lunes, 19 de junio de 2017

“LA DESHONESTIDAD COMO NORMA”.



“LA DESHONESTIDAD COMO NORMA”.


Nunca antes hemos tenido la libertad que ahora gozamos y vivimos.
Y nunca antes se han cometido tantos pecados contra la libertad como ahora.
“¡La corrupción llegó y se adueñó de la situación. Llegó la corrupción y el honor, la honradez y  la libertad desaparecieron!”
¿Cómo combatir este enorme desaguisado y daño personal, familiar, social, nacional y mundial? Solo con honestidad.
La honestidad no nace y crece por generación espontánea.
La honestidad es la consecuencia de la educación recibida y aceptada.
Los pueblos en los que la honestidad es lo normal viven y vivirán con felicidad y libertad.
Los pueblos en los que la deshonestidad es lo normal, viven y vivirán en la indigencia y en la miseria.
Con la maravillosa globalización, información y técnica hoy sabemos lo que sucede en nuestras antípodas en unos pocos segundos. Con ello tenemos la inmensa oportunidad de alegrarnos y compartir y repartir lo que sea necesario.
¿Estamos usando la globalización como un medio para repartir el bien, para  ayudar? ¿O la deshonestidad llegó y arrasó?
¿Qué culpa tengo yo del bien y del mal? ¿Quién no sabe esta realidad y verdad? ¿Qué hago y que hacemos para vivir con honestidad, repartiendo el bien y eliminando el mal?
No creo que sea necesario seguir con más interrogantes. Sabemos perfectamente cuál es la realidad y la parte que a cada uno nos corresponde para vivir con honestidad, felicidad y libertad.
“Sin la honestidad como norma de vida en el comportamiento personal y en la sociedad, la vida es un calvario que crece de manera progresiva y llega a la miseria material y moral”.
Los pueblos sucumben bajo el aplastante dominio arrasador de la deshonestidad y la corrupción. Y si no los corrigen, las consecuencias del mal perdurarán por generaciones, que la irán ampliando hasta llegar a la miseria material total y moral.
La deshonestidad como norma, es la forma de vivir en la miseria y cada vez agravándose hasta llegar a la muerte.
La deshonestidad como norma es el camino del mal que nos lleva y arrastra a un mal final.

La deshonestidad como norma es el medio de desarrollar el mal.