martes, 29 de mayo de 2012

¿EL PORQUÉ DE MI BLOG?

 
 
         ¿EL PORQUÉ DE MI BLOG?

 
 
 
Por no tener ciencia infusa, y si limitaciones. Por tanto, deseo y necesito recibir los comentarios y sugerencias de los demás, como exponer mis ideas, creencias, y experiencias en la búsqueda del bien común.

Las razones de este blog son: cumplir con la obligación que tenemos de participar honestamente, intentar colaborar al bien de usted y de la comunidad, y amar apasionadamente a la libertad sin pedir nada a cambio.

Agradecería cometarios razonados. Creo que decir sólo si o no, no aclara lo suficiente. Además, si es anónimo no tiene valor.

Participo, ruego y necesito la honesta participación.

"No hay solución sin la honesta participación".

Necesidades: Ustedes contribuyen a que mi vida tenga mayor sentido y me hacen sentir mejor. La felicidad está en compartir. Y por mi amor al Ser Humano y a la Naturaleza por ser nuestro medio natural.

Soy habitatista y, como tal, amo apasionadamente al Ser Humano y lucho por la felicidad y la libertad, en nuestro medio natural.

Gracias y, como creyente, que Padre Dios les bendiga, a sus familias, amigos, vecinos y al mundo entero.

Retocado 13-12-2014.

viernes, 18 de mayo de 2012

"NADA DE ANONIMATOS"


                                       "NADA DE ANONIMATOS".

Nadie debería tener una propiedad que no figure a su nombre.
El anonimato no debería de existir en la sociedad.
Sería muy saludable que todos supiesen quiénes son los propietarios, tanto de las empresas nacionales como internacionales. Sabríamos quiénes son los propietarios de los supermercados, de los laboratorios de medicinas, de las fábricas de armas, etc.
Podría darse el caso que una misma persona fuese propietaria de la producción de medicinas para sanar y de armas para matar (confiando que las medicinas sean para sanar, y no para prolongar la enfermedad).
No creo bueno el anonimato. Tanto para saber quién hace buenas obras y felicitarlo, como quién las hace malas.
La libertad, ese maravilloso don de valor incalculable, nos permite hacer el bien o el mal.
El cielo es de los arrepentidos.
La libertad la estamos ejerciendo constantemente.
Nuestros actos tienen influencias en los demás, repercuten en los otros. Ejercemos un poder en nuestro ambiente. Seamos pobres o ricos, cultos como los incultos.
Debería de desaparecer el anonimato, que puede ser refugio del mal.
Confío que los humanos nos sintamos orgullosos de nuestros actos y nos podamos felicitar porque hacemos el bien, y que lo sepamos todos, para alegría de hacedor (del que lo hace), como del receptor.
Nada de anonimatos en todos los distintos órdenes de la vida.
Esto obliga a hablar también de la intimidad, a la que todo ser humano tiene derecho, y, como tal, se les respeta.
No debemos confundir intimidad con anonimato.
En resumen: Que cualquier persona pueda consultar en internet quienes son las personas concretas que deciden en última instancia.

martes, 8 de mayo de 2012

Mi asombro, admiración y esperanza en las redes sociales.



         Mi asombro, admiración y esperanza en las redes sociales.

         Llego tarde, por mi edad, e intento recuperar el tiempo perdido.

         «Nunca es tarde si la dicha es buena».

         He comentado multitud de veces el aislamiento del urbano, ahora rectifico al empezar a conocer las redes sociales. Creo que son el gran medio que se necesita para la participación.

         «La unión hace la fuerza» y «la comunicación y participación es la solución».

         Sabía de hechos que han demostrado la rapidez y fuerza de la comunicación en estas redes. Pero estaba ausente.

         Me incorporo con apasionamiento, queriendo ser útil en la búsqueda del bien común.

         «No hay solución, sin participación».

         He querido acuñar esta frase, de participar en todos los órdenes, para las soluciones a los múltiples problemas del momento.

         Es enorme el poder de convocatoria, rapidez de respuesta, y solidaridad, que posibilitan la necesaria participación personal y social.

          Ahora me atrevo a decir: «sin redes no hay solución».

         Espero aprender el mecanismo -lo más rápido posible- que me permita conectarme, informarme, y participar, para intentar ser consecuente con la obligación de cooperar al bien de los demás, al bien común.

         Gracias, las más efusivas, a todos los humanos que nos unimos y participamos en este maravilloso mundo de las redes sociales.
        
         Con mi asombro, admiración y esperanza, les envío todo mi cariño y deseos de participar. Reciban mis felicitaciones y bendiciones.

            Estoy muy ocupado por las obligaciones sociales y familiares, -trabajo más horas que cuando estaba en activo – y sumado al desconocimiento, ruego a todos me disculpen en contestar a uno por uno, si no me sentiré triste y muy agobiado.
            Son tantos que estoy asombrado.
            Abuso de la amabilidad de ustedes.  Me agarro a que son formidables.
            Este artículo, y con todo cariño, es para ustedes, de ustedes ha nacido.

viernes, 4 de mayo de 2012

"DEMOCRACIA REAL" Este es el primer artículo que publiqué en este blog.

 “DEMOCRACIA REAL”

         En una democracia real, el poder no lo tienen las Instituciones, lo tenemos las personas.
         Al menos lo tienen quienes lo ejercitan en la práctica: los que participan.
         Cuando en una asociación sólo deciden unos pocos, difícilmente podemos hablar de poder del pueblo o de libertad. El panorama es distinto cuando decide la mayoría.
         El individualismo, tan extendido y aceptado, está corroyendo a la democracia. Y, lo que es peor, está socavando a la libertad.
         La vivencia de la libertad individual y la preocupación por el bien común son necesidades urgentes e imperiosas. Solo las alcanzaremos con la participación.
         El bien común, debería ser tan común a todos como su bien particular.
         El individualismo permite que el poder económico someta al poder político. La falta de libertad personal se normaliza. Ciudadanos convertidos en súbditos.
         La sumisión destruye todo: comienza por el medio ambiente y termina por sojuzgar a las personas en nombre del estado del bienestar.
         Las personas debemos ser el centro y eje de todos los movimientos económicos, políticos y sociales.
         El individualismo es la semilla del totalitarismo:  en el que todo está dominado por el interés colectivo, sin participación y sin iniciativa particular.
         El actual estado del bienestar está fundado en el individualismo.
         Para demostrar la afirmación basta contar el número de pasotas.
         El individualismo puro equivale a sumisión y falta de libertad.
         Importan más las cosas y los beneficios que las personas.
         Si no nos hacemos cargo de la importancia y necesidad de la participación personal - en todos los órdenes – otros nos dirigirán de forma más o menos subliminal. 
         Hablamos, hablo de democracia y libertad, y ¿Qué hago? ¿Hago lo suficiente? En mi caso creo que no, tengo que hacer más.
         No hay democracia real sin el verdadero poder en las personas.
         ¿Tenemos? ¿Tengo claro el concepto y vivencia de la democracia y libertad?
         ¿De verdad vivo y practico mi poder y libertad en todas las Instituciones y Asociaciones?
         ¿Se mata en nombre de la libertad y del derecho a la libre decisión en la democracia?
         ¿Soy libre con mi cuerpo y mi alma para hacer lo que quiero?
         ¿Es necesario participar en la vida de la comunidad?
         De acuerdo a las contestaciones a las anteriores preguntas, así es nuestro presente y así será nuestro futuro inmediato.