustituido por el virtual!
El móvil y el ordenador son dos elementos muy importantes y prácticos y hasta necesarios -una maravilla del siglo XXI- para la información y para la rápida comunicación, pero nunca sustituirá a la comunicación personal.
¡¡¡Creer en los demás es verse y oírse personalmente!!!
¡¡¡Creer en los demás es darse un abrazo personal!!!
¡¡¡Creer en los demás es sentir el amor de verdad!!!
¡¡¡Creer en los demás es  fácil, es verse!!! ¡¡¡Es creerse!!!

lunes, 15 de mayo de 2017

“LA CORRUPCIÓN Y SUS CONSECUENCIAS”.



“LA CORRUPCIÓN  Y SUS CONSECUENCIAS”



La corrupción es el mal en grado superlativo. No es solo personal, sino que es repartido y compartido por quienes deshonran -queriendo o sin querer- a la familia y a la sociedad a la que pertenecen, y con quienes conviven hasta la muerte.
La corrupción ha invadido todo lo que ha podido, y más. No hay límite ni acción libre de corrupción, lo infecciona todo arrasando hasta llegar a producir la muerte.
Algunos seres humanos se han aprovechado de la corrupción para ganar dinero y poder, para luego morir sin poderlo corregir, sin llevarse nada a la otra vida más que sus malas obras, dejando el reguero de la deshonestidad como herencia a quienes siguen en la tierra o dicen que les quieren.
Corregir es de sabios. Quien corrige bien merece el perdón y no el castigo.
Todos tenemos las mismas posibilidades de hacer el bien o el mal, todo depende de los valores, convicciones y creencias que sostienen y desarrollan nuestra vida, le dan contenido y son las metas que perseguimos.
La corrupción y sus consecuencias son tan largas, profundas y duraderas que quien comienza con ella va dejando una huella difícil de borrar, haciendo un enorme mal a su descendencia porque heredan esa maldad.
Ser hijo de un corrupto no tiene culpa, pero ante todos se es el hijo del corrupto.
Las consecuencias de la corrupción se extienden y se profundizan en medida incalculable.
La corrupción es un pecado de lesa humanidad, porque va dejando ese rastro profundo y contagioso del dinero y del poder cuando se convierten en meta, que arrasa con todo sin respetar a nada ni nadie, y que consigue dominar la sociedad.
No basta la compasión para ayudar al corrupto, tiene que ser mucho más. Hay que castigar, hay que corregir, hay que educar.
La corrupción se impregna en el alma y en el comportamiento hasta tal punto que es como si así se hubiese nacido y crecido, y como si así se hubiese vivido hasta la espantosa muerte del corrupto convencido, que deja todo y no se lleva nada de lo que tenía, pero sí de lo que hacía.
Anatema al corrupto, a su mal y a su pecado de acumular dinero y poder que no le sirve para comer, sino para pecar y dañar en grado superlativo a la gente, sin conseguir la paz y la felicidad que buscó en el dinero y en el poder.
El corrupto y sus consecuencias llegan más allá de su propia existencia.
El arrepentido del corrupto, con la correspondiente justa reparación, es la gloria terrenal, el ejemplo a imitar y el camino que le llevará a la propia santidad.
Bendito sea el arrepentido, de él o ella nace y crece la virtud de la honestidad, que al compartirla nos llena de felicidad.
La corrupción y sus consecuencias son tan largas y duraderas que -salvo el profundo arrepentimiento con hechos de reparación- quedan grabadas por generaciones. Esas generaciones serán mal recibidas por la sociedad solo por ser herederas de su sangre y de su mal. No tendrán la culpa, pero esa desgracia social ocurre y debe hacer meditar a los corruptos, porque el castigo social es siempre duro.

La corrupción y sus consecuencias pueden arrastrar y arrasar hasta una nación, y más allá de una generación.

viernes, 12 de mayo de 2017

“A LA AMISTAD Y SIEMPRE CON LA AMISTAD”.




“A LA AMISTAD Y SIEMPRE CON LA AMISTAD”  



La amistad es de las grandes y necesarias vivencias para la felicidad.
Tener amigos es de una importancia vital para poder hacer una vida normal.
Sin amistad no hay normalidad.
La normalidad de la vida está relacionada, entre otras, con el amor y la amistad.
Al compartir la amistad fortalecemos las creencias y convicciones, mejoramos las vivencias y ampliamos el horizonte con nuevas enseñanzas.
¡Quien tiene un amigo, tiene un tesoro invalorable, que debe conservar y proteger dándole todo el cariño, toda la amistad!
“¡La amistad es compartir!”
La amistad es para compartir lo bueno y lo malo. Es el apoyo y la ayuda para tener una vida normal y natural.
¡Compartir la vida mediante la amistad enriquece el alma, llena el corazón y amplía el amor!
Protejamos con todo el amor de que somos capaces a nuestros amigos, y llenaremos la vida de hechos que fortalecen la felicidad gracias a esa amistad.
¡Repartir amistad con amor, honestidad y sinceridad, es estar en el camino de la santidad! ¡Y es ayudar al camino de la santidad de los amigos! ¡Porque la santidad es la mayor expresión y vivencia posible de la verdadera amistad! ¡Nadie va al cielo solo, va con sus amigos! ¡Espero que me lleven mis amigos, espero llevar a mis amigos!
Dichoso quien tiene un amigo,  está en el buen camino para seguir teniendo felicidad. Al compartirla y así devolverla al amigo, nos llena la vida y nos rebosan las glorias que necesitamos para seguir teniendo una plena felicidad.
Bendito sea quien tienen un amigo, con quien comparte y reparte la amistad. Si es con prodigalidad, aumenta la felicidad y la amistad. Y llega al cénit de la felicidad si ama a sus amigos con profunda honestidad.
Hemos de procurar gozar y saborear la amistad para vivir y sentirse acompañado por el amigo, a quien tanto necesitamos tener y con el que tanto necesitamos compartir para vivir la plena felicidad.
Siempre con la amistad y a la amistad correspondiendo. Fieles al amigo y a su amistad, para ser dignos de esa amistad.
“¡El amigo y la amistad, es parte de la gloria terrenal!”





miércoles, 10 de mayo de 2017

“QUÉ ES UNA MONARQUÍA PARLAMENTARIA”.




“QUÉ ES UNA MONARQUÍA PARLAMENTARIA”

Por honestidad no se puede amar, ni opinar y menos atacar a lo que no se conoce.

La monarquía parlamentaria es un sistema político que tiene un monarca como jefe de Estado.  
En la monarquía parlamentaria española, el Jefe del Estado es el Rey con el añadido del mando supremo de las Fuerzas Armadas. La mayor parte de su función es representativa del Estado, de la Nación, y como  tal, protocolaria. Otras funciones incluyen la responsabilidad de arbitrar y armonizar el funcionamiento del Estado, más allá de la resolución de conflictos entre los poderes del Estado, que suele residir en un Tribunal Constitucional. Es función del Rey actuar para ayudar a las instituciones y al pueblo, o velar para que se respeten las leyes que elabora el Parlamento y que hacen cumplir el Poder Ejecutivo, el Tribunal Constitucional, los Ejércitos y las Fuerzas de Seguridad del Estado.
Como ejemplo, y en la práctica habitual, puede ayudar y ayuda como árbitro entre los distintos partidos políticos que han sido elegidos, intentando encuentre el fin para el que fueron elegidos: representar a los ciudadanos en el Gobierno del Estado.
Pero hay algo del Rey parlamentario que es de una grandiosa actuación y representación: “al ser el gran símbolo de la unidad nacional”. 
La monarquía hereditaria es el sistema más común de escoger a un monarca, además de tener el gran valor de la historia, porque la monarquía no se puede improvisar ni crear por acuerdos y votaciones, se tiene o no se tiene. Este valor histórico es uno de los grandes valores a proteger, valorar y amar, al tener la monarquía necesariamente una historia singular e irrepetible, que en el caso de la española es varias veces centenaria.
Ya no existe, y menos en España, la monarquía del antiguo régimen, que era una monarquía en la que el poder supremo ejecutivo del Estado estaba en el Rey. Así eran los reyes absolutistas, en donde se añadía que la legitimidad provenía de un derecho divino y la soberanía se ejercía como un derecho propio.
Ya esta teoría es historia, porque el progreso de las libertades y de la cultura de los pueblos ha ido fortaleciendo la autoridad del pueblo en su responsabilidad, solidaridad y honesta participación.
Siempre digo y repito: “¡la honesta participación es la solución!”, y lo es para una segura, feliz y próspera convivencia.
La honestidad es el cimiento del orden, de la felicidad y de la libertad, y en donde se cimentan las monarquías parlamentarias.
El Rey parlamentario es el Representante de la Nación como Jefe del Estado, pero sin atribuciones gubernativas, que en España, las tienen el Gobierno y Administración del Estado, la Justicia, las Cortes y el Senado.
Tener una monarquía, y encima parlamentaria en estos días, es un honor y un valor, que se tiene o no se tiene. No hay forma de crear hoy una monarquía, su cimiento solo puede ser la tradición y la historia.
Benditos y afortunados los pueblos que tienen monarquía, que la conservan y protegen como valor de su historia, y porque la monarquía es la historia viva del pueblo en la persona del Rey o de la Reina, de su ascendencia y de su descendencia.





lunes, 8 de mayo de 2017

“DEBEMOS DEMOSTRAR AL MUNDO QUE NOS UNEN EL AMOR Y LA HONESTIDAD PARA AYUDAR”.



“DEBEMOS DEMOSTRAR AL MUNDO QUE NOS UNEN EL AMOR Y LA HONESTIDAD PARA AYUDAR”.  


Tenemos que demostrar la mundo que nos unen el amor y la honestidad, para así tener la libertad y la autoridad - con verdad y realidad - para conseguir y aspirar a que tengamos todos la plena felicidad y la plena libertad, y con ellas ayudemos a que la tengan los demás.
Tenemos todos los medios necesarios para demostrar al mundo que somos personas honestas, humildes, que tratamos de ayudar y que estamos en contra de la corrupción, para ello les propongo que organicemos una página, un muro, en el que todos aportemos nuestras ideas para luchar por un mundo mejor.
Propongo titularlo “AYUDAR”.
¿Están de acuerdo?
Si lo están, debería haber una persona conocedora de la forma y manera de hacer ese muro y que lo haga.
¿Qué les parece?
Ahí tendremos la oportunidad de exponer nuestro criterio y buscar la forma de ayudar, que es lo que necesita el mundo actual.
Hay países que necesitan una  ayuda urgente, a ellos trataremos de ayudarles primero.
Ya buscaremos la forma y la manera de ayudar.
¿Qué les parece?
Debemos demostrar al mundo que nos unen el amor y la honestidad para ayudar, y que somos seres humanos normales que queremos a los demás.
Con todo el cariño y admiración que les tengo, espero las opiniones para saber si lo hacemos o no.
Un fortísimo abrazo.





“HAY QUIEN SOLO TIENE DINERO”.




“HAY QUIEN SOLO TIENE DINERO”

  
Hay quien solo tiene dinero porque es lo que busca y lo encuentra porque siempre hay dinero (el uso, el destino y el cómo obtenerlo es lo importante), y cuando no lo encuentra hace todo lo que puede, y no debe, para tenerlo.
Una de las manifestaciones más evidentes, escandalosas y gravísimas son las corrupciones para tener dinero.
La corrupción sigue siendo el mal que corroe y arruina a toda una nación, por muy rica que sea.
No hay riqueza que se resista a la corrupción: lo destruye todo, tanto de cuerpo como del alma.
“¡La corrupción no tiene fronteras, y si las tuviera las compraban para usarlas a su conveniencia!”
Hay quien solo tiene dinero y sigue buscando más hasta la saciedad, porque el dinero y el deseo de tenerlo no tiene límite ni fin. Todo lo contrario, es una búsqueda incansable e insaciable, hasta llegar a matar y morir dejando un legado de horror y terror, y no de felicidad y libertad.
¿Cómo convencer de su garrafal y espantoso error de buscar dinero y nada más?
La vida es algo maravillosa porque se puede llenar de alegría, de felicidad y de amor, que no se compra ni se vende por dinero, se tiene o no se tiene, pero nunca se adquiere con dinero.
“¡¡¡Benditos los que tienen dinero y les sirve de consuelo y remedio de los males propios y ajenos!!!”
Compartir y repartir dinero a quien lo necesita, es de una grandeza y de un amor que rebosa e inunda todo creando una santa admiración y fervor.
Benditos los que tienen dinero y lo usan para paliar problemas ayudando a quien lo necesita, de ellos es la gloria terrenal y luego la feliz eternidad, se sea creyente o no.
Hay quien solo tiene dinero y vive amargado, lógicamente.
El dinero no suple ni sustituye a la felicidad, todo lo contrario es un inconveniente cuando el dinero es un fin y no un medio.
El dinero es una suerte cuando al tenerlo sirve para ayudar y paliar problemas.
“¡Quien ayuda con dinero, recibe felicidad y se le aumenta el dinero!”
Hace mucho tiempo aprendí, por experiencia, que entre más doy más me sobra.
¿Cómo hacer ver que el dinero es un medio y no un fin, a quien lo tiene y no lo suelta porque solo con pensarlo sudan sudores de muerte?
Feliz y libre es quien tiene dinero y lo comparte ayudando a solucionar problemas de quienes lo tienen por falta de dinero.
Hay quien solo tiene dinero y vive como si no se fuese a morir, y cree que se lo va a llevar. Craso error, y a donde llegará a parar.

El dinero es un medio y no ha sido ni será un fin. Compadezco a quien se equivoca y lo que considera un fin.