lunes, 29 de febrero de 2016

“LOS SANTOS SOCIALES”. Último día del mes del año bisiesto.



“LOS SANTOS SOCIALES”



Los santos sociales son los que dedican su vida a los demás, especialmente a los más necesitados, sin pedir nada a cambio.
Hay santos sociales en el mundo entero. No es un fenómeno privativo de ciertas creencias, ni de algunas localizaciones. Si es un fenómeno privativo de las personas honestas que han sido educadas en valores y respetan.
La educación en valores no solo es fundamental para la santidad personal y social: también se necesita para la felicidad. La felicidad está en compartirla, y la comparten las personas honestas y educadas.
El egoísmo es la condición natural del maleducado.
La vida es muy corta para malgastarla. Todos podemos ser santos sociales, que es un camino hacia la santidad espiritual. Las dos merecen el reconocimiento, local y universal.
Roguemos, creyentes o no, para tener la educación y las virtudes que nos lleven a la santidad para así poder ayudar.
Hemos nacido para la santidad y como consecuencia para ayudar.
Los santos sociales son una necesidad para la felicidad.
La sociedad se debe fundamentar en valores para que surjan santos sociales que son los que luchan y cooperan a la solución de los problemas de todos.
El amor es el cimiento de la santidad.
Los santos sociales enriquecen el patrimonio local y nacional, son el cimiento del bien: reparten el bien y dan su ayuda sin límite respetando a los demás.
Benditos y alabados sean los santos sociales porque en ellos nace y se desarrolla el bien personal y social, para el bien de la humanidad.
La globalización honesta multiplicará el efecto beneficioso de los santos sociales, para el bien de toda la humanidad.

Los santos sociales son una necesidad en la sociedad.

domingo, 28 de febrero de 2016

SIN TÍTULO.


SIN TÍTULO.

(Siento grave preocupación)




El mal, el odio, el rencor, insultar… el no respetar se crea, se propaga, se desarrolla y arrasa con la nula o mala educación. 

viernes, 26 de febrero de 2016

“CUANDO HAY UNA DENUNCIA ALGO FUNCIONAL MAL”



“CUANDO HAY UNA DENUNCIA ALGO FUNCIONAL MAL”



El origen de cualquier denuncia honesta es que algo funciona mal.
Para denunciar, hay que ser honesto.
Denunciar nunca debería significar ofender. Si hay honestidad no hay mala voluntad, por lo tanto no debe haber ofensa.
Todos tenemos obligación de denunciar el mal para que sea corregido y anulado.
El que denuncia con maldad para dañar, debe ser denunciado por el daño causado.
El que denuncia para corregir un mal debe ser alabado, reconocido y felicitado.
La denuncia honesta se debe basar en el amor para buscar el bien.
La indiferencia y el pasotismo ante el mal deben ser recriminados.
Desde niño se aprende a diferenciar entre el bien y el mal y así se adquiere la conciencia y el conocimiento necesario para poder denunciar.
Denunciar para corregir el mal es una obligación consustancial del ciudadano educado.
Benditos y alabados sean los buenos ciudadanos que denuncian el mal para ayudar.







miércoles, 24 de febrero de 2016

¿QUÉ ES HABITATISTA? ¿QUIÉN ES HABITATISTA?



¿QUÉ ES HABITATISTA? 
¿QUIÉN ES HABITATISTA?







El habitatista es la persona honesta que tiene y protege a la Naturaleza como su hábitat natural y que trabaja por el bien de los demás, sin pedir nada  a cambio, intentando ayudar.

lunes, 22 de febrero de 2016

“DAR DE LO QUE SE TIENE”.



“DAR DE LO QUE SE TIENE” 



Hay que amar al ser humano, en sí mismo, por ser persona de valor incalculable, irrepetible y universal. Hay que amarlo, por ser capaz de hacer el bien, repartir el bien y compartir el bien. Hay que amarlo porque así cooperamos, directamente, a la felicidad de la sociedad; y también porque es un bien que merece ser gozado: el bien de dar a los demás de lo que cada uno tiene, y lo primero el bien del amor.
Dar de lo que se tiene es la base de la felicidad.
Insistimos: la felicidad es compartir y gozar lo que se tiene.
Dar de lo que se tiene es una virtud que de ser generalizada haría de la felicidad el estado natural, al que no sólo aspiramos, sino que necesitamos.
Los egoístas no reparten ningún bien, no dan amor. Pero lamentablemente sí reparten y difunden ese mal que tienen: el egoísmo.
¡Cómo cambiaría el mundo, nuestro comportamiento y nuestra vida de bien, si la mayoría de la humanidad diese de lo que tiene, de lo bueno que tiene!
Dar es sinónimo de felicidad, al compartir se da felicidad y al darla se recibe felicidad.
Dar de lo que se tiene es recibir de lo que se da.
Los problemas personales, sociales y mundiales están basados en que no damos de lo que tenemos, sin necesidad de arruinarnos. Al dar bienes materiales, en parte se pierden -ya no lo tenemos- y en parte se vuelven a ganar -los tenemos en el agradecimiento del otro-. Al dar bienes espirituales nunca los perdemos, siempre ganamos, porque siempre ayudamos.
Todos tenemos, aun los más necesitados, bienes, posibilidades y actos que dar y hacer para ayudar. “Nadie es insolvente en el dar”. Todos, sin excepción podemos y debemos dar de lo que tenemos.
Una sonrisa, un abrazo, una caricia, un saludo, atender, escuchar… nos hacen necesarios para la felicidad de los demás; ¡y para la propia felicidad!
Dar de lo que se tiene es caminar por el difícil y exigente sendero de la santidad.
Dar de lo que se tiene es repartir felicidad.

Dar de lo que se tiene es amar.

domingo, 21 de febrero de 2016

SIEMPRE AYUDAR.



SIEMPRE AYUDAR





“Usemos la globalización como medio de ayudar. Ya no tenemos fronteras ni distancias para ayudar”.

viernes, 19 de febrero de 2016

“LA BLASFEMIA”.



“LA BLASFEMIA”


Blasfemar es decir palabras injuriosas contra Dios o contra las personas o las cosas sagradas. Es una injuria grave.
Injuriar es ofender, ultrajar con obras o palabras. Dañar o menoscabar a Padre Dios, lo que algunas personas consideran, quieren y adoran por encima de todo: eso es blasfemar.
Nadie en este mundo tiene la autoridad, ni está autorizado, para blasfemar acerca de la religión que sea.
Quien blasfema debería ser reo de reproche social.
La blasfemia debería ser condenada universalmente.
Quien cometiera blasfemia debería ser un reo universal.
Quien blasfema es un maleducado, rencoroso y envidioso. Es un enemigo social, porque la blasfemia está relacionada con otros actos indeseables en contra de las personas y de sus creencias.
En la religión que sea, Padre Dios es lo que merece el mayor respeto, la adoración y el amor de los creyentes.
Blasfemar es no respetar lo que es más sagrado para los creyentes.
La falta de respeto es el origen de la mayor parte de los problemas personales, sociales y mundiales.
Las guerras, el oprobio, la maledicencia, la ofensa, el rencor, el odio… son manifestaciones de falta de respeto.
No hay, ni puede haber, felicidad ni libertad sin respeto.
El respeto es el cimiento del bien, de la convivencia y del progreso.
Alabado y benditos sean los honestos, educados y respetuosos porque de ellos nace y crece el bien, la felicidad y se desarrolla la libertad.
La blasfemia es la manifestación más degradante del ser humano.
El que blasfema ofende, falta al respeto, y, probablemente, no quiere y condena a quien profesa las creencias que desprecia. 



miércoles, 17 de febrero de 2016

“la muerte como realización plena de la vida”


Acabo de recibir este mensaje que, como todo lo que escribe mi amigo Enrique González Araña, es de una profundidad y realidad que me llena de felicidad. Espero lo mismo les sea para ustedes, que son la razón de este blog. Gracias y un fuerte abrazo. Luis


la muerte como realización plena de la vida”

Querido amigo Luis
No es nada… ¡qué escriba sobre el tema!
Ya te dije que a mí me es fácil y me gusta hablar, hablar con la gente que tengo delante, con la escucha. Es muy fácil, te dejas llevar por la conversación, por la resonancia, por la sintonía del gesto, de forma que es como pasear por un mismo paisaje que nos acompaña y modula los pasos del caminar juntos.
Pero escribir la no se sabe quién, es como arrojar por la ventana un chorro de letras que no sabemos cómo ni dónde van a caer, y mucho menos si hay alguien que en las recoja, y vaya usted a saber qué palabras va a componer con esas letras, y que significado van a tener para el aleatorio  lector
Pero, sí.
Voy a escribir. Voy a escribir, voy a escribirte a ti, a Luis, precisamente a Luis, porque antes de escribirte, ya me has resonado, me ha removido tú pregunta, que es una pregunta viva.
Una pregunta viva, brota de un deseo de verdad, que ya viene cargada de energía capaz de penetrar las penumbras de la obscuridad de las palabras
la muerte como realización plena de la vida”
El tema se resume en los siguientes puntos:
1.-El sentido de la vida es la felicidad.
2.-La felicidad es  Amor.
3.- Amar es buscar y encontrar la felicidad trabajando por la felicidad de los otros.
4.- Cuando  la vida llega a su plenitud, cuando contemplar y el disfrutar felizmente del crecer de la felicidad a nuestro alrededor sobrepasa la conciencia de uno mismo, el “Yo” ha desaparecido, ya hemos muerto, ya hemos vencido la muerte
    Bueno, Luis, no sé si sirve algo. Tal vez sean puntos para andar por los caminos de la vida hacia ese momento que tú ya has vivido de cerca, y eres el que más podría hablar por experiencia
   Un abrazo, y gracias por azuzar mi pereza.
Un abrazo, Enrique.   Firmado Enrique González Araña.

A LAS PERSONAS QUE NO RESPETAN.



A LAS PERSONAS QUE NO RESPETAN.





  “Dime lo que dices, y te diré quién eres y a donde te diriges”.
 “Dígame lo que dice, y le diré quién es y a donde se dirige”

lunes, 15 de febrero de 2016

“EL ARREPENTIMIENTO”.



“EL ARREPENTIMIENTO”



El arrepentimiento es la virtud de los sabios y de los santos.
En general, consideramos sabio a quien sabe lo que no sabemos los demás, a quien sabe un poco más, o a quien lo sabe mejor. Ahora bien, también es sabio quien sabe arrepentirse, quien practica la virtud de la humildad.
Santo es el que ama sin límite, vive para el amor, y muere por, con y para el amor.
El arrepentimiento conduce a la felicidad. No hay felicidad sin arrepentimiento.
La humildad es condición "sine qua non" del arrepentimiento.
¡Dichoso el humilde, que alcanza el bien espiritual y el reconocimiento material!
La humildad es la virtud de la felicidad, de la grandiosidad y de la hermandad.
Quien se arrepiente allana el camino: promueve la reconciliación donde había desunión y separación.
Arrepentirse crea un estado de felicidad, de agradecimiento, y de satisfacción, que lleva por el sendero de la perfección.
¡Dichoso el arrepentido! Alcanzará el bien.
El arrepentimiento es el camino de la santidad, de la felicidad y del enriquecimiento moral y material.
No hay felicidad sin arrepentimiento, ni arrepentimiento sin humildad.
Dichoso el humilde que arrepentido consigue la felicidad.
El arrepentimiento conduce al bien, a la posesión del bien, para tener la paz y la posesión del conocimiento del bien.

¡Dichoso el arrepentido, porque tendrá lo merecido!

domingo, 14 de febrero de 2016

PREGUNTAS URGENTES Y NECESARIAS.




PREGUNTA URGENTE Y NECESARIA.
Se ruega contestación.





¿Por qué en el momento actual existe el aislamiento personal y social?

¿Es cierto? A mayor es la ciudad, mayor es la soledad.

viernes, 12 de febrero de 2016

“LA JUSTICIA SOCIAL”.




“LA JUSTICIA SOCIAL” 

La justicia social es la justicia por necesidad.No respetar a la persona humana y desconsiderarla, por no vivir la justicia social, es un pecado de lesa humanidad.
Los seres humanos no tenemos precio: la grandiosidad y magnitud del ser humano es tal, que obliga,  sin distinciones, al respeto y acatamiento a la justicia social.
“¡La justicia social es el respeto y consideración a la persona sin la menor limitación!”
“¡La justicia social es el cimiento de la felicidad, si es en libertad!”
Sin libertad no hay justicia social ni personal.
“¡Amar al ser humano debe de ser una pasión, por la justicia social!”
No hay vida humana cuyo valor sea incalculable y que no sea merecedora de la plena justicia social.
Hablar, decir y no hacer la justicia social por las personas con autoridad, es una de las grandes demostraciones de la maldad.
El mal se ha desarrollado con la globalización, porque no hay una mayoría que tiene y practica la justicia social.
Vivir sin justicia social es tener paro, miseria, falta de recursos a la Seguridad Social, tener sueldos inmerecidos... y así un largo etcétera que todos conocemos, si vivimos en un país sin justicia social.
La justicia social es un derecho inalienable e irrenunciable.
Quien falte a la justicia social es reo de condenación personal y social.
Quien respete y acate guardando las leyes naturales de la justicia social es un bendito que camina derecho a la santidad.
La justicia social es una obligación y una necesidad.
La justicia social es el bien de la sociedad.
La  justica social es la justicia de la sociedad.
Sin justicia social no hay bien y sí mucho mal.

La justicia social es ayudar.

miércoles, 10 de febrero de 2016

lunes, 8 de febrero de 2016

“DERECHO NATURAL”



“DERECHO NATURAL”


El derecho natural es el derecho fundado en la naturaleza humana y que, por tanto, está determinado por ésta.
El derecho natural exige el respeto a la dignidad que tiene cualquier persona humana. Es un derecho irrenunciable.
Un ejemplo: su derecho a un salario justo para su mantenimiento y para el mantenimiento de su familia.
Las obligaciones de derecho natural son numerosas: ser considerado y respetado; hacer el trabajo bien hecho; el crecimiento económico basado en el servicio al ser humano y no solo al capital o al poder...
¡La falta a las obligaciones de derecho natural atenta a la justicia personal y social!
El derecho natural no niega la legítima autonomía del orden temporal, que debe estudiar las causas de los problemas económicos, sociales, políticos…
Aún estamos en el camino y no hemos llegado a una sociedad mayoritariamente justa que considere y respete a la dignidad de la persona en la libertad.
Todos, sin distinción, estamos obligados a reconocer y respetar al ser humano, por derecho natural... y sobrenatural. Así lo creo.
Por derecho natural, tenemos la obligación de preocuparnos de las necesidades de los demás. Máxime ahora con la globalización del bien o del mal.
El derecho natural exige el máximo respeto a toda persona, también a los ya concebidos.
El derecho natural nos obliga a ser buenos empresarios, buenos trabajadores, buenos vecinos, buenos amigos, buenas personas.
Un gran ejemplo del respeto y consideración del derecho natural es el respeto con quienes discrepamos, honestamente: ¡No murmurar!

El derecho natural es el respeto natural.

domingo, 7 de febrero de 2016

SOBRE EL QUERER.



SOBRE EL QUERER.


"Hay que querer sin desfallecer"

“Quien quiere, tiene y reparte, le retorna, le devuelven su parte”

viernes, 5 de febrero de 2016

“EL SUBDESARROLLO”



“EL SUBDESARROLLO”  



El subdesarrollo es un mal que impide mejorar.
El subdesarrollo no llega de improviso, avisa y sigue avisando hasta que aparece.
¿Qué genera el subdesarrollo? Fundamentalmente: la mala educación o la nula educación.
¿Consecuencias del subdesarrollo? La miseria.

Cosas que demuestran subdesarrollo: La principal es el paro. La pobreza, con el máximo exponente de la miseria. Seguir ciegamente a la moda vistiendo todos iguales. Acatar lo que los poderes perversos impone. La suciedad en los espacios públicos. No saludarse, como ejemplo clásico, entre vecinos. Ocultarse detrás del anonimato. El egoísmo y pasotismo, que si se da en la mayoría es arrasador. Seguir y vivir sometidos a la técnica y sus instrumentos…

¿Para qué seguir enumerando hechos demostrativos de subdesarrollo?
¿Entonces, qué podemos y qué debemos hacer para salir del subdesarrollo?
El medio para salir del subdesarrollo es la educación que den los padres en valores éticos y morales y que sean aceptados y vividos por los hijos.
Es importante aclarar que no hay que desesperar, porque se necesitan generaciones para salir del subdesarrollo.
El desarrollo no llega, tampoco, de improviso. Llega por educación y con el paso de generaciones.
Benditos y alabados sean los padres que educan a sus hijos, de ellos nace y crece el desarrollo.

El subdesarrollo es un mal que hay que extirpar.

miércoles, 3 de febrero de 2016

MÁXIMA.


MÁXIMA.


La vida no tiene significado, está vacía, si no hay valores por los que luchar.

lunes, 1 de febrero de 2016

¿QUÉ HE TRATADO DE DECIR EN ESTOS AÑOS?




¿QUÉ HE TRATADO DE DECIR EN ESTOS AÑOS?  



¿Qué he tratado de decir en estos años?
¡Que somos únicos e irrebatibles!
¡Que todos y cada uno tenemos un valor incalculable, pues somos eternos y libres!
¿Para qué hemos nacido?
Para la felicidad.
¿Qué tenemos que hacer?
Ayudar.
¿Por qué tenemos que ayudar?
Porque hay quien lo necesita y porque para ser felices hay que compartir. Para eso sirve la ayuda.
¿Cuál es el fundamento que sostiene todo lo dicho?
La educación de los padres o familiares.
¿Para qué sirve la educación?
Para respetar, para ayudar, para ser felices y para ser libres
¿Qué es la libertad?
La posibilidad de elegir entre el bien o el mal.
¿Qué importancia tiene la libertad?
Sin ella no hay plena felicidad.
¿Qué tenemos que hacer durante la vida?
Servir y ayudar.
¿Qué fin tiene servir y ayudar?
La felicidad en la libertad.
¿Por qué se necesita la mayoría?
Porque ella es la que impone el comportamiento general.
¿Y si no hay mayoría?
Las minorías imponen su proceder, así es como actúa el poder perverso.
¿Para qué necesitamos la Naturaleza?
Por ser ella nuestro hábitat natural y sin ella viviríamos artificialmente.
¿Qué estamos haciendo?
Por activa o pasiva nos autodestruimos, caminamos hacia la inhabitabilidad del maravilloso Planeta Tierra. No somos habitatistas.
¿Cómo resumiría lo que he tratado de decir?
La honesta participación es la solución.
¿Quiénes deben vivir y ejercer esa honesta participación?
La mayoría.