lunes, 30 de septiembre de 2013

“A LA HONESTIDAD PERSONIFICADA, EL SABER Y EL AMOR AL SER HUMANO”


Aclaro la razón de esta publicación:
En todos los sitios, desafortunadamente, existen personas mal intencionada, mal educada e incordio que molestan a las personas honradas, justas y valientes. Y, ante el temor, que aquí (en Tamaraceite, Las Palmas de Gran Canaria, España) también las haya, hago esta declaración escrita, como demostración de mi total apoyo y admiración a don Esteban Santana Cabrera como a su invalorable labor informativa. Hecha con el mayor rigor de honestidad y veracidad, con el añadido de la valentía.
Don Esteban Santana Cabrera tiene un blog, que es: tamaraciete.blogspot.com

“A LA HONESTIDAD PERSONIFICADA, EL SABER Y EL AMOR AL SER HUMANO”



Los que vivimos en Tamaraceite sabemos a quién nos estamos refiriendo con los epítetos mencionados, pero para los que no lo sepan hablamos de don Esteban  Santana Cabrera.
Ha sido, y espero siga siendo, el informador y aclarador de todos los acontecimientos que suceden en nuestro maravilloso pueblo de Tamaraceite, y alrededores.
La falta de su información convertiría a Tamarceite en un pueblo anodino de nuestra ciudad de Las Palmas de Gran Canaria.
Como creyente que soy, rezo porque Padre Dios, y todos nosotros, le demos siempre el calor, apoyo y agradecimiento que, en todo momento,  se merece don Esteban, y sea, además, de forma notoria y clara.
Que se entere el amigo y admirado don Esteban Santana Cabrera, por el clamor ensordecedor y por la publicidad inmediata, elocuente y esclarecedora que surja al instante de los corazones de todos los que aquí habitamos.
Y lo sepamos todos y cada uno de los que habitamos este ya populoso pueblo de Tamaraceite.

¡Quién tenga oídos que oiga, y a los que no se enteran se lo decimos!

domingo, 29 de septiembre de 2013

viernes, 27 de septiembre de 2013

INDONESIA.

INDONESIA. 

INDONESIA. ¿Qué maravilla? Ustedes - un archipiélago y nuestras antípodas - son los que en este momento encabezan la lista de visitas a este blog, y con diferencia al siguiente: Estados Unidos de América.

¿Qué responsabilidad y qué honor? Gracias, y les doy lo que tengo de más valor:”que Padre Dios bendiga a ese maravilloso pueblo y archipiélago”, como al igual les bendigo yo.

“REFLEXIONES”


“REFLEXIONES

En las oraciones de la mañana, leí una frase que escribió J. M. Casciaro, a propósito de que la Iglesia Católica no toma partido por opciones temporales determinadas. En concreto decía: ”precisamente por no optar por una de las soluciones humanas: ni judíos ni romanos le siguieron (el autor habla de Jesucristo). Pero no; fue precisamente lo contrario: judíos y romanos, griegos y bárbaros, libres y esclavos, hombres y mujeres, sanos y enfermos, todos van siguiendo a ese Dios hecho hombre, que nos ha liberado del pecado, para encaminarnos a un destino eterno, donde únicamente se cumplirá la verdadera realización, libertad y plenitud del hombre, hecho a imagen y semejanza de Dios, y cuya aspiración más profunda rebasa cualquier tarea pasajera, por nobel que sea”.
Esta frase, el anuncio de la canonización y beatificación de tres grandes seres humanos (Juan XXIII, Juan Pablo II y don Álvaro del Portillo), y la publicación de la encíclica Lumen Fidei (Luz de la fe) de S. S. Francisco y Benedicto XVI, me ha hecho reflexionar sobre la misión sobrenatural de la Iglesia y nuestro comportamiento.
La Iglesia ha tenido y tiene la misión llevar a sus hijos -y de tratar a los que no lo son- a Padre Dios. Sin desentenderse de las tareas humanas, tratando de eliminar el mal, en la búsqueda del bien personal y de la comunidad.
La esperanza en un Cielo no elimina el compromiso con lo terrenal.
Como corredentores con Cristo nos hemos de preguntar: ¿tratamos de llevar a Padre Dios a todo aquel que podamos?
¿Nos urge, por la fe y caridad de Cristo, promover a nuestro alrededor la justicia por nuestra honrada participación?
¿Buscamos liberarnos de la esclavitud del poder perverso con nuestro comportamiento?
¿Nuestra solidaridad es determinante en la búsqueda del bien común?
La fe nos debe llevar a sentir respeto y cariño al ser humano – creyentes o no – y jamás a la indiferencia.
Nuestro comportamiento debe reflejar justicia y misericordia.
De cada uno de nosotros se debería decir al final de nuestra vida que, como hizo Jesucristo, “pasó haciendo el bien”.


martes, 24 de septiembre de 2013

“¿POR QUÉ NO SOMOS SIEMPRE IGUALES?"

“¿POR QUÉ NO SOMOS SIEMPRE IGUALES?"
.
¡Qué triste cuando un ser querido no es cómo creíamos que era!
Lo malo no es que no era cómo se creía, sino el haber estado equivocado.
Me explico: si mi comportamiento no responde al esperado, debería ser por una causa lógica y, si me apuran, hasta necesaria; lo malo es cuando no soy igual porque no soy honesto, o porque no soy sincero.
Entonces la realidad se hace tristeza, y se convierte en amargura. Depende del cariño y unión que existía.
Todos cambiamos, normalmente para mejorar. Es lo lógico y natural.
Todos debemos luchar por tratar de ser, cada día, mejores. Cuesta, pero debe ser la meta y la norma.
La meta final debería ser querer ser santos.
Santo no es el que no cae. No. Santo es el que siempre se levanta, y trata de ser mejor.
Ser distinto a lo que nos creían no es malo, es una realidad.
Pero es malo cuando se es malo a conciencia. Bueno cuando se es a conciencia.
Debemos disculpar y ser disculpados continuamente. Y siempre por amor.
Puede que nos apartemos del camino correcto. La santidad consiste en volver al camino debido, pidiendo perdón.
Anatema al malo que quiere seguir siéndolo.
Querer es creer. Creer en el ser querido, en el amigo y en el conocido. También en el no conocido.  Eso es querer, creer en el otro.
Siempre la presunción de inocencia, hasta que no se demuestra lo contrario. No condenar hasta que haya una total evidencia, y así y todo, tratar de perdonar.
Y cuando se demuestra con claridad que se es malo..., rezar, rezar para que cambien. Sean santos. Tratemos de ser santos.
Tratemos de ser lo que siempre hemos querido ser, luchando por mejorar cada día.
Cuando fallemos, pidamos perdón a Padre Dios y a los hombres. Y volvamos a ser lo que éramos. Tratar de ser santos.
Nunca caer y quedarse en el hoyo. No, nunca. Hay que estar dispuestos a salir y a mejorar siempre. Siempre a pedir perdón. Siempre a tratar de ser santos.
Pedir perdón y esperar el perdón. Si no nos lo dan, peligro, el que no perdona está atenazado por el mal. Entonces rezar aún más. Quien no perdona, no será perdonado.
Lo normal es perdonar y querer.
Quien perdona reconforta el alma de quien le ha ofendido y reconforta su alma. Ambos se llenan de alegría, la reparten y ambos renacen a la necesaria felicidad.
Bendito sea quien volvió a ser como creíamos que era, porque lo era.
Ambos nos llenaremos de alegría, de paz y de ilusión. Volveremos a tener la unión que nunca debió debilitarse o desaparecer. Y el amor crecerá como corresponde a los seres humanos buenos que se quieren, se admiran, se perdonan, y se respetan
Volvamos a ser lo que éramos: santos, y la paz brillará y tendremos la felicidad que nos corresponde, porque la que habremos repartido y nos la habremos ganado. Entonces seremos plenamente felices y libres
Tratemos de ser siempre iguales, porque tratamos de ser santos, esto es: personas que siempre se levantan, porque dicen y hacen la honesta verdad.



domingo, 22 de septiembre de 2013

MÁXIMA DE MI VIVENCIA Y CREENCIA.


"El interesado en la relación amorosa, 
no es amor y si relación escandalosa".

viernes, 20 de septiembre de 2013

“EL EGOÍSMO, LA FAMILIA Y LA NATURALEZA”

“EL EGOÍSMO, LA FAMILIA Y LA NATURALEZA”


¿En qué tengo puesto el corazón? ¿Cuál o cuáles son mis tesoros? ¿Cuál es el centro de mis preocupaciones? ¿Qué importancia tiene para mí el medio ambiente, la Naturaleza?
Los creyentes, ¿tenemos puesto el corazón en Padre Dios? Y todos, creyentes y no creyente ¿lo tenemos en el amor al prójimo? ¿Y en qué más?
Le ruego se haga, con toda sinceridad, estas preguntas.
La contestación definirá su actitud ante la vida: lo que le mueve, lo que define su comportamiento.
Creyentes o no debemos, - por exigencia moral -, poner nuestro corazón en todas las personas, esto es, en todos los miembros de la familia humana. Los creyentes también debemos ponerla en la vida sobrenatural, en Padre Dios.
Practicar el primer Mandamiento -“amar a Dios sobre todas las cosas, y al prójimo como a nosotros mismos”- significa cuidar y atender a nuestros familiares, a los más necesitados, luego a los amigos, a la Naturaleza y después a la comunidad.
La preocupación por los demás elimina el egoísmo. Se gana en generosidad y se encuentra la verdadera alegría. Es la realización personal plena. ¡Una maravilla!
La familia nos inspira. Es una escuela de hábitos buenos. Es el motor que nos ayuda a ponerlos en práctica. 
Si queremos, podemos ser levadura que vaya transformando, poco a poco, sin imposiciones, con paciencia, a los que viven con nosotros. Y éstos podrán transformar a otros. Y estos últimos a otros...
La familia es la pieza fundamental de la sociedad. Quizá por eso es la más atacada.
¿Qué hacemos para eliminar el materialismo, el hedonismo, el falso sentido de la libertad, de la independencia? ¿Qué hacemos para que las madres solteras  y casadas puedan tener, criar y educar a sus hijos?
Los padres, ¿nos preocupamos de ejercer y exigir el derecho de ser los educadores de nuestros hijos, con la ayuda de los colegios, pero sin ser suplantados por éstos?
¿Cumplimos nuestro deber de educar y preparar a nuestros hijos?
No existe poder alguno que nos exima de esta responsabilidad.
"¿Dónde están los que te di?" Ojalá podamos responder: No he perdido a ninguno de los que me diste.
¿Tenemos tiempo los unos para los otros? ¿O pasamos egoístamente?
¿Trato de olvidarme de mi mismo, para ver y oír a los demás? Contando, por supuesto, con que todos tenemos fallos.
¿Qué intereses llenan nuestros corazones?
¿Qué puesto ocupa la Naturaleza en nuestro ranking de prioridades?
El cariño sincero es el fundamento de la familia. El antídoto que anula el egoísmo
¿Cuántos actúan bien por lo que han aprendido de sus padres? Probablemente es lo que les ayude llegar al Cielo.
Un sacrificio de los no creyentes, y una oración de los creyentes, son hechos que fortalecen la familia, que eliminan el egoísmo, y que protegen a la Naturaleza.
Amor con amor se paga.

Y con amor se desarrolla la felicidad y se amplía la libertad.

jueves, 19 de septiembre de 2013

 “MI ADMIRACIÓN  Y AGRADECIMIENTYO A DON SILVERIO MATOS PEREZ”. Exalcalde de Santa Lucía de Tirajana (Gran Canaria, España).

Quisiera hacer un elogio encendido, -de admiración y cariño-, a don Silverio Matos Pérez.  Ex acalde de Santa Lucía de Tirajana (Gran Canaria,  España).
Señor de la honradez, de la dedicación a su pueblo y del amor a la tierra.
Su laboriosidad ha marcado una época, ejemplo a seguir en lo que es ser político.
Alcalde de la maravillosa Santa Lucía. Actividad que ha ejercido con dignidad y  valentía.
Dijo: “Santa Lucía nos ha apoyado por ser siempre cercanos y no marcianos”.
Ya que no puedo tener la alegría de darte un abrazo. Sean estas palabras el abrazo de reconocimiento y agradecimiento que, como canario que amo a mi pueblo apasionadamente, te agradezco el cumplimento honesto de tus deberes como persona y como político.
Tu amigo y admirador.


Luis C. García Correa y Gómez.

“SESENTA PAÍSES HAN VISITADO ESTE BLOG. IMPRESIONANTE”

“SESENTA PAÍSES HAN VISITADO ESTE BLOG.
 IMPRESIONANTE”
  
No sólo es asombro. Es admiración y gratitud. Es la enorme responsabilidad y la ilusión que significa ser leído por personas de 60 países.
Los Países que han visitado el presente blog, - puestos por orden de entrada -, son los siguientes: ESPAÑA, ESTADOS UNIDOS, ARGENTINA, ALEMANIA, RUSIA, REINO UNIDO, ITALIA, VENEZUELA, ANDORRA, REPÚBLICA DOMINICANA, COLOMBIA, LETONIA, FRANCIA, CHILE, ECUADOR, MÉXICO, PERÚ, GUATEMALA, CANADÁ, PANAMÁ, PUERTO RICO, CROACIA, EL SALVADOR, UCRANIA, BOLIVIA, POLONIA, HONDURAS, INDONESIA, ARGELIA, NICARAGUA, COSTA RICA, URUGUAY, ISRAEL, BRASIL, SENEGAL, NORUEGA, BIELORRUSIA, PAÍSES BAJOS, BÉLGICA, PARAGUAY, COREA DEL SUR, MALASIA, SINGAPUR, SAN VICENTE Y LAS GRANADINAS, SUECIA, MOLDAVIA, JAPÓN, TAIWAN  SUIZA, ISLANDIA, GUATEMALA, SERBIA, COSTA DE MARFIL, CHINA, HUMGRIA, INDONESIA, INDIA, PAQUISTÁN, BELICE Y AUSTRALIA.
Soy creyente practicante: al menos intento ser consecuente con mis creencias. Por eso pido, constantemente, la ayuda a amigos de aquí y a ese Gran Amigo de allá que es el Espíritu Santo.
Mis buenos deseos no son suficientes para la acogida a mis escritos. Ellos son mis vivencias y creencias.
Mi propósito es cooperar al bien de los demás, sin pedir nada a cambio. Por ello fomento la honesta participación de todos.
No me canso de insistir. No creyentes y creyentes, pasotas, individualistas…todos estamos obligados a participar honestamente al bien de los demás sin pedir nada a cambio. Ser honesto,  responsable y participativos.
Rezo mucho.
Necesito ayuda para desarrollar los temas. Hasta el momento la he recibido como venido del cielo.
Pretendo que los temas sean elocuentes, inteligibles y de lectura atractiva. Que sirvan.
Si alguien me puede ayudar, por favor, no deje de ponerme unas letras para mejorar este blog que tanto quiero, del que tanto espero, y al que dedico mucho tiempo. Cada artículo me cuesta unas horas de trabajo: lo hago y lo rehago varias veces, porque no basta con tener buena voluntad; hay que tratar de hacer las cosas lo mejor posible.
Me mueve el Primer Mandamiento: “Amar a Padre Dios sobre todas las cosas, y al prójimo como a nosotros mismos.
Me ilusiona, - por creencia - dar a conocer a ese Padre Dios que adoro, que tanto me ayuda y beneficia. Y compartirlo con los demás, porque es el mayor bien que he recibido.
Busco el bien de las almas y de los cuerpos, sin excepciones.
Añado y recalco mi apasionado amor por el ser humano y por la libertad. Estos valores son los que contribuyen a la plena felicidad  y a la plena libertad del mundo entero.
Gracias, a todas y cada una de las personas que entran, leen y comentan los temas de mi blog.
En 16 mese he tenido 13.000 visitas. Me parece asombroso. Sobre todo el aumento progresivo desde el principio.
Qué Padre Dios les bendiga a Uds., a sus familiares, amigos y vecinos.
Les quiero con toda el alma. Son razón de mi vida, de mis ilusiones, de mis obligaciones y de mi felicidad. Ensanchan mi corazón. Amplían mi libertad.
Bendiciones y agradecimiento para todos. 


Del 4/05/2012 al 04/09/2013, son 16 meses, 12814:16=800,88:30=26,70 visitas diarias-

martes, 17 de septiembre de 2013

“LA PALABRA DICHA, LA PALABRA DADA Y LA VERDAD”

 “LA PALABRA DICHA, LA PALABRA DADA Y LA VERDAD”

Creo que salvo única y última solución, jamás se debe jurar.
La palabra dicha tiene que ser como un documento irrebatible.
La verdad se transmite con la palabra y con el ejemplo.
Jesucristo dijo: “pero yo os digo”, señalando la autoridad de la palabra dicha. San Mateo recoge otras palabras de Jesús: “A ustedes les debe bastar decir sí o no”.
 La palabra tiene que tener la fuerza y el valor de la persona que se siente comprendida y creída.
La palabra debe bastar.
Nos han de conocer como personas honestas y ciertas. Personas de palabra.
El valor de la palabra dada tiene que ser irrefutable.
Chafalmejas: quien no tiene palabra, dice ahora y es después. Dice después y es más tarde. Miente.
El mentiroso falta al honor y se rebaja así mismo, no es merecedor de crédito y de consideración, sino de aislamiento. Es enemigo de la comunidad.
La veracidad es una virtud necesaria en la convivencia, y en nuestra honorabilidad.
Las relaciones humanas y divinas deben estar basadas en la veracidad.
Hay que tener un gran amor a la verdad, a la palabra dada y a todo lo que se diga.
Hay quien usa la mentira en beneficio propio, para escalar, para engañar, para justificar…, esto es una cobardía.
“La verdad os hará libres”
Debemos ser ejemplares en lo que decimos y hacemos. Y siempre.
Decir, hacer y amar a la verdad y buscarla siempre.
Ser veraces es un deber de justicia, una obligación de caridad, de amor y respeto a sí mismo y a los demás.
El dar nuestra palabra es darnos nosotros mismos, nos comprometemos con lo que decimos, y es un compromiso basado en nuestra honorabilidad.
Ser leales y fieles, ser honestos.
Leal es quien cumple con sus compromisos: con Padre Dios y los hombres.
Fiel es quien es leal a su palabra.
Honesto es el decente, el honrado.
No cabe el relativismo ni la infidelidad.
Ser fieles a la palabra dada, cumpliendo con lo prometido, y dicho con toda libertad.
La vida  se desarrolla y depende de la fidelidad a la palabra dada, al cumplimiento de los deberes de la palabra dicha, y a la veracidad de nuestros actos.

Efectivamente “Nos debe bastar decir sí o no”.

domingo, 15 de septiembre de 2013

MÁXIMA DE MI VIVENCIA Y CREENCIA.

MÁXIMA DE MI VIVENCIA Y CREENCIA.

La vida es un tesoro,  guardado no vale nada”       

viernes, 13 de septiembre de 2013

"EL SALUDO, SALUDAR”


"EL SALUDO, SALUDAR”


Saludar no es sólo decir: buenos días, buenas tardes, es mucho más. Es una forma de participar, educadamente, deseándole el bien al saludado, transmitiéndole buenas vibraciones.
Perder la costumbre social y educada de saludar es uno de los indicadores de aislamiento, de soledad y de mala educación. Incluso puede ser signo de pérdida de la identidad.
He entrado en un ascensor con 6 o 7 personas, saludar y ni una contestar. Afortunadamente, sólo recuerdo una vez haber tenido esta mala experiencia.
La mayoría de las veces me contesta alguna persona.
¿Cómo puede haber soluciones a los problemas de la comunidad, si la comunidad no existe? Existen personas que viven cerca, pero no en comunidad. Comunidad es congregación de personas que viven unidas teniendo unas reglas para la convivencia. Un grupo de personas que se relacionan.
<Las crisis económicas o de valores, son una consecuencia de la falta de la honesta participación de la mayoría. De la falta de comunidad. Si no hay participación en la búsqueda y exigencia de solución a los problemas de la comunidad, lógicamente, el
saludo es anacrónico, no encaja.
Si no hay una educación social y personal, en el que la comunidad es algo casi sagrado, por ser el medio en el que vivimos, el lugar donde nos relacionamos, el lugar donde hacemos nuestras vidas… ¿a quién se le ocurre saludar?      
Restauremos el saludo. Sea y siga siendo medio y forma de convivir, de relacionarnos, para cooperar al bien de los demás y de transmitirles alegría y bienestar,
Buenos días, buenas tardes se las de Dios. Así las decíamos, y así las deberíamos decir, fortaleciendo la vida de comunidad,  y elevando la relación a una participación activa.  Solución de todos los problemas, repito, solución a todos los problemas.
Cualquier hecho que una, será el comienzo del renacer de un pueblo honesto y participativo, donde se ama al prójimo como a sí mismo. Si fuera así ¿cómo no se iban a arreglar todos los problemas?
Viviendo en comunidad, y siendo honestos participativos, se vive y se vivirá la plena
felicidad y la plena libertad.
El saludo es un medio y un hecho que desarrolla la felicidad y la libertad.
Saludar debe ser la norma del encuentro de cada día.
Saludar debe contribuir a la satisfacción y alegría de cada día.
Saludar debe ser la gran demostración de educación y de la participación, camino hacia la plena felicidad y la plena libertad.

Buenas las tengan todos y se las de Dios.

martes, 10 de septiembre de 2013

“LA MISERICORDIA”


“LA MISERICORDIA”


San Pablo llama a Dios “Padre de las misericordias”, por su infinita compasión, y porque nos ama entrañablemente. Su misericordia es eterna, inmensa y universal. Y la tiene con todos y cada uno de nosotros.
“Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia”. ¡Ojalá la tengamos con nuestros hermanos los hombres y con nuestra madre Naturaleza!
¿Qué daño nos ha hecho la Naturaleza para que la ataquemos sin compasión y sin misericordia, en todos los frentes? ¡Si es nuestro hábitat, nuestro medio natural!
¿Realmente sabemos que la necesitamos, que dependemos de ella?
Cuando seamos compasivos y misericordiosos, viviremos en el paraíso que nos corresponde, que está en medio de la Naturaleza.
Al tratar a nuestros hermanos y a la Naturaleza deberíamos recordar que: “con la medida con que midiereis seréis medidos”.
Proporción, no igualdad, porque la bondad de Padre Dios desborda todas nuestras medidas.
Si nos endurecemos ante la crisis y las flaquezas ajenas, por falta de misericordia, se nos estrechará la puerta de entrada al Cielo.
La misericordia debe de estar por encima de la justicia.
La plenitud de la justicia es la misericordia.
Se necesita ejercer la justicia para ejercitar la misericordia.
Perdonar con prontitud los agravios, ayudar
La falta de misericordia genera opresión. Los sistemas de dominio de los más débiles por los más fuertes se consolidan cuando falta la misericordia. La falta de misericordia provoca un estado de lucha permanente. El inmisericorde es rencoroso. Y el rencor es el combustible de la confrontación.
La justicia no basta para mantener la vida familiar, la convivencia en las empresas, ni tampoco la vida comunitaria. La justicia tiene que ser moldeada por la misericordia.
Por muy justas que sean las relaciones humanas, si no hay misericordia no hay auténtica virtud de la justicia.
La misericordia es tener compasión con los demás, es compartir sus desdichas materiales o espirituales.
La misericordia es el camino para llegar a la felicidad terrenal y eterna.
La máxima misericordia es dejarse tomar por Padre Dios, abandonarse a su justicia y benevolencia infinitas.
Un corazón misericordioso está lleno de alegría y de paz.
San Agustín dice que la misericordia es el lustre del alma, la enriquece y la hace aparecer buena y hermosa.
Misericordia quiero tener, misericordia quisiera dar y misericordia quisiera recibir. Sin ella no hay paz ni felicidad. Y tampoco hay libertad.


domingo, 8 de septiembre de 2013

MÁXIMA DE MI VIVENCIA Y CREENCIA.

“Dar el bien y las participaciones leales, 
      es ser honesto en las libertades”.       

viernes, 6 de septiembre de 2013

“LA ALEGRÍA”

 “LA ALEGRÍA

El ser humano ha nacido para ser feliz, y esa felicidad da la alegría.
El ser humano ha nacido, crecido y muere con el fin  de ser feliz en esta tierra y luego gozar de la eternidad en el cielo, en la contemplación de Padre Dios y de la Virgen del Pino (Nuestra patrona). Esto, entendemos los católicos que es para todos, y en lo que la alegría es una expresión importante de esa felicidad.
Al igual creemos que todos debemos ser alegres porque somos felices, y lo somos cuando cumplimos con las leyes divinas y las justas humanas.
Todos tenemos después de la muerte la eternidad, aún los que duden o no crean que existe la eternidad. Esto es digno de la mayor consideración.
Debe ser espantoso no creer que después de la muerte haya un cielo. Debe ser algo tremendamente frustrante.
Oí quien dijo que no quería pensar en vagar para siempre, en el infinito.
¿No es espantoso el que no haya nada?
Los católicos creemos a ciencia cierta que hay cielo, no tenemos la menor duda, y por esto debemos ser felices y estar alegres.
Pero para alcanzar la meta del cielo hemos tenido que recorrer nuestra vida. Estamos recorriéndola hoy y tiene que ser feliz y alegre.
La alegría tiene que ser patrimonio del nacido y, al igual, lo es para todos.
Sólo necesitamos tener fe en que la felicidad es una realidad alcanzable, y que uno de los medios que tenemos para saber que la estamos alcanzando es la alegría.
 Debemos repartir alegría en la medida de nuestras posibilidades.
Y cuando digo alegría no me estoy refiriendo a jolgorio, que también puede ser bueno. Pero tiene que ser jolgorio comedido, sin el menor daño para los que lo disfrutan como para los que les acompañan.
¿Qué importante y trascendental es la buena educación para todo?
A nuestros hijos debemos enseñarles, entre otras muchas cosas, a que si no pueden hablar bien de alguna persona, que se callen. 
Intentar hablar bien siempre y con alegría.
Debemos intentar siempre buscarle a toda persona su lado positivo, que siempre lo tenemos. Depende mucho de nuestra buena voluntad.
Así, de la misma manera que buscamos lo bueno de las personas, con esa misma facilidad repartiremos la alegría.
El amor no es una idea, es una experiencia, es una vivencia.
En la medida que amamos, en esa misma medida repartimos y recibimos la felicidad y somos alegres.
En la medida que hay más relación auténtica, - y si esa relación está reforzada con alegría -, en esa misma medida hay más amor.
Porque amar es dar y recibir, especialmente alegría. Solo insistir que: DIOS ES AMOR.
Si tenemos estas ideas claras, sólo necesitamos tener fe y buena voluntad, y la alegría surgirá como por generación espontánea.
Es necesario reír en la vida.
Hay muchos, muchísimos momentos duros en la vida, pero si tenemos la suerte de tener fe y buena voluntad, y absoluta confianza en Padre Dios, la risa, la alegría hará que la sonrisa o la risa salga, fluya espontáneamente.
No necesitaremos buscar la alegría, ella llegará sola.
Y con la santidad es facilísimo repartir alegría.
No cabe duda que hay momentos en la vida que uno no puedo repartir alegría porque está sufriendo algo muy grave que parece que le impide estar alegre; pero al menos intentemos no repartir amargura. No es fácil, y tampoco imposible. De nosotros depende.
Pidamos que Padre Dios y la Virgen Santísima del Pino nos apoyen constantemente y podamos repartir la alegría para bien nuestro y de los demás Así, casi sin darnos cuenta habremos cambiado el mundo.
De nosotros depende mucho y que empecemos ahora, no lo dejemos para después, en especial en estos días que conmemoramos la Fiesta de Nuestra Patrona, la Virgen del Pino.

martes, 3 de septiembre de 2013

“MI VERDAD”


“MI VERDAD”

El aceptar la verdad o no aceptarla, condiciona radicalmente la vida del humano.
Si se afirma o se niega la existencia de la verdad es como plantearse la existencia de Padre Dios, que es algo que define, que marca el origen, nos conduce por la trayectoria a seguir, y se llega a un fin o a otro, según la postura que se adopte.
¿Qué tiene la verdad que compromete tanto nuestra vida?
La verdad es, sin duda, y según diría San Agustín “la gran cuestión”
No es algo sin importancia, en la periferia de mi existencia, es algo consubstancial, pertenece a la misma naturaleza humana.
La verdad no es algo que puedo mirar sin que a la vez no me comprometa.
Se vive siempre la verdad desde la óptica del actor, nunca del espectador.
La verdad tiene que ser mi verdad. Lo contrario no es la verdad, es disculpa.
Negar la verdad supone en erigirme en creador de mis propias verdades.
Mi verdad se impone por sí misma, no hay que tolerarla, sólo hay que aceptarla. DIOS EXISTE.
Los católicos si defendemos nuestra verdad no debemos convertirnos en intolerantes, sino en entusiastas de ser ofrecida y luchar por ella, como es la existencia de Dios.
El ignorar la verdad  de la existencia de Dios, sí puede llevarnos a la intolerancia, por creernos en posición de únicos depositarios de la verdad.
El estar enamorado de la verdad, - como debemos estar los católicos -, nos obliga a tener la sensibilidad y la caridad necesarias para no herir a los que adopten posiciones distintas a las nuestras.
El que está en la verdad y vive de acuerdo a ella -que es la aspiración y obligación del católico- debe ser comprensivo con todos, puesto que hay una especial facilidad por la que cualquiera puede caer en el error.
No debemos, nunca, convertirnos en creadores de la verdad.
Afirmar, por ejemplo: “yo lo tengo claro”: “no creo en los curas”, “creo en el aborto”… es una manera de decir que yo ya sé lo que para mí es la verdad.
Cuando a la verdad se le acalla, el error mina la existencia humana convirtiéndola en una sospecha.
Debemos hacer lo posible porque la verdad resplandezca y esté en todos los órdenes de nuestra vida, y en la vida de todos.
No podemos permanecer seguros de nuestra verdad: no vaya a ser que esté fundamentada en falsas realidades, en imaginaciones. Tenemos la obligación de buscar la verdad.
No está de moda enamorarse de la verdad. Antes se buscaba la verdad como meta indispensable para la tranquilidad de la conciencia.
Parece estar de moda un escepticismo ilustrado.
Ese escepticismo creo procede de sentirse satisfecho al considerarse conocedor de la verdad. ¿Se ha tratado de profundizar y de buscarla?
Estamos obligados a buscar la verdad suprema y fundamentar nuestras vidas y nuestros actos en esa verdad, en esa verdad inmaterial, espiritual, que es Dios, que dé luz, dirija y ordene nuestra conciencia.
No podemos ni debemos olvidar, y menos ignorar, la verdad acerca del destino de nuestra alma, porque, entonces, vagaremos mentalmente por el vacío infinito y sin la esperanza de una compensación por el bien que hayamos hecho.
El buscar la verdad del fin de nuestra alma, deber ser, necesariamente, el camino obligado para tener, en esta tierra, la felicidad, y en la otra la eterna felicidad: que es estar en el Cielo con Padre  Dios.
En espera que este complicado tema de la verdad, apoyado en la existencia de Dios, nos sirva para alegrarnos de estar en nuestra verdad - en la de los católicos - por la que queremos vivir y morir y alcanzar los promesas de Nuestro Señor Jesucristo, y llegar a la tranquilidad de nuestras conciencias porque vivimos y moriremos en el camino recto y esperanzador de la presente y eterna felicidad.
Que Padre Dios nos conceda claridad y fuerzas para vivir nuestra verdad con todas sus consecuencias; e intentemos convencer aquellos que no la tienen, para que tengamos todos esa felicidad que se tiene cuando el alma está en camino de la santidad, haciendo y diciendo lo que Nuestros Mandamientos nos exigen y, nosotros gustosos, porque así lo creemos, vivimos y practicamos nuestra verdad.
Que esa verdad sea la de todos, para gloria de Padre Dios y de Su Santísima Madre la Virgen María.

domingo, 1 de septiembre de 2013

MÁXIMA DE MI VIVENCIA Y CREENCIA.

“Nadie muere de susto ni de disgusto”