viernes, 31 de enero de 2014

“LA SOLEDAD DEL POLÍTICO HONESTO”


  “LA SOLEDAD DEL POLÍTICO HONESTO


No voy hablar de corrupción. Voy a explicarla. Porque estoy harto de oír y leer la palabra. Y todo empeora. Corrupción es faltar a la honestidad y a la libertad. Es la consecuencia de la ausencia de valores éticos o religiosos. El condenado por corrupción debería ser gravemente castigado, además de ser reprobado socialmente.
El tema de hoy, que paso a desarrollar, requería la aclaración previa de la palabra corrupción.
Hoy quiero hablar del político honesto. Dedicarse a la política es ocupar un puesto que merece la mayor consideración, respeto y agradecimiento por parte de la sociedad. El auténtico Político, el Político con mayúsculas, es todo aquel que trabaja y lucha honestamente por el bien de los demás, en la administración de los bienes sagrados de la comunidad, sin pedir nada a cambio.
Hay Políticos honestos que trabajan en soledad. No sé si sus partidos los dejan solos, porque no conozco el día a día de un partido.
Lo que sí creo es que hay una cantidad importante de pasotas e individualistas, que dejan a sus Políticos solos. Pasa lo mismo con las asociaciones sociales de todo tipo: culturales, deportivas, de vecinos…
Se olvida, consciente o inconscientemente, que la felicidad está en compartir ¿Qué comparten con la sociedad los pasotas, los individualistas, las asociaciones, y no sé si habría que añadir algún grupo más? Ellos son el apoyo del poder perverso. Y, por si quedan dudas añado: ellos son los causantes de la soledad de los Políticos honestos.
Esos Políticos solos tienen que imaginar lo que necesita su pueblo. Porque ninguno tiene ciencia infusa.
Tienen que detectar cuáles son los problemas y las necesidades a solucionar, para poder cumplir con su honesta obligación de servir fielmente a su comunidad.
¿Qué es de las maravillosas asociaciones, en especial las de vecinos? ¿Tienen una masiva participación de los vecinos y sus dirigentes, siendo promujeres o prohombres de la comunidad en el trabajo honesto por el bien de los asociados? ¿Luchan denodadamente?  ¿Son verdaderos apoyo de su Político o de sus Políticos?
¿Es verdad lo que acabo de exponer? Si existe esta triste y nefasta situación, no vislumbro una reacción, ni el cambio rápido que necesita la sociedad universal.
Y le pregunto ¿Ud. duerme y se levanta tranquila o tranquilo? Si es así, le necesitamos. Y Ud. nos necesita. Porque el que no participa, no puede sentirse tranquilo.
Sin una mayoría honesta y participativa en los temas personales y sociales, no creo que exista solución. Y continuará esta larga temporada de aquello que no nos merecemos.
Hemos nacido para ser felices y libres. Y si no lo somos ¿qué hacemos cada uno?
La honesta participación es la solución.

martes, 28 de enero de 2014

“PODEMOS CAMBIAR EL MUNDO. PERO YA”


“PODEMOS CAMBIAR EL MUNDO. PERO YA”

La voluntad es la palanca mayor que tiene el ser humano.
Sólo con la voluntad de cambiar el mundo comienza el cambio.
¿Por qué? Porque desde que aceptamos que tenemos el poder de la voluntad a nuestra disposición, ya comenzó el cambio. Y de forma imparable e irresistible.
Sólo necesitamos una mayoría que esté decidida a ser feliz con la honradez y su participación y hará felices a los demás.
Hay el problema de ese gran porcentaje con insolidaridad consentida, aceptada y vivida.
El ser humano es social por naturaleza. Entonces ¿por qué en un porcentaje tan elevado somos insolidarios inhibiendo al hombre bueno que llevamos dentro?
Le espero mañana. Le dejo el día de hoy para que lo piense y se convenza.
Mañana será el gran día: ¡Comenzará el cambio! La solidaridad será la forma normal de convivir.
Somos felices porque compartimos.
Comencemos por cosas fundamentales como saludar al vecino. Preocuparme de los problemas que tienen mis compañeros de clase, de trabajo, de profesión; preguntar por la salud del amigo; tener detalles de urbanidad, etc., etc.
Insisto: comenzar por el “buenos días”, y lo demás vendrá por añadidura.
¿Se imagina la cara de asombro y admiración de su compañero cuando, de forma natural, le pregunte cómo le va? Y le añada ¿te puedo ser de alguna utilidad?
Que sintamos plena felicidad en compartir, y que el receptor se sienta igualmente feliz por ser el beneficiario.
Pasar de este mundo insolidario, al solidario.
Pasar del mal al bien.
Pasar a un mundo pleno de felicidad y de auténtica libertad.
La urbanidad es contagiosa
¿A qué esperamos?
Cambiemos el mundo. Pero ya.


domingo, 26 de enero de 2014


MÁXIMA DE MI VIVENCIA Y CREENCIA.



Quién no cumple con lo prometido,
miente, es incumplidor
y sin valor ni honor reconocido.

viernes, 24 de enero de 2014

“NO QUIERO OLVIDAR”


“NO QUIERO OLVIDAR”

No quiero olvidar los momentos felices que he vivido, en especial los que he vivido con las personas.
El recuerdo consuela, me hace olvidar la soledad y el mal.
No pretendo que el pasado vuelva a la vida, no quiero cambiarlo; sólo deseo recrearlo.
Quiero rememorar aquellos momentos de ensueño, de ilusión, de pasión que llenaron mi vida.
Borrar los malos, dejar los buenos.
La vida es muy corta -aunque da para mucho -, y perderla, despreciarla es un dislate imperdonable.
No hay mejor manera de aprovechar el tiempo que amando.
Amar, no dejemos nunca de amar.
Llenar la vida con un pasado de amor, fortalece el presente y cimienta el futuro.
Quiero. Debo seguir amando.
Hoy lo hago con mi apasionado cariño al ser humano, a nuestro Planeta Azul y a Padre Dios.
Mi edad limita algunos amores, otros los engrandece y fortalece el mayor de todos: Padre Dios.
Quizá no sea fácil idealizar el amor y convertirlo en ilusión y esperanza. Recordar lo que decía Santa Teresa o San Pablo  “todo lo puedo en Aquel que me conforta”.
Mi experiencia (la madre de las ciencias) complementa y mejora otras diferencias.

Para amar siempre hay tiempo. Y por ello no quiero olvidar

martes, 21 de enero de 2014

“HOY Y AHORA” “HODIE ET NUNC”



“HOY Y AHORA” “HODIE ET NUNC”


Todo tiene su tiempo y su momento.
Las circunstancias en las que vivimos y todo lo que nos sucede, creemos, los creyentes, que dependen de un plan divino y de la libertad. La predestinación absoluta no existe.
Deberíamos tratar de encontrar el tiempo oportuno y necesario para cada cosa. El estudiante, para estudiar; el trabajador, para trabajar; el médico, para practicar la medicina… Todo tiene su tiempo y su momento.
El tiempo tiene un valor incalculable, porque es irrepetible. Hay que aprovecharlo al máximo para hacer actos buenos. El pasado, pasado es, no vuelve jamás.
El tiempo es una continua sucesión de presentes.
Es un don. Debemos usarlo con la ambición sana de hacer cosas de las que no nos tengamos que arrepentir. Y si a eso le añadimos “sin pedir nada a cambio”, nos situamos en un plano superior: el plano de la santidad.
Incluso cuando hay una contrapartida, como puede ser un sueldo, el jornal debido, si intentamos hacer las cosas a su momento y bien, aprovechamos santamente el tiempo.
Tampoco hay que olvidar que “El reino  de los cielos es de los arrepentidos”.
El ocio y el descanso también son maneras de aprovechar el tiempo.
No perder el tiempo, ni hacerlo perder.
Ofrecer el futuro a Padre Dios y a los hombres. No ha llegado y no sabremos cómo será, salvo que lo hayamos predispuesto con nuestras acciones.
Vivir intensamente el momento presente. Es el tiempo que tenemos. Hoy a hora. Y hacerlo con amor.
San Pablo recomendaba a los primeros cristianos: Aprovechad el tiempo presente…
No ser perezoso rehusando hacer nuestra obligación, o eligiendo las ocupaciones según nuestro capricho. Acabar bien lo que se ha comenzado,
El hodie et nunc (hoy y ahora) con plena obediencia, y con plena dedicación. Terminar bien las cosas.
Desoír las predicciones fatalistas, que no se saben si serán realidad. Porque, si suceden, tendrás las fuerzas y las gracias necesarias para afrontarlas que te dará tu Padre Dios.
Basar la vida espiritual desde un realismo objetivo. Vivir la filiación divina con un aprovechamiento correcto del tiempo.
¡Cuántas ideas no llegan a ocurrir!
Vivir con honestidad el momento actual los más plenamente posible. Como si fuera el último.
El hoy y ahora aprovecharlo para ofrecérselo a Padre Dios y a los hombres. Ejercitando las virtudes humanas: el orden, el optimismo, la laboriosidad… Y las virtudes sobrenaturales: la fe, la esperanza y la caridad.
Ahora es el tiempo de la misericordia y luego será el de la justicia.
Eliminar preocupaciones inútiles: No os agobies por el mañana, porque el  mañana traerá su propio agobio; a cada día le  basta su afán.
Aprovechar el momento presente santificándolo y despreciar lo imaginativo.
Lo importante es lo que está en nuestras manos, viviendo el momento actual con realidad.
San Josémaría Escrivá de Balaguer decía: “Pórtate bien “ahora”. Sin acordarte de “ayer”, que ya pasó, y sin preocuparte de “mañana”, que no sabes si llegará para ti”.
Ahora es el momento de hacer, y no pensar en lo que haremos en el futuro
Hoy y ahora. Hodie et nunc. 


domingo, 19 de enero de 2014

 MÁXIMA DE MI  VIVENCIA Y CREENCIA.


“Político honesto que dejan solo, pueblo sin unión ni valores".

viernes, 17 de enero de 2014

“¡O LUCHAMOS TODOS, O TODOS SUCUMBIMOS!”


 “¡O LUCHAMOS TODOS, O TODOS SUCUMBIMOS!” 

¿A qué se llama progreso?
La informática es el gran progreso de la técnica, que ha implementado la información y la comunicación. Pero aún no  ha producido la revolución necesaria.
La globalización es fruto de la informática. Ayudará en la revolución.
Porque el mundo no sólo necesita un cambio drástico, sino una revolución. Por supuesto, mediante comportamientos honestos, nunca cruenta.
Tenemos que comenzar por preguntarnos: ¿Qué existe de la honesta comunicación, de la participación personal  y de la libertad compartida? ¿Qué existe de ellos, como elementos necesarios para la felicidad y, por supuesto, para la libertad?
Cuanto mayor es la concentración de la población en las ciudades, mayor suele ser la desconexión y la relación interpersonales. Esto, es una contradicción. En los pueblos, con pocas personas, se conocen todos, y todos se ayudan. Hay una relación de vecindad, de amistad y solidaridad que les haces sentirse felices y seres humanos.
Los seres humanos somos sociables por naturaleza, y lo dejamos de ser por falta de educación y por la falta de convivencia solidaria.
El amor y la libertad -valores imprescindibles para la buena convivencia, la felicidad y para el aumento de la libertad – sólo se viven por la comunicación honesta y educada.
¿Qué debemos hacer para llegar a esa necesaria mayoría honesta?
No conozco otros medios que la educación, la ética y la participación.
¿Nos damos cuenta de lo corta que es la vida y de lo maravillosa que es?
¿Cómo podemos no ver y estar tan ciegos? (No quiero ser esclavo y lo soy).
¡La vida tan corta tiene un valor incalculable! Somos únicos e irrepetibles y nos estamos perdiendo la felicidad que, compartida, es doble.
¿Por qué la estamos perdiendo?
Los egoísmos, los pasotismos, los individualismos... todo aquel o aquello que desuna, son  los cimientos en los que se apoya el perverso y el lugar donde el perverso adquiere todo su poder. Poder con el que nos esclaviza.
Comencemos por saludarnos amablemente. Luego vendrá la conversación y después la comunicación vecinal, hasta poder llegar a la amistad. Y todo ello con algo tan fácil como saludar amablemente. Pasar de vecino a amigo o conocido, pero nunca, jamás ser un desconocido.
La triste y amarga soledad desaparecerá, como la gran mayoría de los problemas. 
De la comunicación nace la amistad y el cariño. Y de ambos, las soluciones a todos los problemas.
En estos momentos, no creo que nadie dude de lo mal que lo estamos pasando, y sólo por una sencilla y fácil razón: no hay una mayoría honesta que influya con su comportamiento en la sociedad dando y repartiendo la felicidad y la libertad de la que somos plenos propietarios, y para la que hemos nacido.


martes, 14 de enero de 2014

“DECIRLO DE FORMA ALEGRE Y EDUCADA"


“DECIRLO DE FORMA ALEGRE Y EDUCADA"

¡Varía la expresión, hasta el contenido, cuando lo que se dice se hace de forma alegre y educada! La alegría es uno de los componentes de la felicidad. Como  la educación lo es incluso para una feliz convivencia.
No hay, ni habrá razón, para expresarse de forma descortés y con amargura.
El mal engendra el mal. Quien cosecha el mal, la amargura, la mala educación y la violencia, recibe lo que da. Y como consecuencia  se  acentúan su mal estado y sus malas sensaciones, convirtiéndose en fácil receptor de todos esos males.
Es mucho más fácil  ser educado y alegre que lo contrario. La amargura, amarga. La tristeza, entristece. La alegría alegra. El positivismo en los comportamientos eleva el bienestar personal y social. De la misma manera que antes de decir un exabrupto, se debe pensar, no dos, sino tres veces. Lo mismo antes de actuar de forma maleducada u hostil hay que serenarse.
Los humanos somos seres sociables, y la sociabilidad es sinónimo de alegría y de buena educación.
Hagamos del  mundo lo que debe ser: un paraíso. Sólo los necesitamos a usted, su familia, amigos y vecinos. Y todo habrá cambiado.
No hay crisis, ni económica ni de valores, con  la alegría y la buena educación.
¿A qué esperamos?

domingo, 12 de enero de 2014

MÁXIMA DE MI VIVENCIA Y CREENCIA.


“Quien es honesto y participa, engrandece, libera y embellece al mundo que habita”.

viernes, 10 de enero de 2014

“LAS MANOS”

“LAS MANOS”


¡Qué miembros más útiles e imprescindibles para hacer, para expresar y para escribir!
Son el medio que permite la unión del saludo afectuoso, que hace vibrar a los sentimientos.
Con ellas se acarician a los seres queridos. Manifiestan el amor sin palabras.
Se saluda al amigo y se conoce al desconocido.
Cuando gesticulas refuerzas lo que quieres decir con palabras. Y te puedes comunicar cuando no hay otro medio.
Sin las manos, el aseo personal sería muy complicado (caso de ser posible).
Es lo último que hacemos al despedirnos. Es inicio y fin de una conversación.
Pero sobre todo es una gran manifestación de la educación que se tiene.
Tienen, también, un mal uso, dependiendo de la actitud y de la mala educación
Las manos en la mujer son uno de sus grades atractivos, ya sean por la belleza de sus dedos, por la forma de gesticular y saludar o despedirse. O por la forma cómo te expresa su cariño.
De la misma manera que las manos de una mujer pueden expresar belleza y educación, cuando las usas con mal sentido es lo más chabacano y desagradable. Repele profundamente. Ataca a la belleza de la feminidad y la vulgariza  en grado sumo.
El abrazo, el estrechar las manos, la palmada y no sé cuantas cosas más se puede y se debe hacer con las manos para comunicarnos y expresar los sentimientos. Deben ser hechos a tener muy en cuenta en la relación personal y social.
Todos estos actos expresan la amistad, el cariño, la educación y en especial el amor. Como el repudio.
En el ser humano todo o casi todo sirve tanto para el mal, como para el bien.
Depende de la libertad y de la educación.
Benditas sean las manos educadas. Unen y dan felicidad.
Estrechémonos las manos con cariño y repartamos alegría y paz, componentes necesarios para la felicidad y para alargar la libertad.
Benditos sean los padres que educan a sus hijos a usar sus manos para la felicidad -incluso en el deporte- y los eduquen  a usarlas con amor y en libertad.
Con las manos se expresan los sentimientos, la educación y el amor.
Benditas sean las manos y los padres que las criaron, habiéndolas educado a expresar la nobleza y para dar el amor y la libertad.






martes, 7 de enero de 2014

“¿CÓMO PODRÁ SER EL AÑO 2014?"

“¿CÓMO PODRÁ SER  EL AÑO 2014?"

El año 2014 será lo que decidan los que se hagan con el poder. ¿A qué poder me refiero? Hay dos grandes poderes: el poder económico perverso, y el poder que podemos ejercer – y deberíamos ejercer – la mayoría honesta y participativa.
Si nos unimos y formamos una mayoría honesta y participativa, será un año de bienes y mieles. Sin esa mayoría honesta, seguiremos siendo esclavos de la minoría que controla el poder económico perverso.
¿Qué deciden Usted y los suyos? ¿Apoyará la honestidad para crear la mayoría honesta? O por el contrario, ¿será uno más que, directa o indirectamente, apoya al poder perverso?
De momento el poder perverso consigue el apoyo de dos grupos: el de los retrógrados y malignos pasotas y el de los individualistas. El poder perverso y sus aliados, conscientes o inconscientes, limita nuestra felicidad y nuestra libertad. Nos deja las migajas.
Insisto ¡la mayoría es poder!
¡El poder debería estar en manos de todos seres humanos del Planeta Tierra! La realidad es que el poder -económico, moral y social- lo tienen unos pocos perversos.
¿Quiénes sostienen a los perversos? Los grupos nefastos, irresponsables y culpables de los pasotas e individualistas. Puede que alguno más. Ellos cargan con la enorme responsabilidad de ser el apoyo firme del poder económico perverso, y por ellos somos esclavos los demás. Ellos mismos también son esclavos.
Puede que alguno -del grupo de los inocentes como del de los culpables- se crea libre.
Todo aquel que no luche por la libertad no se merece la felicidad.
La libertad es el mayor valor de responsabilidad que tenemos los humanos, y de donde emanan maravillosas virtudes y felicidades.
Sin libertad no hay desarrollo personal, familiar y social, tanto en el aspecto económico como en el espiritual. Se sea creyente o no.

domingo, 5 de enero de 2014

viernes, 3 de enero de 2014

“SIEMPRE LOS AMIGOS”


“SIEMPRE LOS AMIGOS”

El incremento de la felicidad se puede medir por el número de amigos.
El número de amigos debe representar el cariño y la honestidad que se ha repartido.
La amistad es uno de los fundamentos de la participación-solidaridad, de la confianza, de la paz y del amor.
La alegría es la manifestación del bien,  del bien del amigo, de los amigos.
¡Dichosa o dichoso quien tiene amigos! Nunca le faltará nada de lo necesario. Le sobrará.
¡Infeliz el que no tiene amigos! Tendrá perpetua soledad y aislamiento, junto con la amargura.
Al que no tiene amigos le faltará la felicidad, por no tener el cimiento y el fundamento del cariño del amigo.
¡Quién no tiene amigos está muerto a la felicidad compartida!
Se vive sólo una vez.
Somos únicos e irrepetibles. Y creyentes y no creyentes somos hijos de la raza humana, hermanos, amigos.
Jamás el dinero suple la felicidad de tener al  amigo. El dinero como meta nos convierte en vasallos o esclavos.
Reitero que hace muchos años fundamenté mi vida en Dios, la familia, los amigos y la comunidad.
En la medida en que he vivido esos pilares, en esa misma medida e intensidad he sido feliz y libre.
Bendita sea la amistad y el amigo. Y bendito sea el que quiere a sus amigos.
Que este año sea memorable y recordado por la amistad, dándonos  la plena felicidad y la plena libertad. Y el mundo será lo que tiene que ser: un  fraternal paraíso terrenal.