miércoles, 27 de diciembre de 2017

“EL AMANECER” “EL ATARDECER”.





 “EL AMANECER”  “EL ATARDECER”

El amanecer es el comienzo del día, y el comienzo de proyectos que tratamos de convertir en realidad.

“¡Vivir el amanecer es de los momentos cruciales, bellos y esperanzadores del día y de la vida!”

“¡La vida está llena de amaneceres que nos llevan al comienzo de la vida activa para todo el día!”

El amanecer debería ser el comienzo de algo anhelado y deseado.

“¡El ocaso es el otro extremo del amanecer, es el final del día, como lo es de la vida!”

“¡La vida es un constante amanecer y un ocaso en el atardecer!”

El día, de cada día, es el tiempo del que vamos disponiendo para realizar los hechos que marcan la existencia de cada día.

Nacer es el amanecer de la vida.

El ocaso es el atardecer de la vida.

El amanecer como el atardecer son hechos y vivencias que definen la vida.

Si el amanecer de la vida no depende de nosotros, la vida sí nos va dando oportunidades de realizar hechos que sean el activo que presentaremos en el ocaso, al final de la vida.

La vida está llena de amaneceres y atardeceres, y contemplarlos, como el comienzo del día y el atardecer del día, nos debe permitir vivir esa misma ilusión del comienzo y en el atardecer esa misma responsabilidad del balance de lo hecho en el día.

Despertar en el amanecer del día es comenzar la andadura y los hechos que llenarán el contenido del día.
“¡Dejar el día en vacío, o parte de él vacío, es perder el tiempo tan valioso que tenemos y que hay que saber aprovechar para merecer un feliz atardecer!”
“¡Hacer balance en el atardecer del día y de la vida, es un hecho importante que mejora nuestro espíritu de forma notable!”

El amanecer y el atardecer lo debemos aprovechar para hacer planes, ver lo que vamos a hacer, y ver lo que hemos hecho desde el amanecer.

La vida es algo maravilloso, lleno de amaneceres y atardeceres, que serán de valor o de pena dependiendo de la honestidad y del valor de nuestros actos, de si hemos sido consecuentes con nuestros valores, convicciones y creencias.

La vida se ha hecho para que, fundamentalmente, seamos felices y libres, y para compartir esa felicidad y libertad en beneficio propio y ajeno.

“¡La vida tiene sentido si la llenamos de contenido, porque aprovechamos el amanecer y el atardecer para programar, hacer, reflexionar y luego descansar!”

“¡Dichosas, dichosos los que aprovechan el día desde el amanecer, para luego descansar con el atardecer!”

“¡El amanecer como el atardecer son el comienzo y el fin de los días que vivimos, los días que nos han sido dados para aprovecharlos!”