viernes, 28 de febrero de 2014

“LA PALABRA”


              De mi propia experiencia.
 “LA PALABRA”

La palabra es uno de los mayores y más preciados dones del que disponemos los humanos. Lo hemos recibido de Padre Dios. Hemos de administrarlo correctamente.
Nos permite comunicarnos, lo cual es una necesidad que todos los hombres y todas las mujeres sentimos. ¡Cuánto bien podemos hacer con la palabra!
Hablemos siempre cordialmente de todas las personas y de todas las cosas. Incluso cuando tengamos obligación de explicar o de aclarar sucesos desagradables.
La palabra es el gran medio para consolar al triste, al que sufre, al que necesita consejo. Sin palabra no es posible enseñar ni educar.
La Sagrada Escritura afirma que "la lengua del sabio cura las heridas”.
Las conversaciones constructivas nos enriquecen.
La palabra es el vehículo del aliento, de la alegría, de la paz, de la tranquilidad. Sin la comunicación no podríamos dar ni recibir estos bienes.
No usar la palabra con frivolidad, menos aún en temas de trascendencia.
Emplearla para manifestar los altos pensamientos del amor, de la amistad, de la familia, de la relación  interpersonal.  
Jamás para faltar a la verdad, a la caridad, o para ofender.
Recordemos las palabras del Apóstol Santiago “la lengua se puede convertir un mundo de iniquidad”.
Con ella podemos hacer mucho daño. También con ella podemos hacer mucho bien.
¡Cuántos amores rotos, cuántas amistades perdidas, por no haber callado en el momento oportuno!
Nuestro Señor Jesucristo dio mucha importancia a la palabra: ”Yo os digo que de cualquier palabra ociosa que hablen los hombres han de dar cuenta en el día del juicio”.
La palabra es ociosa cuando no aprovecha al que la dice ni al que la oye. Suele proceder de personas vacías interiormente, puede que hasta empobrecidas.
Si un creyente actúa así, es síntoma de tibieza, de falta de valor y de poco contenido.
Se nos pedirán cuenta de las conversaciones inútiles, de aquellas con las que pudimos hacer algo bueno y no lo hicimos.
De la murmuración, del chisme y de cualquier enredo. ¡Y no digamos de la calumnia!
Si no hay una educación en valores, éticos o religiosos, es difícil controlar la palabra ociosa. Controlar la lengua.
La presencia de Padre Dios en los creyentes y la de valores en los no creyentes son un freno para la mala palabra.
Ojalá nos recuerden de esta manera: nunca habló mal de nadie; no se le escuchó una palabra malsonante; pasó por la vida diciendo, haciendo y hablando del bien.
Por eso me gusta que el saludo -el primer acto de comunicación- sea educado y afectivo. A partir de ahí, la conversación puede ser  respetuosa, agradable, grata. Y con ella, la relación humana.
¡Qué alegría verle o verte y poderle saludar!

 

 

 

 

martes, 25 de febrero de 2014

“LA INCONDICIONALIDAD”

 
“LA INCONDICIONALIDAD”

 
Decía mi amiga y gran artista-conservacionista Mary Ann Kunkel, que el comportamiento debería ser incondicional, referido a que yo decía que  la honesta ayuda debía ser sin pedir nada a cambio.
Estoy de acuerdo, también incondicional.
Incondicional debería ser nuestro comportamiento en todo lo que  podemos hacer por los demás. La incondicionalidad debería ser una  forma de convivencia. Entregamos y recibimos todo aquello que  necesitamos sin más compensación que las gracias y la dicha de haberlo realizado.
La incondicionalidad no significa la idiotez, el abuso. Debe  significar la participación honesta en la búsqueda  y práctica del  bien ajeno.
“Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros  mismos”. Eso es incondicionalidad. Y esto lo podemos y debemos  practicar la humanidad entera, sea creyente o no.
¿Qué valores debemos tener para actuar de forma incondicional con mi prójimo?
Como inicio: ser sumamente educado en valores éticos o religiosos.
Creer en la humanidad.  Somos los seres más importantes de la Creación  o de los que vivimos sobre este Planeta, según opinión religiosa o  laica.
Todo está al servicio del ser humano. Tanto de la vida personal,  familiar, social, política o comunitaria.
Si este principio se practicase; no habría problemas, sólo situaciones  más o menos complicadas.
El egoísmo, la mala educación, pasotismo, individualismo, materialismo  etc. etc. son los enemigos acérrimos de la incondicionalidad.
Se comienza a ser incondicional desde que se tiene uso de razón, por  la educación recibida de los padres. Nunca es improvisada, es creada y a conciencia.
¿Vale la pena educar en la incondicionalidad? ¿Vale la pena vivirla?
Incondicionalidad y santidad van en paralelo. Nacen y se desarrollan  de la misma manera.
¿Hay mayor grado de satisfacción y alegría que vivir la santidad? Se  sea creyente o no.
La incondicionalidad es un fundamento importante de la felicidad y de  la libertad. Y para ello solo se necesita la honesta participación en todos los actos de nuestra vida.
¿ A qué esperamos?





domingo, 23 de febrero de 2014

MÁXIMA DE MI VIVENCIA Y CREENCIA.


MÁXIMA DE MI VIVENCIA Y CREENCIA
 
 
 “Todos los actos importantes nos cambian, y mejoran la vida"

viernes, 21 de febrero de 2014

“PURITANISMO”



 “PURITANISMO” 

Puritanismo es ser exagerada/o escrupulosamente en el cumplimiento de deberes y derechos.
Es presumir, o actuar creyéndose en posesión de la verdad absoluta.
El puritano cree que actúa  correctamente, despreciando al objeto o persona de su disconformidad.
Conozco a puritanos. Suelen ser personas intelectuales, con valores especiales.
Presumir de un cumplimiento meticuloso y extremo de valores es ser puritano.
Llaman la atención a comportamientos que ellos practican, o desearían practicar.
Sienten un placer especial corrigiendo. Tienen una cierta notoriedad y predilección por los hechos relacionados con  la sexualidad.
Algunos llegan al masoquismo.
Son  - como todo ser humano -, dignos de nuestro cariño y comprensión.
Recemos mucho por los puritanos. Sin olvidar de hacerlo también por nosotros.
No seré puritano, pero fallo como nadie.
Estas letras para criticar una actitud y un comportamiento. Dios sabe que mi deseo es exponer para mejorar.
Que vean: que todos somos de barro.
Que todos necesitamos que nos cuiden, que nos perdonen y que nos quieran. Que nos consideren como personas.
¿Quién puede tirar la primera piedra? Yo, ni agacharme para cogerla.
Los humanos somos seres grandiosos. Cargados de defectos y cargados de virtudes.
El puritano recalca, se apoya y fomenta los defectos. Se regodea en ellos, pero no viviéndolos. No. Sino reclamando al otro que deje de ser y hacer lo que ellos no son ni hacen.
Roguemos para que de puritanos pasen a puros.
Dichoso aquella o aquel que deja el puritanismo, por haberse dado cuenta, y entra en el mundo de la humildad, del bien y del perdón.

 

 

martes, 18 de febrero de 2014

“ASISTIR A MISA”


“ASISTIR A MISA”  

Cada día que vivo le doy más valor, agradecimiento, a la Santa Misa;  y me reconforta, intentando sea diaria.
El valor  de la Misa es infinito y eterno. La presencia de Nuestro Señor Jesucristo y la Comunión son algo tan grande que no se describirlos. Sí sentirlos. (Así me lo creo).
He tardado años en entenderlo y vivirlo. Por eso lo expongo ahora. Intento explicar la dicha, el consuelo que se siente y las ventajas espirituales que son ilimitadas y que suman una cantidad inmensa de valores que elevan y perfeccionan al comportamiento y al alma.
La satisfacción de la Misa es inconmensurable y, reitero, su valor es eterno.
Aunque se note, recalco que solo soy un creyente, no un técnico en la materia. Describo lo que siento: por ser tan maravillosa y de gran ayuda recomiendo la Misa diaria. También por el apasionado amor que le tengo al ser humano y a Padre Dios.
La Santa Misa llena el espíritu, aporta valores y recompensa lo perdido, dando gracias para la eternidad.
La Misa  es el acto más importante del día.




domingo, 16 de febrero de 2014


MÁXIMA DE MI VIVENCIA Y CREENCIA


"No ser nunca: mucho empezar y poco terminar"

viernes, 14 de febrero de 2014

“¿CÓMO VIVIR LA ÚLTIMA ETAPA DE LA VIDA?”


“¿CÓMO VIVIR LA ÚLTIMA ETAPA DE LA VIDA?”


La última etapa de la vida es la más importante. Debe ser la más creativa y participativa. La más solidaria.
Es el momento de rectificar, haciendo una vida más dedicada y amando a Padre Dios y a los demás.
La sabiduría se incrementa con los años.
Se es sabio por ser viejo. Pero no se es viejo por ser sabio.
Vivir con iniciativa ("proactivamente" dicen ahora) e intentando hacer el bien, da una fortaleza que rejuvenece y fortalece la mente, el espíritu y el cuerpo. Tonifica todas las dimensiones de la existencia.
Tenemos poderes que no conocemos. De otros sí somos conscientes. Y hay otros que los dejamos de vivir.
Mi experiencia y mi conciencia me dictan y me ordenan informar sobre el enorme provecho que se le debe sacar a la última etapa de la vida.
Es tan importante, que inclina la balanza hacia el bien, o hacia el mal. También puede llevar a un anodino y miserable comportamiento propio de pasotas o de individualistas. Hay quienes todavía lo empeoran: ni hacen, ni dejan hacer.
El no hacer nada. “La dolce far niente” (dulce no hacer nada. Indolencia, agradable holganza).
Una vez escuché a alguien “que con la jubilación se había ganado el derecho a no hacer nada”. Ni entiendo ni creo que exista ese derecho.
Es cierto que habré ganado el derecho a cobrar una paga. Pero continuaré teniendo la obligación de ser útil a la familia, a los amigos, a la comunidad y a mí mismo. Desplegar una vida de participación activa en la búsqueda del bien, para los demás, y para sí mismo.
Bien que fortalece la actividad.
Bien que ayuda, de forma exponencial, al bien que se puede y se debe hacer.
Bien que permite llenar la vida de contenido. Llenarla de felicidad, que uno puede repartir. Y esto incrementa la propia libertad.
Jamás "no hacer nada".
“Obras son amores y no buenas razones”. Este refrán es válido en la juventud, en la madurez y ... en la última etapa de la vida.
































martes, 11 de febrero de 2014

“ALGÚN SEUDO HISTORIADOR”


“ALGÚN SEUDO HISTORIADOR”


Me asombra comprobar cómo alguna persona se mofa, desvirtúa y hasta cambia la historia con el propósito de beneficiarse.
Hay muchas maneras de beneficiarse y actuar deshonestamente.  Una es esta. A estas personas las llamo “seudo historiadores”.
Lo peor es que tienen su público. Quienes les ayudan en la propagación de sus escritos, incluso con la palabra.
Puede que haya envidia, rencor, mala educación, revancha… Es lo que tienen los intervinientes: escribiente y propagante.
Hacer burla de personas y de hechos históricos no es nuevo. Ha sido y es una forma de tratar de hacerse notar y de sembrar el mal con mayor éxito si es persona conocida.
Creo que una forma de repeler este daño es tratar de que no les lean. Hacer ver el daño que hacen y que se hacen, porque quien siembra el mal, recogerá el mal ¡No va a recoger lo que no sembró¡ Y si lo leen, que sepan la realidad.
Esto es tan triste y perverso porque llega a contagiar.
La injusticia, como la mentira, tanto verbal como escrita, es doblemente dañina porque no tiene límite en el tiempo ni en el medio de difusión.
Tiran piedras sobre su propio tejado. Y rompen también el del vecino.
Hay quien consigue intoxicar.
Descubrirlos es fácil: quieren hacerse notar, pero por la vía malévola.
Recemos para hacerlos reflexionar, incluso al iluso, para que el mal se convierta en bien, y para que la verdad prevalezca  por encima de intereses cargados de bastardía.
Lo que se siembra se recoge y se reparte.
La mala siembra la reparten los propagantes, la recogen los lectores y la crean los seudo historiadores.



domingo, 9 de febrero de 2014

MÁXIMA DE MI VIVENCIA Y CREENCIA.

“Corta es la vida, pero nos debe servir para servir”            

viernes, 7 de febrero de 2014

“A SUECIA, PAÍS DE LOS RECONOCIMIENTOS”


“A SUECIA, PAÍS DE LOS RECONOCIMIENTOS


Suecia ha sido un país al que los canarios hemos admirado y al que hemos intentando imitar.
Cuando se quería expresar la belleza de una mujer con altura, de decía “se parece a un sueca”.
Nuestras relaciones han sido, y son muy fluidas por la cantidad de suecos que vienen a nuestras islas de vacaciones, en especial a Gran Canaria.
Pero sobre todo admiramos a Suecia y a los suecos por ser el país y las personas que premian el esfuerzo y a la participación honesta.
Premian en vida, lo que me parece admirable para el homenajeado. Lo mejoran – hacen aún mejor al premiado - por la responsabilidad contraída del honor recibido.
Por eso ruego visiten mi blog (lugarcorrea.blogspot.com.es) y me den su experimentada opinión.
Opinen sobre el trabajo que pretendo realizar en la búsqueda de la  vivencia de la participación honesta, de los valores éticos o religiosos, y de promover la libertad, con la finalidad de ser felices.
Pretendo aportar mi grano de arena a este talante de otorgar  reconocimiento a muchas personas que se esfuerzan en participar en la  sociedad.
“Creo que la honesta participación es la solución”.


martes, 4 de febrero de 2014

“LA LIMPIEZA”


La repetí, ya publicada el 20-12-2013.
“LA LIMPIEZA”


¿Qué importancia tiene la limpieza? Tanto que sin ella no existiríamos.
Todo, absolutamente todo lo que hacemos y decimos los humanos o está limpio o sucio.
¿Qué es lo único que no pueda hacer la limpieza? Ensuciar.
Pero esto es para todo, tanto en lo que se refiere a la materia como al alma.
La limpieza es el medidor de la honestidad, de la bondad, del amor y de la libertad.
¿Quiénes tienen el alma limpia? Los humanos santos.
¿Qué mancha el alma? La suciedad, el pecado.
En la medida que somos y estamos limpios, en esa misma medida somos y repartimos la felicidad.
La credibilidad, la laboriosidad…. dependen directamente de la limpieza.
Se me cree o no, de acuerdo a la limpieza de mi comportamiento y de mis palabras.
La suciedad del cuerpo y del alma, solo se limpian con la limpieza.
O vivo en la limpieza y todo reluciente, o en la suciedad y todo opaco y mal oliente.
Amemos la limpieza. Seamos limpios y brillará el resplandor del amor.
Todo, absolutamente todo, debemos hacerlo con la limpieza, de lo contrario será la suciedad de cuerpo y de alma, y con ellas la infelicidad.
“Los limpios de corazón verá a Dios”  Y en lo humano, los limpios de corazón serán los reconocidos, admirados y respetados por el enorme poder de su verdad.
Participemos siempre con la limpieza y alcanzaremos las metas deseadas.
La limpieza no tiene límite en su poder, sólo la frena la suciedad, ya sea del cuerpo como del alma.
La limpieza en el corazón, hace al hombre creíble y le da toda la razón.
Pero para ello la honesta participación es la solución.



lunes, 3 de febrero de 2014

Publico, hoy lunes, como excepción, este obituario a nuestro amigo y compañero.

“A LA MEMORIA DE UN AMIGO. JUAN RODRIGUEZ”


La fe en Padre Dios y en su cielo, junto al cariño y los recuerdos, llenan los vacíos que dejan un amigo y compañero cuando ha cruzado la Frontera del Más Allá.
Ahora puedo escribir más sereno. La inmediatez de la muerte me nubla la visión.
La infinita misericordia de Padre Dios lo estaba esperando, y ya llegó.
Mucho hizo Juan por ganarse esa eterna felicidad de la contemplación de Padre Dios.
Ya tenemos un padre, un marido, un amigo más en la eternidad implorándole a Padre Dios por nosotros.
Su tiempo ya es eterno como su felicidad.
Su ausencia es doble: amigo y compañero de nuestras reuniones de Opus que tanto impulsabas.
La tristeza de su ausencia la mitiga la fe.
Hasta pronto Juan, amigo y compañero. El tiempo ya es tan corto que te insistimos reces, intercedas por todos nosotros para que cuando nos vaya llegado nuestro momento de la partida, lleguemos al cielo que te ganaste
Ya entraste en la feliz vida eterna. Pero, humanamente, te echaremos de menos.
Con todo el cariño y hasta pronto.  Tus compañeros y Luis






domingo, 2 de febrero de 2014

MÁXIMA DE MI VIVENCIA Y CREENCIA.


“La agricultura debería ser la Naturaleza hecha por el hombre"     
ORACIONES QUE REZO CON FRECUENCIA:

Virgen Santa, Virgen Pura, quítame las amarguras.