martes, 26 de junio de 2012

"LAS ASOCIACIONES Y SUS DIRIGENES"


                    

         Este tema se lo dedico a don Esteban Gabriel Santana Cabrera en solidaridad y como agradecimiento a su ingente labor informativa con su blog.  Nos tiene al día en el Distrito, dedicándole horas, trabajo, esfuerzos e ilusiones y sin pedir nada a cambio.
         Reitero el agradecimiento y reconocimiento a la ingente labor por el bien de los demás.
Le ruego su necesaria continuidad, y que Padre Dios y la Virgen del Pino le bendiga como a toda su querida familia


 
                    “LAS ASOCIACIONES Y SUS DIRIGENTES

         Toda Asociación tiene dos elementos: personas y metas. Si alguno no funciona, o funciona mal, la Asociación se convierte en una entelequia.
         Las causas que con más frecuencia conducen a la inoperancia o a la desnaturalización de las Asociaciones son tres: la falta de participación de los asociados, la politización partidista o la instrumentalización utilitarista.
         Algo tan grande como la unión de vecinos, puede llegar a no tener valor, o incluso a ser nauseabundo.
         Aferrarse a los cargos de representación pone de manifiesto falta de valores, mala educación y miedo a la participación.
         Trabajar por los demás sin pedir nada a cambio es uno de los mayores honores, privilegios y alegrías que puede tener el ser humano. Dichoso el que lo practica. Y la Asociación en que esto se practica puede considerarse muy afortunada.
         Anatema a quien prostituya una unión, aprovechándose del cargo en beneficio propio o en beneficio de una política partidista.
         Protegerse o ampararse en la unión para medrar, daña el honor de quien lo practica. Y pone en peligro el entorno asociativo.
         Todos ejercemos influencia en nuestro medio. Puede ser buena o mala, depende de la ética que actuamos.
         No basta con querer hacer las cosas bien. Las acciones tienen que ser buenas.
         Podría relatar muchos hechos que invalidan cualquier unión asociativa, en especial la de vecinos. Uno de ellos son las malas prácticas del dirigente deshonesto.
         Los hombres podemos ser causa de alegría o de tristeza, luz u oscuridad, fuente de paz o de inquietud, fermento que esponja o peso muerto que retrasa y daña el camino de otros.
         Unirse para el bien de la comunidad - que es su bien y es el mío-, es grandioso: vale la pena proteger y resaltar este valor. Lo contrario debe desaparecer: causa daños, algunos irreparables.
         La única compensación que recibe quien se une para trabajar por los demás, sin pedir nada a cambio, es la felicidad plena (y luego el cielo).
         Bendito sea el que cumple con su deber de manera honesta. Su magnánimo trabajo y su laudable comportamiento merecen el reconocimiento de la comunidad.
         La más enérgica condena a quien use mal de la unión de los vecinos.
         Ojalá el mal conscientemente hecho sea rechazado.    
         Seamos, o, por lo menos, intentemos ser, aquello para lo que hemos nacidos: santos y felices.       
         La honesta participación es la solución. De usted, de mi, de todos dependen, y del vecino también.

lunes, 18 de junio de 2012

“PROYECTO APOYO FAMILIAR DE CÁRITAS DIOCESANA DE CANARIAS”



“PROYECTO APOYO FAMILIAR DE CÁRITAS DIOCESANA DE CANARIAS”

¿Qué es Cáritas?
Una organización humanitaria de la Iglesia Católica que agrupa a organizaciones nacionales de asistencia, desarrollo y servicio social.
Fue fundada en 1867 en la ciudad de Friburgo, Alemania.
Cáritas se dedica a combatir la pobreza (de la soledad), la exclusión, la intolerancia y la discriminación.
Su labor es internacional e inconmensurable.
La financiación procede, entre otros,de donaciones, en dinero o especie.
Se fundamenta en los voluntarios, que somos los que trabajamos para ella, y de esto es lo que queremos tratar hoy.
CÁRITAS DIOCESANA DE CANARIAS, nuestra Cáritas local, ayuda a paliar las necesidades vitales de las personas. Su lema es: “Trabajamos por la Justicia”.
La labor es tanta y tan grande que necesitamos más voluntarios.
Los que quieran colaborar, pueden dirigirse a Cáritas o acudir a la Parroquia más cercana.
No existe registro vía internet.
Cáritas está constantemente formando a sus voluntarios. Para ayudar hay que ser efectivos, y tener una conciencia clara y concisa de los deberes que, como católicos o humanos, tenemos con los demás.
La formación comprende conocimientos prácticos y teóricos, pero también incide en la vida espiritual.
Nosotros pertenecemos al "Proyecto de Apoyo Familiar": un servicio de acompañamiento y respiro familiar realizado por personas voluntarias.
¿A quienes va dirigido?
A las personas mayores de 65 años en situación de soledad absoluta. A personas mayores de 18 años en situación de dependencia. Y como cuidadores principales de personas mayores y/o dependientes.
¿Dónde y quienes lo realizan?
Se hace en el hogar familiar necesitado durante 1 o 2 horas semanales. Y lo realizamos los voluntarios.
Y ¿por qué todo esto?
Porque somos Iglesia.
Y como Iglesia practicante estamos en la búsqueda y ejecución de la solución de los problemas humanos.
Ante tan maravillosa y necesaria actividad, le rogamos que se unan a nosotros.
La solución de los problemas de los demás ensancha nuestra espiritualidad.
Nos sentiremos realizados porque seremos útiles: a la sociedad y, sobre todo, a los más necesitados.
         No se pide que demos más de lo que podemos. Lo que se pide es que demos lo que podamos. Pero que lo demos.
         Y terminamos rogando a Padre Dios y a la Virgen del Pino les y nos bendiga.
        Esperamos haberles creado la inquietud y el deseo, sanos los dos, de participar.
         Muchas gracias.





miércoles, 13 de junio de 2012

"LOS PARADOS Y LOS JUBILADOS"


                               “LOS PARADOS Y LOS JUBILADOS”
        
Como preámbulo, rogarle a los que tienen trabajo solidaridad. Buscar los medios y las formas de compartir, ya sea reducción de horas y sueldo o cualquier otra forma de cooperación para contribuir a paliar el gravísimo problema del paro.
Dicho esto, añado: Los colectivos que pueden cambiar el signo negativo de la crisis económica son los parados que pueden y están cobrando y los jubilados.
Los jubilados y los parados que pueden y cobran tienen un potencial de riqueza incalculable. Sus conocimientos y su tiempo son las materias primas capaces de cambiar, radicalmente, el panorama económico, social y político del país.
El poder de esa unión con el trabajo sería inconmensurable. Y el bien inimaginable.
De realizarse esta posible idea, que estamos exponiendo, tendríamos que dar gracias a la crisis, porque nos convertiríamos en el paradigma de la bondad y del bien.
El regocijo personal sería de tal calibre, que flotaríamos sobre el mal.
Sólo se necesitaría una hora semanal, como mínimo, y buena voluntad. Habrá, seguro, quien le dedique horas. Bendito sea.
¿Cuántos millones de horas diarias trabajarían por los demás y sin pedir nada a cambio? ¿Habría mayor ejemplo de solidaridad y amor al prójimo? Y unos resultados económicos aplastantes.
Trabajar por el bien de los demás y sin pedir nada a cambio, es de un poder regenerador tan grande, que no creo exista problema económico que se le resista.
No sólo resolveríamos, con creces, nuestros problemas económicos, seríamos un ejemplo de la grandeza del ser humano, y de un país.
      Conseguiríamos la plena felicidad.
Sería el bien que anula el mal con la buena voluntad. Algo que se tiene y no se compra, pero de un valor incalculable.
La riqueza que generaría sería tan grande que habría que repartirla entre todos, parados, jubilados, etc. Daría para todos, y con creces.
Para ello apliquemos el principio agustiniano: «En los asuntos necesarios unidad, en los opinable libertad, en todos caridad».
Estoy, -como siempre-, a la entera disposición para reunirme y aportar mi trabajo con aquellas personas que quieran cooperar al camino de la felicidad. Pocos, no necesitamos muchos, para comenzar.
La participación en instituciones, ONG o los grupos que sean y que propongo, en los que usted, parado o jubilado, puede, y creo que debe, colaborar es la solución.

lunes, 11 de junio de 2012

“EL DAÑO DE JUZGAR SIN SABER”

                                            “EL DAÑO DE JUZGAR SIN SABER”

   Defender las ideas, máxime si son religiosas, me parece lógico y necesario. Pero considero incorrecto el ataque hecho con argumentos falsos o imaginarios.
   “La verdad os hará libre”. De quien sea, pero la verdad.
   No respetar las ideas de los demás es arrogancia y, consecuentemente, una falta de educación.
   Poner en práctica estos razonamientos cuesta, en especial si uno no ha sido educado en valores. Pero no es imposible.
   Lo peor es la falta de humildad.
   La humildad es la reina de las virtudes, causa del bien.
   Pido a Dios y a los humanos, constantemente, la humildad, para mi y para los demás.
   La humildad remedia muchas cosas... incluso la crisis.
   La humildad se practica con la participación, y la participación es la solución.
   Si tratamos de no juzgar y menos sin saber, no dañaremos y no seremos juzgados.

martes, 5 de junio de 2012

"MI VISIÓN DE LA LIBERTAD"

                  
         La libertad es un regalo y un compromiso.
         ¡Qué enorme don! Hacer el bien, o hacer el mal ... con todas sus consecuencias. ¡Qué responsabilidad!
         Es difícil ser feliz sin libertad. Al menos sin la posibilidad de tomar decisiones.
         Los valores ensanchan y alargan la libertad. La hacen grande y más profunda.
         La falta de valores hace a las personas infelices. El alma se embrutece, y se suele exigir a otros lo que yo no hago, o no he hecho.
         El comportamiento es consecuencia de la educación recibida y aceptada con libertad.
         Erudición y educación son cosas distintas. Un sabio puede ser un mal educado. Su libertad y su felicidad se empequeñecen. No hay proporción entre sus conocimientos y su comportamiento.
Actuar mal, con mala educación y malos deseos, denota falta de valores. Degrada la libertad.
         A mi entender, alguno de los fundamentos sagrados de la libertad son: el respeto al ser humano, el respeto a la vida y el respeto al alma. Y hacer todo por amor.
Uno de los pecados contra la libertad es matar. Su gravedad es proporcionada a la indefensión de la víctima.
         Quien ofende a otro, falta a la libertad (a la propia y a la ajena). Y además es un maleducado.
         Libre es el que tiene valores y vive de acuerdo a ellos. Quien es consecuente.
         Si nuestra meta fuera la búsqueda de la libertad más plena, los creyentes añadiríamos el amar a Dios y al prójimo.
         Seremos inmensamente libres e inmensamente felices en la medida en que amemos a Dios y al prójimo.
         ¡Qué fácil es faltar a la libertad! ¡Qué difícil es ser auténticamente libre!        
        “A mayor libertad, mayor respeto y consideración”.
         Seamos libres y felices, y ahuyentaremos el obscuro mundo del mal.
         Con el deseo que la plena libertad y felicidad sea el estado normal de todos nosotros, reciban mi agradecimiento y el ruego de sus comentarios, tan necesarios para nosotros. Gracias.