viernes, 3 de noviembre de 2017

“¡QUÉ ES EL AMOR!”.

 
“¡QUÉ ES EL AMOR!”   

¿Qué es el puro amor?  Padre Dios.
¿Qué creo que entendemos los seres humanos por amor?  Dar la vida con honestidad, lealtad y humildad amando con pasión.
“¡Amar con pasión es la gloria terrenal!”
¿Cuándo amamos con pasión? Cuando nuestra alma y corazón rebosan de alegría y amor.
La pasión puede llegar a desvirtuar el verdadero amor cuando la confundimos con lo puramente sensitivo o  sensual, y entonces no llega a ser un verdadero y sentido amor, con auténtica pasión.
La pasión terrenal o la sensualidad es algo que puede llegar a oscurecer el verdadero amor.
La sensualidad la sentimos cuando el atractivo personal domina a los sentimientos y al verdadero amor y nos domina e inclina al deseo por el atractivo personal o de la persona más allá hasta de la propia voluntad.
“¡La sensualidad nos puede arrastrar, nos puede dominar, y cuando esto ocurre se dice que es una tentación!”
Debemos tratar de vencer la tentación con la inteligencia, la  voluntad y la experiencia, para no caer en las redes del mal, que es un pecado del que hay que arrepentirse para volver a tener la tranquilidad espiritual.
Todos estamos sometidos a la sensualidad. Es un atavismo heredado del origen de la humanidad, de nuestro origen: el pecado original. Hay  que luchar para no caer en la tentación.
Nunca debemos confundir la sensualidad con el amor.  El mal abusa de esa inclinación para que caigamos en la tentación. Y convertirnos en su súbdito y sumiso servidor.
El mal nunca duerme. Nos acecha sin cesar. Los valores morales, éticos y religiosos son nuestra salvación.
Heredar valores por la educación familiar es el muro que resiste a
la  tentación.
Solos no podemos. La debilidad personal es tan fuerte, que si se lo permitimos, el mal nos domina con facilidad.
¿Cuáles son los grandes antídotos contra el mal? En especial el amor de los creyentes a Padre Dios.
Supongo que para los no creyentes el gran antídoto es su ética y tener fe en sus valores y creencias de la honestidad y el sincero y  verdadero amor.
¿Qué es el amor? Para los creyentes: el amor a Padre Dios, y por Padre Dios a todas las criaturas, todo el amor terrenal con honestidad,  humildad, fe y valor, pudiendo llegar a amar con pasión.
Supongo, y amplío, que para los no creyentes el amor es creer y  vivir su fe, su honestidad, humildad y valor.
Todos estamos llamados a vivir, y en plenitud, el verdadero y sentido amor, sabiendo diferenciar el amor de la sensualidad.
“¿Qué es el amor?” Llenar el corazón de alegría, vivir la plena felicidad y compartirla con el ser querido y amado más allá de la mera pasión, de la sensualidad.
“¿Qué es el amor?” Lo que todos ambicionamos, creyentes o no, para vivir la plena felicidad en la plena libertad.