viernes, 19 de enero de 2018

“¡ENTES POLÍTICOS! Y ¡LOS POLÍTICOS CON AUTORIDAD!”



“¡ENTES POLÍTICOS! Y ¡LOS POLÍTICOS CON AUTORIDAD!”   



Los Entes Políticos y Administrativos se crearon para la solución de los problemas personales de los ciudadanos y de la comunidad. Y para todo lo que atañe y afecta al conjunto de las actuaciones de esas autoridades sociales.
En las democracias -que tienen que ser honestas y participativas- las personas que tienen autoridad y dirigen a los Entes Políticos y Administrativos han sido elegidos por votación popular, y no han llegado al poder por un golpe de estado.
“¡La autoridad elegida se convierte en el administrador de los sagrados bienes de la comunidad!”
“¡Los políticos elegidos democráticamente y convertidos en autoridad son, y serán siempre, servidores honestos de la comunidad!”
¿Cuándo dejan de ser autoridad quienes han sido elegidos por la comunidad?: Cuando se convierten en dictadores y actúan por su cuenta, aún con buena voluntad. Son dictadores en la comunidad.
“¡La corrupción tiene infinidad de formas y maneras de actuar!”
Una forma importantísima es desoír a la comunidad. Creerse que se las sabe todas, desoyendo lo que necesita y exige la comunidad.
“¡Los Entes Políticos se corrompen cuando hay un pueblo corrupto!”
“¡La autoridad no es hacer lo que crea, por muy buena voluntad que tenga!”
“¡La autoridad en los Entes Públicos tiene que hacer lo que le ordena la comunidad!”
Aquí es donde surge el gran dilema cuando no hay un pueblo honesto, unido y participativo. Si el pueblo no participa, es pasota, es dejado, entonces la autoridad se convierte en dictador sin necesidad.
Tampoco es disculpa para que la autoridad haga lo que quiera, o crea, el fundamentar su dictadura  personal en el hecho de no haber un pueblo honesto, unido y participativo. ¿Qué hacer entonces?
Buscar y luchar, hasta denodadamente, para conseguir la unión del pueblo en una honesta participación personal y social de la comunidad. Lo contrario  es reforzar la dictadura de los Entes Políticos y de sus autoridades.
¿Qué hacer entonces? Lo de siempre: luchar denodadamente y convencer al pueblo de la necesidad de que se una honestamente y participe en libertad.
“¡No hay País democrático y participativo que pueda solucionar sus problemas sin la honesta unión y participación de la sociedad!”
“¡La honesta y participativa unión de los pueblos sigue siendo la solución!” Entonces los Entes Políticos y Administrativos, con sus  autoridades,  serán auténticos servidores de la comunidad.
Ni los Entes Políticos y Administrativos, ni sus autoridades, ni el pueblo pueden vivir de espaldas a su honestidad y responsabilidad.
“¡No hay autoridad legítima y verdadera si no hay un pueblo honesto, unido y participativo!” En ese caso serán pseudo Entes Administrativos y pseudo políticos con autoridad, con una falsa autoridad.