miércoles, 22 de noviembre de 2017

“¡ASPIRO, SUEÑO CON AMOR Y AMISTAD SER AMIGO MIL MILLONES DE AMIGOS!”




 “¡ASPIRO, SUEÑO CON AMOR Y AMISTAD SER AMIGO MIL MILLONES DE AMIGOS!”



Creo, ciegamente, que uno de los fundamentales pilares de la felicidad es la honesta y sincera amistad.
La amistad lo cubre todo.
La amistad nos une de forma sublime y nos hace compartir lo que tenemos y deseamos.
La felicidad es la meta que hay que tratar de alcanzar.
“¡Con los amigos acortamos el camino y llegamos antes a la felicidad!”
Soy tan egoísta que deseo, hasta necesito, ser amigo de mil millones de amigos. Para juntos gozar de la plena felicidad, y para que compartiéndola la podamos repartir a los demás, que son los otros miles de millones que faltan en esa unión de amistad, y que nos están esperando, porque TODOS nos necesitamos.
Aspiro, deseo, anhelo y sueño con ilusión ser amigo de mil millones, para que juntos cambiemos el mundo, y contribuyamos a un mundo de felicidad y libertad.
El mundo, el maravilloso y absolutamente necesario Planeta Azul, el Planeta Tierra, nos necesita urgentemente: la autodestrucción corre a velocidad de vértigo. Solo podremos parar el mal, si dejamos de sembrar el mal. Nosotros somos los únicos y verdaderos causantes y responsables del mal y los que lo propagamos, de manera aterradora, por egoísmo, intereses bastardos, despreocupación, pasotismo…
¿A qué esperar? Cada uno, en su entorno, puede y debe, influir para parar, detener el desastre aterrador que no solo hemos creado, sino que cada día aumentamos.
Aspiro, sueño con AMOR Y AMISTAD, ser amigo de mil millones, para que juntos paremos el mal que estamos sembrando, y que ya estamos recogiendo, para que paremos el daño que causamos y nuestro hábitat natural siga siendo lo que ha sido: natural.
¿Cómo convencer del daño que nos estamos haciendo?
Hoy, con las maravillosas redes sociales y la técnica, tenemos todos los medios suficientes, efectivos, activos y ejecutivos que nos permiten llegar a la conciencia, por el conocimiento, y recuperar, volver a tener y poder dejar a las próximas generaciones, inclusive a esta generación, el paraíso que heredamos, que hemos destrozado.
“¡Quiero y necesito ser amigo de mil millones para juntos mejorar y salvar al mundo!”