viernes, 25 de agosto de 2017

“NOMBRAR UN ADMINISTRADOR Y QUE SE CONVIERTA EN UN ENEMIGO”.





“NOMBRAR UN ADMINISTRADOR Y QUE SE CONVIERTA EN UN ENEMIGO”
  

¿Es lógico que nombre a un administrador y se convierta en mi enemigo?
Creo que es un disparate y una anormalidad el nombrar a alguien para que administre mis bienes y como reacción me de órdenes y haga lo que quiere, yendo, incluso, en contra de mis propios deseos e intereses.
Pues bien, tenemos un ejemplo constante: políticos que prometen, y prometen y no sólo no solucionan los problemas sino que ponen trabas e inconvenientes entorpeciendo el desarrollo personal y social. Como tampoco dan explicaciones y rinden cuentas de lo prometido. Esto dicho así resulta grotesco ¿Y qué es lo que está sucediendo?
¿Para qué poner ejemplos si todos los vivimos a diario y en toda la nación?
¿Y por qué sucede esta contradicción y disparate que hace mucho daño?
¿Nombramos a nuestros administradores y se convierten en nuestros enemigos?
¿Hay algún pueblo honesto y participativo que exija, con su propio comportamiento, que los demás hagan lo mismo?
¿Hay ese pueblo?
¿A qué grupo pertenece usted? ¿Es usted honesto y participativo? ¿O pertenece al grupo de los pasotas e individualistas?
Solo hay que ver y sumar. Ni eso, basta vivir la realidad que tenemos.
¿Y cuál es esa realidad?
Por favor: Usted me la dirá. La necesito, necesito su imprescindible opinión,  para contrastar y llegar a la total y absoluta verdad. Gracias