martes, 30 de septiembre de 2014

“LA TRISTEZA DE LA ESCLAVITUD”



“LA TRISTEZA DE LA ESCLAVITUD”


Por desgracia, la esclavitud no ha desaparecido.
Hay muchas maneras de ser esclavo y de esclavizar. Todas producen los mismos efectos: tristeza, sumisión incondicional y falta de la sagrada libertad.
Por supuesto, hay tristeza si se tiene conciencia de la realidad.
Se puede ser esclavo y aceptarlo, e incluso renunciar a averiguar las razones de la situación.
La mayor de las esclavitudes es el pecado. Viene después la esclavitud del poder perverso, que es un pecado social.
No nos cansaremos de repetir que para romper las cadenas de la esclavitud hay que ser consciente de la realidad.
El poder perverso es aquel que su meta es tener dinero y poder a costa de lo que sea.
Para el perverso el fin justifica los medios.
La libertad es uno de los mayores dones que hemos recibido.
Sin libertad no hay responsabilidad ni felicidad.
Lo primero que conculca y quita el poder perverso es la libertad.
¿Usted se siente libre? ¿Por qué?
No sigo tratando el tema, porque todos deberíamos conocer nuestra realidad personal, la que realmente vivimos.
¿Usted se siente libre? ¿Por qué? ¡Ayúdennos!

domingo, 28 de septiembre de 2014

viernes, 26 de septiembre de 2014

“LA GUERRA Y LAS GUERRAS”


“LA GUERRA Y LAS GUERRAS”


¿Quién tiene autoridad para matar?
Las guerras se acabarían cuando la vida del enemigo dependa de la mía y la mía de la del enemigo.
No habrá guerras si mi vida responde de la vida de mi enemigo y viceversa.
La guerra estalla cuando se llega a un punto sin retorno: o mi vida, o la de mi enemigo. Una situación aberrante y antinatural. Más aún cuando los que mueren, mueren por orden de los que nunca mueren.
Los poderes perversos crean, organizan, dirigen, desarrollan y cancelan las guerras, con el único objetivo de alcanzar poder y dinero.
El soldado es carne de cañón, en sentido real. Los que dirigen no arriesgan sus vidas porque, dicen, tienen que dirigir ¿Dirigir qué? ¿La muerte?
La autoridad y el poder vienen del pueblo honesto y participativo, nunca de la fuerza de las armas o del número de soldados.
La autoridad se recibe, se tiene, se reparte y comparte cuando procede del pueblo y sirve al pueblo honestamente. 
No hay autoridad ni poder sin la honesta participación: la participación del que la delega y la participación del que la recibe. 
Las guerras se acabarán cuando todo esté, honestamente, al servicio del ser humano.
Las guerras comienzan cuando el ciudadano es servidor y esclavo del que manda sin autoridad, esto es: el poder perverso, sea económico, civil, político, o sea religioso
No existen guerras santas. La misma expresión guerra santa implica una contradicción.
Las mal llamadas guerras santas son guerras sangrientas, sanguinarias, de odio encarnecido, y de total vileza en el trato y consideración. Son el mal por el mal, pero nada de santas.
La auténtica y necesaria guerra santa es la que tengo que guerrear a diario con mis debilidades, y así caminar hacia la santidad. Esa es la verdadera y única guerra santa: la búsqueda constante y permanente de mi santidad.
“La guerra es la maldad reconcentrada, con el fin de tener poder y dinero, dirigida por y para el poder perverso, y siendo por mi consentida”.
¿Usted qué opina?

MÁXIMA DE MI VIVENCIA Y CREENCIA.


MÁXIMA DE MI VIVENCIA Y CREENCIA.



“Quien te deja en la estacada, es un mal vecino y un mal amigo”.

miércoles, 24 de septiembre de 2014

“MI AGRADECIMIENTO A TODAS LAS PERSONAS QUE ASISTIERON A LA PRESENTACIÓN NUESTRO LIBRO"


“MI AGRADECIMIENTO A TODAS LAS PERSONAS QUE ASISTIERON A LA PRESENTACIÓN NUESTRO  LIBRO"


Una de las grandes demostraciones de la amistad, es acompañar.
Ayer, martes 23 de septiembre de 2014, a las 19 horas, asistimos a la demostración de cariño, bondad y magnanimidad de los amigos, en la presentación de nuestro libro “Población de AGÜIMES en los cien primeros años del señorío (1481-1580)”.
Fue un acto entrañable, esperanzador y feliz.
Hubo una gran asistencia y resistencia, porque, por apasionamiento, duró cerca de hora y media.
Que sean estas palabras la manifestación del profundo agradecimiento por la invalorable presencia de todos ustedes, en unos momentos importantes.
Las intervenciones fueron geniales.
La honestidad y la participación brillaron e iluminaron como el sol.
Gracias y que Padre Dios les bendiga, a sus familias, amigos, vecinos y al mundo entero.


martes, 23 de septiembre de 2014

PRESENTACIÓN DEL LIBRO SOBRE AGÜIMES.

 
 
PRESENTACIÓN DEL LIBRO SOBRE AGÜIMES.
 
 
Hoy, Rafael M. Rodríguez de Castro y un servidor, Luis C. García-Correa y Gómez, tenemos el honor, alegría y responsabilidad de presentar nuestro libro: Población de AGÜIMES en los cien primeros años del señorío. (1481-1580).
Queremos manifestárselo a todos ustedes, nuestros querido amigos, porque la felicidad y el cariño consiste en compartir. Lo que seguimos haciendo, dándoles las más efusivas gracias.
El acto, al que están todos invitados, lo celebraremos en el Círculo Mercantil, en la Calle San Bernardo de nuestra ciudad de Las Palmas de Gran Canaria a las 7 pm.
Gracias, seguimos necesitando de la amistad y cariño de todos ustedes.
Un fuerte abrazo.

“SER CONSCIENTE DE MI REALIDAD”


“SER CONSCIENTE DE MI REALIDAD”



¡Si yo fuera consciente de mi realidad, mi calidad de vida mejoraría!
¿Cuántos hechos no pasarían, o no tendrían consecuencias negativas, si mi comportamiento se adecuara a mis circunstancias? Si soy consciente de lo que me rodea, del lugar en el que me encuentro, actuaré en consecuencia.
En este momento escribo sentado en un sillón, y me encuentro muy cómodo. Si estuviese sentado en el borde de un precipicio y me cayese, no sería una casualidad.
Lo que nos sucede tiene su origen en nuestras acciones, o en nuestras omisiones. La casualidad tiene, ciertamente, un margen. Pero es estrecho.
Mi poder aumenta en la medida en que conozco mis circunstancias.
Si conduzco temerariamente y tengo un accidente, no puedo sorprenderme ni extrañarme. Si conduzco con precaución y tengo un accidente, la causa será ajena a mi voluntad: un despiste, o  la temeridad de un tercero. Esto es lo normal. ¿O estoy equivocado? Si lo estoy, rectifico.
La educación en valores suele ser el gran cimiento de unas circunstancias normales. Es, además, la razón del comportamiento generoso y educado.
Ser consciente de la realidad es una obligación intransferible. Es una condición necesaria para actuar con libertad y responsabilidad: no echar la culpa a la casualidad, a la mala suerte, a las simpatías o antipatías de los demás.

“Ser consciente de mi realidad, es ser honesto, educado y amante de la verdad”.

lunes, 22 de septiembre de 2014

MÁXIMA DE MI VIVENCIA Y CREENCIA


MÁXIMA DE MI VIVENCIA Y CREENCIA





La vejez no altera los sentimientos,  pero trata de no darlos equivocados.

domingo, 21 de septiembre de 2014

viernes, 19 de septiembre de 2014

MÁXIMA DE MI VIVENCIA Y CREENCIA



MÁXIMA DE MI VIVENCIA Y CREENCIA 




El verdadero amor no tiene fronteras, ni tiempo ni dolor.

MÁXIMA DE MI VIVENCIA Y CREENCIA


MÁXIMA DE MI VIVENCIA Y CREENCIA




“¡Creerse importante, creerse superior! Es vivir en el error, camino de lo peor”.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

“PERSEVERAR”

Ruego me perdonen el error de no haber publicado ayer.   

  “PERSEVERAR”


Perseverar en todo momento es ser honesto, humilde y participar.
Actuar por momentos no es perseverar. Perseverar es actuar en todo momento.
Quien persevera consigue lo que persigue.
Perseverar es amar apasionadamente, sin pedir nada a cambio, aunque se  recibe amor por perseverar.
La dicha de la vida está en la perseverancia en el bien.
Quien reparte bien por su perseverancia, es merecedor de recibir bien por su constancia.
¡Gracias, Padre Dios, por las bendiciones constantes que recibo, por  tratar de perseverar en tu amor!
Vivir en la esperanza de la amistad, de la honesta participación  humana y del amor, es caminar seguro por el sendero luminoso de la  perseverancia en el bien.
Perseverar en el bien es caminar seguro en repartir y tener el bien,  ver el bien repartido, y como consecuencia tener la felicidad que da  el perseverar en el bien.
Perseverar en el bien es una necesidad, una virtud y la gracia de dar  y recibir amor sin parar.
Gracias, muchas gracias a todos los que perseveran en mi blog, me  ayudan de manera considerable, me dan fuerza y me iluminan con la luz  que reparten.
Gracias por perseverar.
¡Qué Padre Dios les bendiga por perseverar, como lo hago yo, además de rogar!

domingo, 14 de septiembre de 2014

MÁXIMA DE MI VIVENCIA Y CREENCIA


MÁXIMA DE MI VIVENCIA Y CREENCIA





“No endurezcamos la mente y el corazón, porque de ellas nacen la alegría, el amor y se vive la libertad con razón”

“ORACIÓN Y CLEMENCIA A PADRE DIOS, Y NO UN RÉQUIEM A NUESTRO HÁBITAT NATURAL”


“ORACIÓN Y CLEMENCIA A PADRE DIOS, Y NO UN RÉQUIEM A NUESTRO HÁBITAT NATURAL”


¡Padre Dios! ¿Qué estoy haciendo, por activa y por pasiva? Estoy destruyendo nuestro hábitat natural con mi falta de honesto comportamiento, y estar abusando de mi libertad.
Te pido perdón y me comprometo a rectificar mi comportamiento, haciéndolo honesto para el bien de los demás y el mío propio, tratando de vivir la plena libertad.
No contaminare la atmósfera, no acidificaré más el mar, plantaré y crearé bosques, no haré caso ni acataré las órdenes del poder perverso, ni nada que vaya en contra del hábitat natural, y dejaré de hacer todo aquello que perjudique a los demás, aunque traten  de convencerme de lo contrario. 
¡Padre Dios! Te pido perdón, y a la humanidad entera, y les ruego me hagan un buen, honesto y participativo hábitatista.

viernes, 12 de septiembre de 2014

MÁXIMA DE MI VIVENCIA Y CREENCIA


MÁXIMA DE MI VIVENCIA Y CREENCIA





“La deshonestidad es el mal que está acorralando a la humanidad”

martes, 9 de septiembre de 2014

“HÁBITATISTA = ECOLOGISTA”.


“HÁBITATISTA = ECOLOGISTA”


Estoy muy ilusionado en introducir la palabra “hábitatista”, que he inventado. (Recuerdo explicaciones dadas en este blog los días 19-06-2014, 15-07-2014, 29-07-2014 y 19-08-2014)
Para enfatizar, concienciar y cuidar de nuestro necesario hábitat natural intento usar la palabra hábitatista por ser más sonora, más onomatopéyica.
Desearía - y así se lo ruego - que me ayuden a introducir esta palabra “hábitatista” si ustedes lo creen pertinente.
Trato de usar la palabra “hábitatista” igual que “ecologista”.
Creo ciegamente en la honesta participación social, y para todo.
Necesitamos, urgentemente, la honesta participación de la mayoría para  tener el mundo para el que hemos nacido.
El mundo sería el paraíso si hubiera esa mayoría hábitatista, honesta y participativa que introdujera, impusiese la honestidad.
Esa participación social honesta es imprescindible para la felicidad y  libertad. Y para ser y tener ese necesario y feliz paraíso.
Quisiera que fuésemos y necesitásemos ser hábitatistas.
Quiero ser y necesito ser hábitatista.
¿Lo cree usted también?
Si está de acuerdo, por favor, ayúdenme a introducir esta palabra hábitatista como lo es ecologista.
Gracias y un fortísimo abrazo, de un hábitatista a todos los hábitatistas.


domingo, 7 de septiembre de 2014

martes, 2 de septiembre de 2014

“¿CUÁNTAS OPINIONES EXISTEN?"


“¿CUÁNTAS OPINIONES EXISTEN?"


¿Cuántas opiniones existen?
¿Alguien lo sabe? Creo que se acercan al infinito.
Hay quien opina razonablemente, sin  imposición.
Hay quien se considera dogmático, que nunca se equivoca.
Hay quien se contradice en su opinión.
Y así podríamos narrar muchos “hay quien…”. Y no terminaríamos.
Pero si hay una opinión que considero digna de alabanza y promoción: ¿Qué opina de una persona participativa, honesta y que se preocupa por el bien de los demás sin pedir nada a cambio?
Les puedo garantizar que si el número de personas que opinan y actúan de esa manera son mayoría, - y si es posible aplastante -, entonces desaparecerán todos los problemas creados y muchos de los inesperados.
La solución de un problema no se resuelve con opiniones, - la pueden aclarar -, sino que se encuentra cuando se la busca con buena voluntad y honestidad.
O lo que es lo mismo: “la honesta participación es la solución”
¿Si es tan clara la solución, por qué no se pone en práctica?
Increíble, pero cierto: la petulancia, el egoísmo, la mala educación, la deshonestidad, el pasotismo, el individualismo suelen ser razones que anulan la solución, que la imposibilitan.
Resumiría y concretaría que la solución con la que se pueden arreglar los problemas es esta: “que exista esa mayoría honestas participativa que influya en el comportamiento general de la sociedad; entonces la solución es segura”. Así de claro y sencillo.
“No hay problema que se resista a la honesta unión y participación”.
¿Opina usted lo mismo? Quizá no. O puede  que sí.
¿Cuántas opiniones hay acerca de mi definición?