lunes, 27 de noviembre de 2017

“LAS ENERGÍAS RENOVABLES”. ¿ES USTED DE LOS QUE PERJUDICAN? ¿O DE LOS QUE COOPERAN?





“LAS ENERGÍAS RENOVABLES”. ¿ES USTED DE LOS QUE PERJUDICAN? ¿O DE LOS QUE COOPERAN? 




Las energías renovables son una necesidad perentoria e inaplazable para la subsistencia natural de la humanidad en el Planeta Tierra.

La libertad y la felicidad las vivimos si las practicamos y las compartimos.

Hemos nacido para ser felices y libres.

No hay libertad ni puede haber felicidad sin que seamos honestos con los demás, con nosotros, y como consecuencia con la Naturaleza. 

“¡La felicidad y la libertad necesitan de la mayoría para que sean una realidad!”

¿Por qué vamos camino de la autodestrucción, y hay infelicidad, y falta de libertad?

¡Por favor! ¿Qué hace usted? ¿Qué hago yo? ¿Qué hacemos?

¿Somos honestos con nuestro hábitat natural? ¿Somos habitatistas?

La honestidad en el habitatismo es un comportamiento imprescindible, necesario y natural, para la subsistencia natural.

¡¡¡Ya, pero YA, no se puede esperar más, tenemos que hacer mejor el hábitat y ser habitatistas, y como tales, honestos!!! Para el hábitat tienen que desarrollarse, sobre la marcha, las energías renovables. NO SE PUEDE ESPERAR. Sin las energías renovables no hay futuro natural, por lo tanto no puede haber felicidad ni libertad.

¡¡¡Anatema a quien sabiendo el problema no hace nada, a quien no es honesto habitatista y sigue contaminando y autodestruyendo!!!

Por costos, por creación de puestos de trabajo, por aprovechamiento de una materia prima regalada y riqueza inagotable no contaminante, por honestidad y raciocino de seres normales… tenemos que desarrollar las energías renovables. YA.

Usted, yo, todos –“no existe nadie normal que no sea responsable”– tenemos que EXIGIR el desarrollo de las necesarias e imprescindibles energías renovables.

“¡Anatema a quien sabiendo no hace y no instala energías renovables!”

“¡Tenemos que ser levadura que fermente en la masa humana despreocupada, egoísta, ignorante o enemiga de las energías renovables!”

Quiero vivir en un mundo natural.  Necesito vivir en un mundo natural -en mi hábitat natural– y nadie tiene el menor derecho a perjudicarnos por no ser él honesto habitatista. Porque perjudican verdaderamente.

Ya no sirve “no sé”. Todos sabemos, perfectamente, lo que necesitamos.

“¡Anatema a quien pudiendo no hace, y con ello deshace!”

Se acabó el tiempo de la espera.

Necesitamos vivir de forma natural en nuestro hábitat natural. Y para ello necesitamos las energías renovables.

¡¡¡Gracias a los que ya luchan –porque nos obligan a una lucha– por el bien de los demás!!!                      

¿Y usted, y todos nosotros, dónde estamos?  ¿Es usted de los que perjudican, por activa o por pasiva, o es de los honestos habitatistas?