miércoles, 21 de marzo de 2018

“¡¡¡QUERER Y AMAR A LA HUMANIDAD!!!”




 “¡¡¡QUERER Y AMAR A LA HUMANIDAD!!!”  


Querer y amar a la Humanidad es una necesidad imperiosa y universal. Es una necesidad que parte de la honestidad y de la solidaridad
“¡¡¡Sin amor y sin solidaridad no hay felicidad y menos libertad!!!”
“¡La felicidad y la libertad nos han sido dadas para combatir el pecado!”
“¡El pecado arruina la felicidad y la libertad!”
“¡¡¡QUERER Y AMAR A LA HUMANIDAD ES SANTIDAD!!!” Y si es querer y amar a la humanidad con humildad, honestidad y con pasión es merecedora del altar.
No hemos nacido ni vivimos para vivir solos.
La soledad la aprovecha el mal para perjudicar.
La soledad impenitente es el mal en la realidad.
La realidad siempre es mejor, cuando hay y se comparte el AMOR Y AMISTAD.
El AMOR Y LA AMISTAD  son dos vivencias “necesarias” para la felicidad y la libertad.
Nacimos y vivimos para gozar, disfrutar y compartir la felicidad y la libertad.
Nacimos para ser libres y felices.
Somos los humanos lo que tergiversamos, cambiamos y alteramos la realidad, cuando actuamos con el mal, como es la deshonestidad.
“¡¡¡La realidad es una consecuencia y vivencia derivada de la honestidad y de la libertad!!!”
La honestidad fortalece, eleva e incrementa  la vivencia del AMOR Y LA AMISTAD.
Crecemos en lo físico, lo material, lo espiritual y en la moral en la medida de la honestidad.
“¡¡¡La honestidad nos hace libres y felices!!!”
“¡La corrupción es el mal que nace y se desarrolla cuando no hay honestidad!”
“¡El progreso social, económico y moral se desarrolla en la medida que vivimos y compartimos la honestidad!”
“¡¡¡La honestidad redime y ahuyenta el mal!!!”
Benditos y alabados sean los honestos, de ellas y ellos, nace, crece y se desarrolla la felicidad y la libertad.
Querer a la Humanidad es la virtud del honesto que reparte, a manos llenas, su felicidad y su libertad.
Benditos y alabados sean los honestos, de ellas y ellos aprendemos a compartir y vivir la felicidad y la libertad.
“¡¡¡Amar a la Humanidad  es caminar seguro y firme por el camino de la santidad!!!”
Si queremos y amamos a la Humanidad no sólo cambiamos el mundo, a mejor, sino que llenamos el entorno que nos rodea de felicidad y de libertad.
“¡¡¡La felicidad y la libertad son una consecuencia del querer y amar a la Humanidad!!!”
La Humanidad somos TODOS, sin excepción, incluso y en especial ese niño que muere de inanición, por falta de AMOR Y AMISTAD de la Humanidad.