lunes, 22 de enero de 2018

“¡VENCER LAS INJUSTICIAS!”.



“¡VENCER LAS INJUSTICIAS!”. 


¿No hay manera de acabar con las injusticias? Yo creo en Padre Dios y en la fe que tengo en el ser humano para vencer el odio, el rencor que producen las injusticias. Quisiera que acabaran pero sin ofuscar y menoscabar mis deseos de bondad y de que la justicia brille sobre todos los que viven en la injusticia sin tener culpa ni responsabilidad.
Soy rebelde y es algo que tengo que estar combatiendo constantemente.
El mal me persigue sin cesar, y me ataca en mis debilidades. Una de ellas es el deseo de luchar con armas fuertes y contundentes que eliminen el mal, y consiga vencer, convencer y ganar a los injustos y a las injusticias que quiero atacar.
“¡No quiero caer en la tentación de lo que hacen los injustos para salirse con sus gustos!”
“¡Las injusticias las cometemos todos cuando nos dejamos vencer por el mal!”
¿Qué hacer? Rezar para encontrar la paz que necesito que ilumine mi mente y dirija mis actos hacia el bien, pero no con el mal ni para el mal.
Es fácil caer en la tentación y hacer lo mismo que los que hacen injusticias, usando los mismos medios y formas que usan los injustos para vencer.
Hay que atacar a los injustos que con su injusticia tratan de imponer su voluntad.
¡Padre Dios! Ilumina mi mente y mi corazón, eleva mis sentimientos de AMOR Y AMISTAD  para eliminar el mal con AMOR Y AMISTAD!”
No quiero caer en la tentación de favorecer al mal, y ayudar a la injusticia por mi mal proceder.
“¡¡¡Tengo que rezar más para vencer  y dominar a la injusticia no con odio y rencor, sino con AMOR Y AMISTAD!!1”
·¡¡¡Necesito la ayuda de los demás!!!” Yo solo no puedo ni podré vencer a la injusticia, porque se necesita el concurso de los demás.
“¡Padre Dios ilumina mi mente y mi corazón y aparta de mí la tentación!”
“¡Soy débil y por ahí me ataca el mal!” Necesito la ayuda y la fuerza de los demás.
“¡¡¡Tenemos como armas el AMOR Y AMISTAD. Armas que puede anular el mal!!!”
“¡Quiero caminar por el maravilloso sendero de la esperanza y de la humildad  para recorrer el camino de la santidad y conseguir las armas  nobles y verdaderas  que anulan la injusticia y el mal!”
Es un camino escabroso y difícil de recorrer. Tengo que buscar  y pedir las fuerzas  para no ser injusto como los injustos.
“¡No pensar y creer que el mal se vence con el mal!” “¡Se tiene lo que se siembra y recolecta!”
“¡Padre Dios, ilumina mi mente y mi corazón  y hazme capaz de vencer al mal con el rezo y la oración y las buenas obras!”
“¡Confiar en las fuerzas personales es vivir equivocado, se necesita la ayuda espiritual  y la de los demás. Que fortalezcan mi alma y mi corazón y mis ansias de ganar, y las sustituya por el AMOR Y AMISTAD!”
“¡Padre Dios bendice a tu pueblo –creyentes o no–  dame fuerzas,  valor y energías para reconocer mi error y actuar con honestidad y humildad, y todo con AMOR Y AMISTAD. Y todo se conseguirá y se resolverá con la ayuda de los demás!”
Apelo y ruego la ayuda de los demás, para juntos calmar mis ansias de vencer y mi ardor de acabar por cualquier medio con las injusticias del mal.
“¡¡¡Cuando solo podemos vencer con AMOR Y AMISTAD!!!”

“¡Padre Dios perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, para vencer y acabar con las injusticias del mal!”